Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias SF

Reyes del 'trash talking' en cada equipo de G.L.

30 de abril de 2020

Ya sea en el terreno después de hacer una gran jugada o en el clubhouse durante un torneo de ping-pong previo al partido (o incluso en línea en la Liga de Jugadores MLB The Show), cada equipo de Grandes Ligas parece tener en sus filas a ese jugador parlanchín o

Ya sea en el terreno después de hacer una gran jugada o en el clubhouse durante un torneo de ping-pong previo al partido (o incluso en línea en la Liga de Jugadores MLB The Show), cada equipo de Grandes Ligas parece tener en sus filas a ese jugador parlanchín o trash talker, término que se utiliza para denominar el uso de las palabras, en ocasiones con comentarios hirientes, provocaciones o insultos, con la intención de desconcentrar y/o desestabilizar mental y anímicamente a otro jugador para “sacarlo” del partido y generar una ventaja.

Con eso en mente, los reporteros de MLB.com de cada uno de los 30 clubes pasaron tiempo haciéndoles a jugadores y coaches una simple pregunta: "¿Quién es el mejor trash talker en tu equipo?"

He aquí lo que descubrieron:

LIGA AMERICANA

División Este

Azulejos: Cavan Biggio, 2B

El infielder sensación de 24 años de edad no es precisamente de los que se miden al decir lo que piensan, ya sea frente a un oponente o con sus compañeros. “Suelta la lengua como los mejores”, dijo Billy McKinney.

Orioles: Richard Bleier, LZ

En el terreno o fuera de éste, Bleier es el rey de la charla y el cotorreo por los Orioles. Bleier, quien pasó partes de nueve temporadas en las menores, es una presencia relativamente veterana en el clubhouse y quien no teme decir lo que piensa. Esa personalidad extrovertida hace de Bleier una atracción en muchas de las iniciativas comunitarias de los Orioles.

Rays: Blake Snell, LZ

Ya sea en el montículo o en un torneo de videojuegos, Snell tiene la habilidad de sacar de concentración a sus oponentes con sus palabras.

Medias Rojas: Eduardo Rodríguez, LZ

“Es simplemente que Eddie dice muchas cosas, a veces saca temas de la nada”, aseguró su compañero, el dominicano Rafael Devers. “Lo único que nos queda es reírnos. Eddie es especial”. A menudo, el venezolano Rodríguez reta a sus compañeros a jugar ping-pong, cartas, dominó o cualquier tipo de juego que esté disponible.

Yankees: Brett Gardner, LF

Como el jugador de más edad en los Yankees, Gardner se ha establecido como el bromista y “chistoso” del equipo. ¿Un ejemplo? Gardner le preparó un omelette a Clint Frazier previo al juego y lo rellenó de chiles habaneros. Gardner también puede llegar a ser duro a la hora de expresarse.

División Central

Indios: José Ramírez, INF

Ya sea en el juego de cartas antes del partido o en el terreno de juego, el cañonero dominicano se caracteriza por acosar y atormentar en español a cualquier persona que esté cerca de él, incluso si la víctima no habla el idioma castellano.

Reales: Salvador Pérez, C

Al venezolano le encanta provocar a sus compañeros, especialmente a los lanzadores. El cerrador Ian Kennedy dijo que Pérez regularmente voltea los ojos cuando pasa enseguida de un serpentinero en el clubhouse y le dice, “Qué vida, hombre”.

“Le gusta bromear acerca de que no trabajamos lo suficiente”, destacó Kennedy. “Y quizás tenga razón – los abridores sólo lanzan una vez cada cinco días”.

Tigres: Miguel Cabrera, 1B/BD

Sin duda, Cabrera es el jugador más parlanchín en los Felinos. Es parte de su personalidad. El venezolano fue expulsado de un juego en agosto pasado en Houston por charlar con su compatriota José Altuve, con quien ha tenido algunas interacciones bien divertidas en el terreno. Cabrera fue echado de un partido en julio vs. los Medias Rojas por discutir bolas y strikes desde el dugout y su parloteo también terminó en varias expulsiones del timonel Ron Gardenhire.

