Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Russel Martin, Azulejos y J.T. Realmuto, Marlins, fueron los mánagers de sus equipos en el último juego de la temporada regular

Juego 162 de la temporada. Además de la encarnizada lucha por los respectivos lideratos de las Divisiones Oeste y Central de la Liga Nacional, que obligará a jugar un partido final este lunes 1ro de octubre... ¿qué tuvieron de singular los demás juegos de la jornada dominical?

Pues sepan ustedes que los partidos que se jugaron en el Citi Field de Nueva York, entre los locales Mets y los Marlins de Miami, así como el escenificado en el Tropicana Field, entre los Rays de Tampa Bay y los Azulejos de Toronto, tuvieron algo especial: los mánagers de ambos equipos visitantes eran jugadores de posición.

En la última campaña de John Gibbons al frente de los Azulejos, no podía ser otro que el súper utility, habitualmente receptor Russell Martin, quien acudiera a intercambiar las alineaciones antes de iniciar el juego para agregar así otro rol a su extensa lista de posiciones. Al final, Gibbons lo puso a jugar en el campo interior y los jardines este año y Martin las asumió responsablemente.

Mientras tanto, el también receptor de los Marlins, J.T. Realmuto no vistió los arreos y dirigió al elenco de Miami desde el dugout, formando parte así de una tradicional práctica de Don Mattingly de permitirle a uno de los jugadores bajo su mando, sustituirlo en el último partido de la campaña, algo que también acostumbraba a hacer Joe Torres cuando estaba al frente de los Yankees. Y hoy, Realmuto hasta pudo pedir la revisión de las cámaras en la parte alta del 8vo episodio, cuando el juego marchaba 1 por 0 ganando los Mets. Sin dudas, sabe cumplir bien con la inaudita responsabilidad.

Sin embargo, ambos equipos con "dirigentes de último día" corrieron la misma suerte y cayeron ante sus rivales. Pero estamos seguros que Martin y Realmuto recordarán sus experiencias con una sonrisa.