Ohtani deslumbró con su jonrón más largo

9 de junio de 2021

ANAHEIM – El poder de Shohei Ohtani quedó en evidencia en la victoria del martes de los Angelinos por 8-1 sobre los Reales en el Angel Stadium, con su enrome cuadrangular de dos carreras ante el zurdo Kris Bubic en la primera entrada. El batazo viajó una distancia proyectada de 470 pies por el jardín derecho-central, según Statcast.

Ohtani le hizo swing a un cambio de Bubic con cuenta de 2-2 para lo que sería el jonrón más largo de su carrera, superando su antigua marca personal de 451 pies que logró el 4 de abril ante los Medas Blancas. Fue el quinto bambinazo más grande conectado por cualquier jugador de los Angelinos desde que Statcast empezó a medirlos en el 2015, detrás de cuatro de Mike Trout, siendo el más largo el de 487 pies que dio el estelar jardinero en el 2019.

El manager de los Angelinos, Joe Maddon, dijo que es el batazo más grande que ha visto en el Angel Stadium. Vale destacar que el ahora timonel de Los Ángeles-Anaheim era el coach de la banca del club en el 2002, cuando Barry Bonds dio su memorable cuadrangular ante Troy Percival en el Juego 2 de la Serie Mundial del 2002, que viajó un estimado de 485 pies.

“Es lo más lejos que he visto a una pelota viajar aquí”, confesó Maddon. “Nunca he visto un batazo así acá”.

Fue el 17mo vuelacercas de la temporada para Ohtani y salió con una velocidad de 111.7 millas por hora. De esa manera, Ohtani gualó en el segundo lugar del liderato de cuadrangulares de las Mayores con el dominicano Fernando Tatis Jr., por detrás del venezolano Ronald Acuña Jr. y el quisqueyano Vladimir Guerrero Jr., que tienen 18 cada uno. De su total de bambinazos, cuatro han recorrido al menos 440 pies, con lo que empata en el segundo lugar de Grandes Ligas, sólo superado por Tatis.

“Estoy contento de haber podido encendido la ofensiva [del equipo] con un jonrón”, comentó Ohtani.

El viernes, Ohtani se subirá a la lomita para su novena apertura del año para enfrentar a los D-backs. Tiene efectividad de 2.76 con 60 ponches, 26 bases por bolas y cuatro cuadrangulares permitidos en 42.1 tramos como serpentinero.

Luego de irse de 3-2 en el plato el martes, el cañonero batea ahora .261/.346/.606 con 44 carreras empujadas y 40 anotadas en 56 juegos.