Pujols responde en el J3 y deja su huella 

12 de octubre de 2021

LOS ANGELES -- Los Dodgers de Los Ángeles anunciaron su alineación para el Juego 3 de la Serie Divisional de Liga Nacional contra los Gigantes la noche del lunes, con el dominicano Albert Pujols colocado como primera base y séptimo bate, entre otros cambios.

Los Gigantes subieron al zurdo Alex Wood como su abridor del Juego 3, la razón principal detrás de los cambios en el orden de los Dodgers.

Cuando Roberts y el presidente del departamento de operaciones de béisbol, Andrew Friedman, se reunieron en mayo con Pujols, le dejaron claro que su principal rol sería iniciar ocasionalmente ante lanzadores zurdos. Era un área que le preocupaba a los Dodgers, y una en la que Pujols había sido particularmente exitoso durante su ilustre carrera.

El movimiento le salió a la perfección a los Dodgers el lunes, con Pujols conectando dos hits en los dos turnos que tomó en la noche antes de que fuera retirado por un corredor emergente en la baja del 5to inning.

De acuerdo con Sarah Langs de MLB.com, a los 41 años y 268 días de nacido, Pujols es el jugador de más edad en conectar dos o más imparables en un juego de postemporada desde que su compatriota Julio Franco lo hiciera a los 45 años en el 2003. Franco tuvo cinco juegos de dos o más hit a la edad de Pujols o ya siendo mayor. El único otro beisbolista tan viejo con más de un encuentro de dos o más incogibles en playoffs fue Pete Rose, con cuatro de esos compromisos.

Pujols es el jugador de más edad en iniciar un juego de postemporada por los Dodgers. Además, es el jugador de posición más viejo (sin contar pitchers ni bateadores designados) en comenzar un duelo de playoff desde que Franco lo hiciera para los Bravos a los 47 años en la SDLN del 2005.

Es la primera vez que Pujols abre en la alineación de un cotejo de postemporada desde el Juego 3 de la SDLA del 2014 entre los Angelinos y los Reales.

Si bien los Dodgers se sentían bien con la firma, sumar a Pujols al club ha salido mejor de lo que el equipo ha podido esperar.

Pujols no sólo le ha dado a Los Ángeles otra presencia veterana en el clubhouse, sino que además ha demostrado que, efectivamente, le queda “gasolina en el tanque”, como él mismo dijo durante su primera rueda de prensa tras la firma.

Luego de unirse a los Dodgers, Pujols bateó .303 con 10 jonrones y 28 empujadas en 109 juegos contra zurdos en la temporada regular.