Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
El Sitio Oficial de Los Atleticos de Oakland
noticias

El infielder venezolano Franklin Barreto espera abrirse paso en Oakland

16 de febrero de 2019

Hace casi cinco años que los Atléticos aguardan por Franklin Barreto. Desde que el infielder llegó procedente de los Azulejos en 2015, como pieza fundamental en el cambio que llevó a Toronto al astro Josh Donaldson, Oakland ha estado esperando por la evolución de este caraqueño, nacido en 1996, amigo

Hace casi cinco años que los Atléticos aguardan por Franklin Barreto. Desde que el infielder llegó procedente de los Azulejos en 2015, como pieza fundamental en el cambio que llevó a Toronto al astro Josh Donaldson, Oakland ha estado esperando por la evolución de este caraqueño, nacido en 1996, amigo y compatriota de Gleyber Torres, de quien es compañero de generación.
Desde entonces es uno de los principales prospectos de la organización y uno de los 100 mejores de todo el béisbol, incluso en 2018, cuando fue subido casi una decena de veces y dio señales de tener con qué responder, sin poder consolidarse.
Su promedio de .233 en 75 apariciones legales no dijo mucho. Pero su slugging de .493 sí habló alto. Largó nueve extrabases, para recordarle a la oficina que todavía es posible cobrar un premio gordo por Donaldson.
Su última incursión en los diamantes fue otra otra promesa en esa vía. Por primera vez desde que es jugador profesional, recibió permiso para disputar toda una temporada del béisbol invernal en su país, sin restricciones, y el resultado fue clamoroso, pues terminó como uno de los tres candidatos más votados para el premio al Jugador Más Valioso.

"Vine con el plan de agarrar buenos turnos y ser más selectivo en el home", explicó Barreto en Venezuela, donde todavía se encuentra, atendiendo trámites consulares que le permitirán obtener la visa de trabajo en Estados Unidos y finalmente viajar al Spring Training.
Esa selectividad puede convertirse en un cambio crucial. Durante su paso por las Menores, ha bateado casi siempre para promedio, con .288 de por vida y frecuentes batazos de largo calibre. Pero los Atléticos son exigentes con la disciplina en el plato y el infielder está tratando de completar su evolución.
Los pitchers de la LVBP, el circuito caribeño donde jugó Barreto entre octubre y enero, pueden dar fe de sus progresos. Barreto dejó promedios de .358/.419/.508, mientras ocupaba un lugar en la parte gruesa del mismo lineup donde eventualmente alinearon los grandesligas Jesús Aguilar, Carlos Tocci y Anthony Santander.
"Me sentí bien, más cómodo", sostuvo Barreto sobre el experimento. "Oakland quiere que trabaje eso y espero seguir haciéndolo para la nueva temporada de las Grandes Ligas. Me ayudó mucho. Me considero un pelotero que puede batear. Pero tratar de hacer swing solamente a buenos pitcheos me ayudará a ser mejor".
En Venezuela se rotó entre segunda y las paradas cortas, aunque también vio acción algunas veces en los jardines. La llegada al Coliseo, hace semanas, del también infielder Jurickson Profar, pareció cerrarle el camino a Barreto en la intermedia, pero también le abrió lugar en las praderas exteriores. Si batea, parecen pensar los Atléticos, quizás termine jugando allí.
"Es un nuevo reto", admitió Barreto. "Jugar en todas las posiciones te abre muchas puertas. Oakland me dijo el año pasado que me iba a poner en el outfield, pero no se dio la oportunidad. Espero que este año me la den y seguir con el mismo plan, que es dar lo mejor de mí en el terreno".

Barreto no se queja, aunque admite que "fue un poquito frustrante ser subido y bajado ocho veces" en la pasada temporada. Cuando pasó por el roster grande, tuvo chance de jugar. Pero Marcus Semien se le adelantó desde hace tiempo en las paradas cortas, Profar es señalado ahora como el sucesor de Jed Lowrie y Matt Chapman es inamovible en tercera.
Pudiera creerse que tiene el camino bloqueado, salvo por la opción de ir a las praderas exteriores. Él disiente.
"No pienso de esa manera", terció. "Siempre trato de llegar al Spring Training y dar lo mejor de mí. Si se da la oportunidad de hacer el equipo, amén. Me toca demostrar que puedo hacerlo, y si puedo empezar la temporada arriba, estaré agradecido. Siempre trabajaré fuerte, ayudando en lo que sea necesario".
Ya no aparece entre los mejores prospectos del béisbol. Dejó de ser novato en la temporada pasada. Pero aún tiene 22 años. Cumplirá 23 este mes. Sigue siendo parte del futuro de los Atléticos.
"Me siento preparado para jugar todos los días en Oakland. Y ahora más", afirmó. "He estado trabajando mucho y si llevo eso a las Grandes Ligas, claro que podré".