Analizando una temporada mágica de Cardenales que se quedó corta 

19 de octubre de 2022

ST. LOUIS -- Incluso ahora, varios días después de su expulsión de los playoffs, todavía no parece tener sentido cómo una temporada tan conmovedora y mágica de los Cardenales terminó con un rotundo fracaso en la barrida de dos juegos ante los Filis en la Serie de Comodines.

Una temporada llena de actuaciones históricamente significativas, como la llegada de Albert Pujols a los 700 jonrones; Adam Wainwright y Yadier Molina estableciendo el récord de aperturas entre compañeros de batería de la Liga Americana y la Liga Nacional; el duelo de temporadas dignas de MVP para Paul Goldschmidt y Nolan Arenado; el casi juego sin hits de Miles Mikolas; y la primera corona de la División Central de la Liga Nacional de San Luis en tres años, terminó en una serie de playoffs de dos juegos ridículamente aburrida en la que los Cardenales cayeron abruptamente.

Goldschmidt se fue de 7-0 con cuatro ponches, Arenado tuvo mala suerte y se fue de 8-1 con dos ponches y el cerrador Ryan Helsley se desarmó en la novena entrada del Juego 1, dejando a los Cardenales para recoger las piezas rotas de una carrera de playoffs. Esto, francamente, no era lo que tenía en mente una franquicia de San Luis en modo Serie Mundial o que buscaba arrasar, y probablemente les llevará algún tiempo deshacerse de la amargura que sienten por el final inesperado.

“Creo que vamos a necesitar algo de tiempo para recuperarnos de esto”, aseguró Goldschmidt en un devastado vestidor de los Cardenales después de que el equipo fuera eliminado.

Aquí hay un vistazo a algunos de los aspectos más destacados, los mejores y las preguntas inminentes:

Momento decisivo

Cuando Pujols entró al Dodger Stadium el 23 de septiembre y conectó los jonrones 699 y 700, esos momentos sellaron su lugar en la historia como uno de los mejores bateadores de todos los tiempos. Pujols, de 42 años de edad, no solo conectó 18 jonrones en la segunda mitad de la temporada, sino que los Cardenales tuvieron marca de 17-3 en juegos en los que jonroneó y 4-0 cuando pegó dos jonrones en el 2022.

Lo que se aprendió

Si bien Goldschmidt y Arenado son dos de los mejores jugadores del deporte, todavía necesitan ayuda para convertir a los Cardenales en serios contendientes para la Serie Mundial. No tener un Tyler O'Neill saludable durante toda la temporada perjudicó las posibilidades del equipo de hacer una contienda sólida en los playoffs. San Luis también necesita encontrar un primer bate constante, determinar si O'Neill es la respuesta a largo plazo y agregar profundidad al bullpen.

Mejor desarrollo

Helsley pasó de ser un preparador mediocre a un cerrador estelar. No solo tuvo un récord de 9-1 con una efectividad de 1.25 y 19 salvamentos en 23 oportunidades, sino que mantuvo a los oponentes en un promedio de bateo de .128 con una mezcla de bola rápida/slider casi imposible de batear y superó regularmente las 100 mph.

Área de mejora

Los Cardenales deben decidir qué hacer en el futuro con su receptor después de que Andrew Knizner (.215, cuatro HR, .601 OPS) e Iván Herrera (.111, .301 OPS, 11 juegos) tuvieron problemas mientras reemplazaban a Molina. A los Cardenales les encanta cómo Knizner maneja al equipo, pero debe batear más para ser un jugador de todos los días. ¿Se meten en la agencia libre por un receptor o lo cambian por uno?

En ascenso

Los Cardenales sabían que Brendan Donovan podía jugar en cualquier parte del campo, pero nunca supieron si batearía lo suficiente como para mantener el nivel de la MLB. No solo jugó seis posiciones, o siete, contando su participación como designado, sino que ocupó el primer lugar entre los novatos calificados en OBP (.394), sexto en OPS (.773) y séptimo en promedio (.281). Ya tiene la paciencia y la disciplina en el plato de un veterano de 10 años.

MVP del equipo

El 25 de agosto, luego de un juego de tres hits, dos jonrones y cinco carreras impulsadas, Goldschmidt lideró la Liga Nacional en promedio y carreras impulsadas, y fue segundo en jonrones. Sin embargo, cayó mal en la recta final, e inexplicablemente llegó a los playoffs. Aun así, lideró la Liga Nacional en OPS (.982) y slugging (.578), y terminó segundo en OBP (.404). Combinando eso con su promedio de .317, 35 jonrones y 115 carreras impulsadas, Goldschmidt debería ganar el premio MVP de la Liga Nacional por primera vez en su carrera.