Mellizos: Tyler Duffey, LD

Duffey es un lanzador intenso y emotivo en el montículo, pero bien parlanchín cuando no está lanzando. No tiene miedo de bromear y provocar de manera chusca a sus compañeros o reporteros mientras deambula por el clubhouse.

“Todo es en buen humor”, asegura su compañero Lewis Thorpe acerca de la presencia de Duffey. “Genera un ambiente más divertido y suelto en el bullpen”.

Medias Blancas: Tim Anderson, SS

El torpedero de los Medias Blancas se caracteriza por su energía e intensidad sobre el terreno más que un hablador de basura, ya que su mejor “trash talking” podrían ser sus bat flips después de cada jonrón.

División Oeste

Angelinos: Mike Trout, CF

No existe un jugador más competitivo que Mike Trout en el clubhouse de los Angelinos, ya que lo único que desea hacer es vencer a sus compañeros en algo, ya sea en un juego de ping-pong o en fútbol americano de fantasía. A Trout le encanta hablar y divertirse con cada uno de sus compañeros. Ah, y no le toquen el tema de sus equipos favoritos de Filadelfia, ya que acostumbra a vestir jerseys de las Águilas (NFL) o 76ers (NBA) en el clubhouse y le gusta burlarse de sus compañeros acerca de sus propios equipos favoritos.

Astros: Alex Bregman, 3B

Bregman no tiene miedo de decir lo que piensa. Ni tampoco tiene miedo de provocar a sus rivales. En el arranque de la primavera, Bregman dijo lo siguiente: “No existe otra ciudad a la que me gustaría vencer más este año que a Boston”, después de que los Patirrojos eliminaron a los Astros en la SCLA del 2018.

Bregman también se mantiene activo en Twitter, donde mantiene una rivalidad con su amigo Trevor Bauer desde hace dos años.

Atléticos: Chris Bassitt, LD

El zurdo Sean Manaea tiene una mini canasta de baloncesto casera en su casillero en el clubhouse de los Atléticos. La sesión de tiros antes de los partidos suele ponerse divertida, pero la intensidad aumenta cuando Bassitt entra en acción, ya que le gusta retar a sus compañeros en competencias de tiros libres. Ahí es cuando empieza a hablar basura, ya que a Bassitt le encanta burlarse de sus oponentes como una táctica para sacarlos de concentración.

Marineros: Daniel Vogelbach, 1B/BD

Los Marineros tienen a dos habladores de basura de calidad con Dee Gordon y Mallex Smith, pero Vogelbach se los lleva de calle a la hora de provocar a sus compañeros y oponentes por igual, según varias fuentes allegadas. Vogelbach no sólo se parece físicamente al finado comediante estadounidense Chris Farley, sino que también posee su mismo estilo de comediante.

Rangers: Lance Lynn, LD

Lynn es bien conocido por su habilidad para hablar basura. Un clásico ejemplo es aquel juego del 4 de septiembre en Nueva York, cuando la actitud retadora de Lynn provocó que los umpires le devolvieran las bolas al terreno, atrasando con ello el ritmo del juego. Lynn le gritó enfurecido al umpire del plato Will Little: “No tenemos toda la noche. Tenemos un vuelo que tomar”.

“Se sorprenderían con todo lo que Lynn habla, incluso cuando está en el montículo”, aseguró el torpedero de los Rangers, el venezolano Elvis Andrus. “El muchacho no tiene miedo de decir lo que piensa”.

LIGA NACIONAL

División Este

Bravos: Ozzie Albies, 2B

El venzolano Ronald Acuña Jr. está lejos de ser la única víctima en la organización de los Bravos de las ocurrencias de Albies. Compañeros, umpires y coaches veteranos como Ron Washington han sido parte de las payasadas que el curazoleño hace a menudo.

