Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Gorkys Hernández y Pablo Sandoval tuvieron que protegerse de los batazos de foul de Alen Hanson

Una de las predicciones más difíciles del béisbol es saber adónde irá a parar una bola conectada con fuerza por algún bateador. Muchas veces la elevación del batazo les da tiempo a los fanáticos presentes en el estadio a prepararse para capturar la bola y llevársela como un apreciado recuerdo a casa. Pero en otras ocasiones, la línea salida a toda velocidad del bate otorga un mínimo tiempo de reacción y los resultados suelen ser dolorosos. 

¿Recuerdan aquel turno de David Hulse, de los Rangers de Texas, en 1992, en un partido ante los Angels? Los jugadores de ese equipo terminaron moviéndose dentro de su propio dugout porque Hulse no podía dejar de conectar bolas de foul hacia esa zona.

Video: TEX@CAL: Hulse fouls four into Angels' dugout

En la noche de este sábado sucedió algo similar en el juego de los Dodgers de Los Ángeles ante los Gigantes de San Francisco en el AT&T Park. En la parte baja del 7mo episodio con el partido empatado a cinco carreras, el jardinero izquierdo de los locales, Alen Hanson, conectó cuatro bolas de foul ante los envíos del zurdo de los Dodgers, Alex Wood. Tres de ellas fueron en dirección al dugout que ocupaban sus compañeros de equipo. Y los venezolanos Pablo Sandoval y Gorkys Hernández decidieron que era hora de protegerse: "Kung Fu Panda" se puso una máscara de receptor y Gorkys lució un pequeño guante a la altura de su cara. Por si las moscas.

  

Pablo y Gorkys ya estaban preparados para el próximo foul, pero el "peligroso" turno de Hanson terminó cuando se ponchó con una bola alta. No logró el batazo que quería, pero al menos, tampoco hirió a ninguno de sus compañeros. Aunque un buen susto sí que pasaron.