Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias ARI

Graduados de academia en R.D. con más que un diploma

10 de febrero de 2020

Ismael Jaime era un joven pelotero de 17 años que se desempeñaba como jardinero cuando él arribó a la Academia Dominicana de los D-backs en Boca Chica en el 2016. Cuatro años más tarde, él llegó a la conclusión de que esa experiencia le "cambió la vida". Su ardua labor

Ismael Jaime era un joven pelotero de 17 años que se desempeñaba como jardinero cuando él arribó a la Academia Dominicana de los D-backs en Boca Chica en el 2016. Cuatro años más tarde, él llegó a la conclusión de que esa experiencia le "cambió la vida".

Su ardua labor rindió frutos, y la culminación de su logro más significativo sucedió fuera del diamante este sábado. Ismael se graduó de la preparatoria a los 20 años de edad como miembro de la Clase del 2020 gracias al programa educativo de los D-backs, el cual lidera la industria.

Ismael, quien idolatra a su compatriota Ketel Marte y admite que su materia preferida es la matemática, ahora podrá seguir yendo en busca de su sueño de llegar a las Grandes Ligas algún día con un diploma en su poder.

"Mis compañeros se volvieron mi segunda familia. Los Diamondbacks me han ayudado en todo, y eso se agradece porque es importante para uno", expresó Jaime, cuya travesía beisbolística continuará esta temporada tras jugar para los AZL D-backs en el 2019 y pasar dos temporadas con los DSL D-backs en el 2017 y 2018.

En total, 19 estudiantes-atletas obtuvieron sus diplomas como representantes de la Clase del 2020, la cual más que duplicó la cantidad de la del 2019.

El programa educativo se originó como parte de una promesa que Derrick Hall, Presidente y CEO de los D-backs, le hizo al Presidente de República Dominicana Danilo Medina en el 2013. La promesa era que el equipo les proveería a los jóvenes de su país la mejor educación de todas las 30 franquicias de las Grandes Ligas.

"Es gratificante ver a tantos de nuestros jóvenes prospectos perseverando y obteniendo su educación de preparatoria", dijo Hall. "Estamos tan orgullosos de todos y cada uno de los jugadores, incluyendo aquellos individuos que continuaron con el programa y completaron su educación tras haber sido dejados en libertad de acción".

Desde aquel entonces, 27 franquicias más han seguido la pauta de Arizona, pero los D-backs son los que marcan el camino con su sexta clase de graduados que lidera a la liga en ese rubro.

"Eso es una gran satisfacción que crece más cada año. No solamente estamos graduando jugadores, sino que nuestro programa sigue creciendo. El año pasado graduamos a un coach, y este año estamos graduando a un empleado", opinó Junior Noboa, Vicepresidente de Operaciones Latinoamericanas de los D-backs, quien le pone énfasis al hecho de que el objetivo no es solamente educar a los chicos para que obtengan una buena nota, sino que también es necesario prepararlos para los rigores de la potencial vida en las Grandes Ligas.

La estructuración de las materias varía un poco comparada a una preparatoria tradicional, ya que es necesario balancear al béisbol con las clases. Estos estudiantes-atletas se pasan seis horas en el aula, dos horas al día, tres días a la semana junto a tutores especializados en cada materia que les proveen laptops para hacer su tarea y llevan a los chicos a excursiones a sitios históricos y museos.

Lo que separa y destaca al programa educativo de los D-backs es que ningún estudiante queda de lado. Si un jugador es dejado en libertad por el club, él puede seguir involucrado con el programa. Así fue como tres miembros de la clase de este año se pudieron graduar.

"Somos pioneros. Nosotros servimos como ejemplo y modelo para los otros 27 equipos que cuentan con un programa educativo parecido al nuestro… pero esto no es una competencia, es una retroalimentación a beneficio de todos", dijo Mariana Patraca, Asistente de los D-backs en Operaciones de Béisbol en Latinoamérica. Mariana hace de todo para ayudar a los jóvenes, desde levantarlos por la mañana hasta enseñarles a cómo lidiar con la gente de seguridad en el aeropuerto cuando ellos se marchan a jugar en las Ligas Menores en Estados Unidos.

"Nuestro programa es innovador, pero hay espacio para mejorar," opinó Patraca. "No queremos que la educación se sienta como una obligación, sino que sea integral y les ayude a desarrollarse dentro del terreno. Si sabes respetar horarios y eres disciplinado, eso se va a reflejar dentro del diamante."

Noboa está de acuerdo con esa premisa y agregó que uno de los objetivos a largo plazo de la academia es el poder seguir ayudando a los prospectos en la universidad. Mientras tanto, él está feliz por poder poner su granito de arena para que aquellos que pasan por la academia puedan contar con un futuro mejor.

"De verdad no sabes cuánto les agradezco al (dueño de los D-backs) Ken Kendrick y Derrick Hall por su apoyo constante", dijo Noboa. "No solamente cuando los muchachos están jugando para nosotros. Estamos comprometidos a seguir ayudando con la educación de aquellos peloteros que no están todo el tiempo con nuestra organización hasta que se gradúen. Eso es lo que nosotros hacemos para cumplir con nuestra promesa."