“Ozzie es un muchacho bien divertido. Nos mantiene de buen humor todo el tiempo”, dijo el lanzador Max Fried.

Marlins: Miguel Rojas, SS

Según su propia opinión, Rojas es el jugador más parlanchín en los Peces. La mayoría de su parloteo está dirigido a sus compañeros, y Rojas asegura que la mayor parte del tiempo sus charlas tienen que ver con el fútbol americano de fantasía, el gimnasio o ping-pong.

“Definitivamente, soy yo", reconoció Rojas. "Siempre estoy hablando basura a mis compañeros, pero a veces utilizo eso para motivarlos. Muchos de los jugadores jóvenes necesitan confianza en sí mismos”.

Mets: Justin Wilson, LZ

Al llamado "Cookie Club", que incluye a Dominic Smith, J.D. Davis y Jeff McNeil, le gusta tomarles el pelo a sus compañeros con bastante frecuencia, aunque la mayoría de todo eso sucede a puerta cerrada. Para sarcasmo, el lanzador Justin Wilson podría ser el nuevo rey.

“Siempre me hace comentarios en burla sobre cualquier cosa”, asegura el relevista Robert Gsellman.

Nacionales: Max Scherzer, LD

Con un ojo morado y la nariz hinchada producto de un pelotazo tras un errado intento de toque de bola en prácticas de bateo, Max Scherzer sabía lo que vendría por parte de sus compañeros. Un día encontró un letrero cerca de su casillero, junto a un casco de fútbol americano, que decía lo siguiente: "Si intentas tocar la bola de nuevo esta noche ... POR FAVOR, haznos un favor a todos y ponte esto".

Los Nacionales aprovecharon la oportunidad de oro para burlarse de Scherzer, ya que el lanzallamas es normalmente quien se burla de todos sus compañeros.

Filis: Andrew Knapp, C

El derecho Tommy Hunter puede explicar esta sorpresiva selección. Primero, Knapp es un muchacho bien inteligente. Asistió a la Universidad de California en Berkley, antes de que los Filis lo eligieran en la segunda ronda del Draft amateur del 2013. Segundo, le gusta decir cosas que en un principio el jugador no toma como un ataque. Pero luego, se va de ahí y momentos después se da cuenta de que ha sido insultado. O, por lo menos, eso es lo que le ha pasado a Hunter.

“Es una persona bien ocurrente”, reconoció Hunter.

División Central

Cerveceros: Ryan Braun, LF

“Se va directo a la yugular”, exclamó Gio González acerca de Braun el año pasado. “¿Y qué le vas a contestar? Tiene 18 años con los Cerveceros”.

Cardenales: Miles Mikolas, LD

La habilidad de Mikolas para divertirse sobe el montículo y fuera de éste le valieron esta selección. Durante el Juego 1 de la SCLN 2019 contra los Nacionales, Mikolas salió de apuros con las bases llenas obligando al dominicano Juan Soto a conectar un roletazo. Mientras el derecho caminaba al dugout, Mikolas volteó a ver a Soto y le regresó el gesto (el ‘Soto Shuffle’) que el dominicano a veces hace entre pitcheos.

Cachorros: Anthony Rizzo, 1B

Cuando Rizzo se lesionó un tobillo en septiembre, que lo obligó a utilizar una motoneta o scooter para moverse alrededor del clubhouse, era la oportunidad para una broma. Pronto, colgaban borlas de los manubrios y la motoneta ya tenía instalado un claxon. El scooter también estaba equipado con un cesto adornado con flores y lleno de golosinas. También escribió “TONY” en la parte inferior de su bota protectora – en alusión a “ANDY” en la suela de la bota del personaje de Woody en "Toy Story". Rizzo puede llegar a ser todo un maestro en el arte de bromear.

