Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias SF

Bumgarner deja un legado inolvidable en S.F.

@goodforball
16 de diciembre de 2019

SAN FRANCISCO – Los Gigantes no sólo perdieron a su as el domingo, cuando Madison Bumgarner pactó con los D-backs por cinco años y US$85 millones. También perdieron a una leyenda, cuya presencia en el montículo irradiaba respeto. La fama de Bumgarner alcanzó ese nivel con una excelente postemporada en

SAN FRANCISCO – Los Gigantes no sólo perdieron a su as el domingo, cuando Madison Bumgarner pactó con los D-backs por cinco años y US$85 millones. También perdieron a una leyenda, cuya presencia en el montículo irradiaba respeto.

La fama de Bumgarner alcanzó ese nivel con una excelente postemporada en el 2014. Varios hechos y números amplifican lo conseguido por Bumgarner hace cinco años. Lo que cautivó al público fue el número de entradas de postemporada que acumuló (52.2) y los 5.0 episodios que completó desde el bullpen en el Juego 7 de la Serie Mundial con dos días de descanso (luego de blanquear a los Reales en el Juego 5). Un viejo dicho dice, “Si quieres el trabajo bien hecho, hazlo tú mismo”. Bumgarner se lo tomó en serio, básicamente poniéndose a los Gigantes sobre sus hombros para guiarlos a su tercer título en cinco años.

Una comparación mide lo hecho por Bumgarner: Fue el tercer lanzador en ganar al menos dos juegos como abridor y completar un mínimo de tres innings desde el bullpen en una Serie Mundial. Los otros fueron George Mullin en 1909 de Detroit y Cy Young (¡el mismo Cy Young!) con Boston en 1903. En otras palabras, hay que irse más de un siglo atrás para encontrar un paralelo de lo logrado.

La carrera de Bumgarner pareciera estar yendo hacia el Salón de la Fama. Hasta la temporada del 2016 tenía récord de 100-67 con 1.10 de WHIP. A los 27 años, el zurdo parecía estar mejorando, al menos ganando estabilidad. Su efectividad entre el 2013 y el 2016 fue de 2.77, 2.98, 2.93 y 2.74. Promedió 216 innings por temporada.

Luego llegó la lesión en el hombro de lanzar, producto de un accidente en una motocicleta en un día libre en abril del 2017. Después una línea bateada por Whit Merrifield de Kansas City le fracturó la mano al final de los Entrenamientos Primaverales del 2018. Un vulnerable Bumgarner acumuló registro de 19-25 con promedio de carreras limpias de 3.57 entre el 2017 y el 2019.

Para muchos de sus colegas, Bumgarner inspira una lealtad que roza con la idolatría. "Su grandeza sigue ahí", dijo el derecho de Pittsburgh, Trevor Williams, después de lanzar contra Bumgarner el 9 de septiembre. "Tenía este juego marcado [en mi calendario] desde que supe que lanzaría en su contra, porque sabes que te despertarás sabiendo que enfrentarás a uno de los grandes ".

Buster Posey, quien recibió 228 de las 289 aperturas de Bumgarner en la temporada regular, entiende mejor que nadie la mística que rodea a su excompañero.

“No sé si esto será muy simplista, pero tienes un argumento para decir que es uno de los mejores en la historia, definitivamente de su generación. Si estás a un juego de ganar, él será a quien querrás en el montículo”, expresó Posey. “No sólo por su repertorio, sino porque hará lo que esté en su poder para ganar el partido. Lo ha demostrado por 10 años. Es uno de los aspectos intangibles que tanto atraen a la gente. Es difícil reflejar eso con números”.

Por eso mismo es imposible determinar cómo los Gigantes elegirán honrar a Bumgarner. Merece algo más que una placa en el Muro de la Fama, pero no tanto como para retirarle el número o hacerle una estatua. Lo que sí es cierto es que debe estar entre los mejores lanzadores en la historia de los Gigantes, al menos desde que llegaron a San Francisco (1958). Sus números en 11 años (119-92, 3.13 de EFE) y su récord en postemporada (8-3, 2.11 en 14 aperturas y dos relevos) lo confirman.

“Competidor” es la palabra con la que describen más frecuentemente a Bumgarner. Sin embargo, no todos están de acuerdo.

“Yo lo pondría en la categoría de 'dominador'. Simplemente 'competir' no es suficiente”, dijo Chris Stewart, quien le recibió a Bumgarner en su año de novato. “Quiere salir y dominar cada pitcheo del juego. Espera lanzar los nueve innings en cada salida, sin otorgar boletos ni golpear a nadie. Esa actitud generalmente se traduce en resultados positivos para su equipo”.

Incluso los Reales, a quienes Bumgarner dominó en la Serie Mundial del 2014, aprecian su ferocidad.

“Si tuviera que describirlo con una palabra, diría que es un 'buldog'”, dijo Jarrod Dyson, jardinero de los Reales ese año. “Es alguien que quiere la bola, pide la bola y cuando la tiene hace lo tiene que hacer. Si no tenía la velocidad, igual sabía cómo lanzar. Sabía con qué contaba y lo utilizaba al tope de sus capacidades. Eso es lo que lo hace tan bueno”.

Sobre lo hecho por Bumgarner en el Juego 7 de aquel Clásico de Otoño del 2014, Dyson dijo que le recordó el nombre de uno de los mejores atletas en la historia.

“Como [Michael] Jordan en un tabloncillo de baloncesto”, expresó Dyson. “Quiere la bola en la última oportunidad”.

El relevista Wade Davis, otro miembro de los Reales del 2014, recuerda a Bumgarner como “la persona más calmada que haya visto en esas situaciones. Lo hacía parecer fácil”.

Aunque Bumgarner reconoció después de dominar al venezolano Salvador Pérez para el último out del Juego 7 que finalmente se sentía cansado, Davis vio a un oponente sólido. “Los últimos cuatro o cinco lanzamientos que le hizo a Salvador parecían hechos sin un esfuerzo extra, dijo Davis. “A pesar de que perdimos, fue un momento impresionante”.

Ahora los D-backs tendrán la oportunidad de ser testigos.

Chris Haft ha cubierto las Grandes Ligas desde 1991 y ha trabajado para MLB.com desde el 2007.