Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Ichiro y Robinson. Seattle, Nueva York… y Seattle

Tras la firma de Ichiro Suzuki con su primer equipo en las Mayores, los Marineros de Seattle, muchas han sido las reacciones favorables de fanáticos y jugadores. Y es que, como dijimos en una nota anterior, el japonés es toda una leyenda en el mejor béisbol del mundo.

 


Mirando al pasado reciente, la de Ichiro coincidió en tiempo y luego en espacio, con la carrera de otro estelar jugador de las Mayores: el dominicano Robinson Canó. Y ahora se reencontrarán en Seattle.

Cuando Ichiro Suzuki puso un pie en un estadio de la Gran Carpa, oficialmente hablando, aún Robinson no estaba ni cerca de debutar. Aunque ese mismo año ya los Yankees de Nueva York se habían percatado de sus potencialidades y le ofrecieron un contrato de Ligas Menores. En abril de 2001 se abría el libro de la leyenda japonesa en el mejor béisbol del mundo y se comenzaba a tejer la carrera del orgullo de San Pedro de Macorís.

Pero hay más. Cuando en mayo de 2005, Robinson fue subido entonces por los Bombarderos del Bronx, ya Ichiro era una estrella de los Marineros. Un total de 924 imparables en sus cuatro primeras temporadas, que le arrojaba un promedio de 231 hits por campaña, además de haber impuesto el récord (aún vigente) de 262 en 2004, hacían del japonés una estrella en el firmamento del béisbol. Era el preludio de sus 10 temporadas consecutivas logrando 200 o más imparables. Impresionante.

A partir de entonces, el hijo de José Canó comenzó a labrar su propio camino. El dominicano en Nueva York, mientras el japonés continuaba en Seattle. En las siguientes siete campañas firmaron, entre ambos, 2767 hits, a razón de 1504 para Ichiro y 1263 para Robinson. Entonces, el destino puso su mano.

A mediados de 2012, los Bombarderos decidieron hacerse de los servicios de Ichiro. Y se unieron dos estrellas.

Y aunque solo compartieron parte de la temporada beisbolera de 2012 y toda la de 2013, muchos fueron los momentos de alegría y buen béisbol nos dejaron, mientras vestían el uniforme yankee.

 

Luego, de la misma manera en que los Yankees habían adquirido a Ichiro de los Marineros en el 2012, apenas un año después Robinson fue firmado durante la agencia libre… por los Marineros de Seattle. Así es el béisbol.

Ichiro estuvo un año más en la Gran Manzana y en 2015 ancló su nave en Miami. Mientras, Robinson se robaba el amor del público de Seattle. Y cuando el japonés llegó a la mítica cifra de 3,000 imparables en las Mayores, vistiendo el uniforme de los Marlins en 2016, el dominicano no hizo más que reconocer el talento de su compañero y amigo.

 

Legend

A post shared by Robinson Cano (@robinsoncano) on

 

Por eso, sabemos que un abrazo especial le aguarda a la leyenda japonesa en su primer hogar de la Gran Carpa, Seattle. Y que será un viejo amigo quien le dará la bienvenida de regreso a casa.