Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Lourdes Gurriel Jr. construyó una cámara con vasos de papel para no perderse la historia

La semana pasada estuvo cargada de momentos emocionantes en el béisbol de las Mayores. Pero sin dudas, la racha de siete juegos consecutivos pegando jonrón que logró hilvanar el veterano jardinero cubano de los Azulejos de Toronto, Kendrys Morales, cobró matices especiales.  

Y aunque el lunes no pudo igualar la marca de más juegos consecutivos conectando al menos un bambinazo, en poder de Ken Griffey Jr. (1993), Don Mattingly (1987) y Dale Long (1956), Morales inscribió su nombre en el libro de récords de la Gran Carpa al convertirse en el jugador de la franquicia enclavada en Toronto con la racha más larga de estas características, cuando superó a José Cruz Jr., quien había acumulado seis juegos seguidos con cuadrangular en la temporada del 2001.

Por esa razón, ayer nadie quería perderse la actuación del cubano, quien negoció una base por bolas en el sexto episodio ante los envíos de David Hess, de los Orioles de Baltimore, y fue la única vez que se embasó en el partido. Pero su compatriota y compañero de equipo Lourdes Gurriel Jr. llevó la expectativa ante la presencia de Kendrys en el plato a otro nivel.

Incluso le puso nombre a la inusual cámara que estaba captando todos los movimientos de Kendrys: la #KendriCam. Lástima que eso no fue suficiente para impulsar a su amigo hacia la historia. Aunque debemos decir que Gurriel encontró la forma más creativa de alentarlo en el plato.

Nuestro consejo es que la conserve... por si acaso Kendrys vuelve a embullarse.