Piratas: Steven Brault, LZ

Brault es una persona amigable, accesible y quien siempre parece estar de buen humor, pero sus compañeros insisten en que Brault es el jugador más ocurrente del equipo. Los Piratas creen que Brault es el mejor dotado a la hora de hablar basura, lo que lo convierte en una cuádruple amenaza: Puede lanzar, batear, cantar y hablar basura.

Rojos: Sonny Gray, LD

“Sonny es bueno para hablar basura. Sonny es bien divertido”, dijo el receptor de los Rojos, Tucker Barnhart. “Esos muchachos de (la Universidad de) Vanderbilt, hay tantos de ellos en las Grandes Ligas que parece que hay uno en cada equipo. La historia más reciente que yo recuerdo fue cuando Sonny estaba enfrentando a Tony Kemp en Chicago. Kemp dejó pasar una curva bastante buena que cayó fuera de la zona. Sonny le gritaba, ‘¡Hazle swing, hombre!'. Era algo entre ellos, porque ambos vienen de la misma universidad”.

División Oeste

D-backs: Archie Bradley, LD

Bradley lanza con bastante emoción, algo que los Dodgers pudieron atestiguar en un juego el 9 de agosto. Bradley le tiro un lanzamiento pegado a su excompañero A.J. Pollock que el jardinero pensó que lo había golpeado en una muñeca. Sin embargo, el umpire determinó que la bola le dio a la base del bate y luego rebotó hacia el aire, donde fue atrapada por el receptor para el out. Luego Bradley le gritó a Pollock, quien ya estaba parado en la primera base, "sal del terreno ahora". Al final, las bancas se vaciaron.

Dodgers: Max Muncy, INF

Muncy le sacó la bola del parque a Madison Bumgarner el 8 de junio, razón suficiente para convertirse en favorito de los aficionados. Pero el intercambio de palabras se hizo legendario, con Bumgarner reclamándole a Muncy por haber admirado su cañonazo, lo que incitó una épica respuesta de Muncy: “Si no te gusta que admire el batazo, puedes ir a recoger la bola al océano”.

Gigantes: Jeff Samardzija, LD

Un ex receptor abierto en el equipo de fútbol americano de Notre Dame, Samardzija puede atribuir su habilidad atlética y competitividad a su historial en dicho deporte. Sus tiempos en el emparrillado también lo ayudaron a desarrollar sus habilidades como parlanchín y trash talker.

Padres: Manny Machado, 3B

“Es realmente todo lo que puedes hacer?”. Es la pregunta que Machado le hizo al cañonero de los Mets, Pete Alonso, mientras éste último trotaba hacia el dugout tras un panorámico cuadrangular en el Petco Park en mayo. Machado enfatizó la burla con un guiño.

Pero el incidente más notorio de Machado hablando basura se dio en julio durante una serie de cuatro juegos en Los Ángeles. Mientras esperaba su turno al bate en el juego, un aficionado le dijo a Machado que cometió un error al firmar con los Padres.

"Vas a tener 10 octubres consecutivos libres. Tenías todo en L.A.", le dijo el aficionado.

"Les apuesto mi contrato que ganaremos la Serie Mundial primero que ustedes", le respondió Machado.

Rockies: Nolan Arenado, 3B

Arenado es como el resto de los Rockies, en el sentido de que no habla mucho en el terreno de juego – pero no querrás hacerlo enojar. En el 2018, Arenado se le fue encima al lanzador dominicano de los Padres, Luis Perdomo, tras éste haberle tirado un lanzamiento que pasó justo detrás de él. Y el año pasado, el zurdo de los Cachorros Cole Hamels golpeó a Arenado en el codo izquierdo en lo que muchos interpretaron como una medida en represalia por otros bateadores de Chicago que fueron golpeados con un lanzamiento en la serie. Arenado le gritó enfurecido a Hamels y hacia el dugout de los Cachorros. Dado lo que pasó con Perdomo un año antes, nadie pareció encararlo.