Cuatro argumentos a favor de Andruw Jones para el Salón de la Fama

1 de enero de 2023

Andruw Jones está en su sexto año en la boleta del Salón de la Fama. Aquí, presentamos los argumentos del curazoleño para ser elegido.

La proeza defensiva de Jones en el jardín central y su poder al bate durante su apogeo lo colocaron en la misma conversación de algunos de los mejores que hemos visto en la historia. Su defensa resultó en 10 Guantes de Oro y con el madero conectó 434 jonrones, encabezando Grandes Ligas en este último departamento en el 2005 con 51. De 1998 al 2006, Jones disparó 319 de esos cuadrangulares, a la vez que tuvo slugging de .513. Del 2008 al 2012 con los Dodgers, Rangers, Medias Blancas y Yankees, tuvo un fuerte declive, lo cual podría explicar su discreto progreso en las votaciones. En esos últimos años, tuvo slugging de .424 y bateó .210, con 66 vuelacercas en 435 partidos.

Tras recibir el 7.3% de los votos de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica en el 2018 y el 7.5% en el 2019, han subido los votos a 19.4% en el 2020, 33.9% en el 2021 y 41.4% en el 2022.

A continuación, presentamos cuatro argumentos a favor de la candidatura de Jones:

1. Una vitrina llena de Guantes de Oro

Como mencionamos anteriormente, Jones ganó 10 Guantes de Oro en su carrera. Aquí presentamos la lista de los jardineros que ganaron más: El puertorriqueño Roberto Clemente y Willie Mays y nadie más. Estamos hablando de dos Salón de la Fama en sus primeras oportunidades.

Jones es uno de cuatro guardabosques en ganar exactamente 10 Guantes de Oro, junto a Ken Griffey Jr., Al Kaline e Ichiro Suzuki. Estamos hablando de dos Salón de la Fama más en sus primeras oportunidades y otro que seguramente lo será.

Vamos a abordar más. En sentido general, ha habido 15 jugadores (aparte de los lanzadores) que han conquistado al menos 10 Guantes de Oro. Sólo cuatro de ellos dieron al menos 400 jonrones: Mays, Griffey, Mike Schmidt y Jones. Otra lista de Salón de la Fama en sus primeras oportunidades, más Jones.

En otras palabras, los demás jardineros con el nivel defensivo de Jones y los otros defensores en su nivel con su trueno al bate están en el Salón de la Fama.

2. Otras cualidades defensivas cuantificables

Los Guantes de Oro son una gran manera de reconocer a los mejores defensores, pero son galardones con votaciones de individuos. Aquí, podemos demostrar el dominio defensivo de Jones con estadísticas.

El curazoleño acumuló WAR defensivo de 24.4 (Baseball-Reference). Es la mayor cifra de cualquier guardabosque en la historia de las Mayores, con una ventaja de 5.6 sobre el segundo lugar.

Durante sus campañas completas en Atlanta de 1997 al 2007, tuvo WAR defensivo de 26.7, 10.2 más que cualquier otro defensor en ese trecho (el boricua Iván Rodríguez fue segundo).

Durante la carrera de Jones, no existía carreras defensivas salvadas ni outs por encima del promedio, pero Baseball-Reference tiene una estadística llamada total zone runs, que esencialmente es el precursor de carreras defensivas salvadas. Jones acumuló 230 carreras en total zone runs, la mayor cantidad de cualquier jardinero central desde que apareció dicha métrica en 1953—bien por encima de las 176 de Mays.

Entonces, no hay duda de que Jones es uno de los mejores jardineros centrales de la historia.

3. Mucho valor durante su apogeo

Como demuestras los 400 jonrones para acompañar los Guantes de Oro, Jones no sólo aportaba defensa. Durante el antes mencionado período de 1998 al 2006, Jones tuvo un WAR total de 54.5, el tercer mayor entre los jugadores de posición detrás de Alex Rodríguez (70.6) y Barry Bonds (67.6).

Rodríguez ganó dos premios a Jugador Más Valioso de la Liga Americana en ese lapso, mientras que Bonds fue Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en cuatro años consecutivos. Pero Jones estuvo tercero en calidad total.

Claro, la defensa es parte íntegra del WAR—un componente clave con el que ayudó a su equipo. Pero no lo hizo sólo con el guante. Sus 319 bambinazos en ese trecho fueron la octava mayor cantidad en Grandes Ligas y sus 940 empujadas fueron la novena.

4. Ranking favorable en su posición

El apogeo de Jones en WAR en sus mejores siete años—es decir, sus mejores siete temporadas, no necesariamente en orden cronológico—fue de 46.4. Eso es más que el promedio de los 19 jardineros centrales en el Salón de la Fama, que es 44.7. De hecho, sólo ocho guardabosques centrales han logrado un WAR mejor entre sus mejores siete campañas: Mays, Ty Cobb, Mike Trout, Mickey Mantle, Tris Speaker, Griffey, Joe DiMaggio y Duke Snider. Estamos hablando de siete Salón de la Fama y otro que será elegido algún día, Trout.

Esto tiene sentido, basándonos en el WAR de Jones de 1998 al 2006, tal como se notó arriba. Su apogeo, sea analizado de siete años o nueve, se ve bastante favorable entre los de otros en su posición en la historia.

Ahí está la interrogante en cuanto a Jones y su candidatura. Hay muchos datos a favor de que Jones tenga su placa en Cooperstown, en cuanto a sus números en su apogeo. ¿Resultará eso en una elección al Salón de la Fama en algún momento?