Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
El Sitio Oficial de Los Marineros de Seattle
noticias

Noticias SEA

¿Qué sigue ahora para Robinson Canó, Félix Hernández y los Marineros?

MLB.com

SEATTLE - Es cierto que Jerry Dipoto ha conversado con otros equipos sobre la posibilidad de traspasar al dominicano Robinson Canó. No es sorpresa, dado que el gerente general de los Marineros reconoció desde el primer día del receso de temporada que está dispuesto a considerar cualquier movimiento con el fin de remodelar el roster de Seattle y poner al equipo en mejor posición de dar la pelea dentro de los próximos dos o tres años.

Dipoto ha dejado en claro que ningún jugador es intocable, aunque también ha recalcado que tendría que recibir ofertas abrumantes para desprenderse de estrellas jóvenes como el cerrador boricua Edwin Díaz, Mitch Haniger y Marco Gonzales. Dichos jugadores representan el núcleo alrededor del cual Dipoto quiere armar un equipo.

SEATTLE - Es cierto que Jerry Dipoto ha conversado con otros equipos sobre la posibilidad de traspasar al dominicano Robinson Canó. No es sorpresa, dado que el gerente general de los Marineros reconoció desde el primer día del receso de temporada que está dispuesto a considerar cualquier movimiento con el fin de remodelar el roster de Seattle y poner al equipo en mejor posición de dar la pelea dentro de los próximos dos o tres años.

Dipoto ha dejado en claro que ningún jugador es intocable, aunque también ha recalcado que tendría que recibir ofertas abrumantes para desprenderse de estrellas jóvenes como el cerrador boricua Edwin Díaz, Mitch Haniger y Marco Gonzales. Dichos jugadores representan el núcleo alrededor del cual Dipoto quiere armar un equipo.

Y es justo por esa razón que Canó, el venezolano Félix Hernández y el quisqueyano Nelson Cruz pronto podrían ser ex-Marineros.

Video: TEX@SEA: Cano plates Negron on a single in the 3rd

Al parecer, Dipoto ya ha decidido seguir adelante sin Cruz, quien a sus 38 años de edad es el mejor bateador designado en el mercado de agentes libres. Canó y Hernández siguen en la nómina de los Marineros y ambos están disponibles en canjes, aunque vienen con advertencias. O, más al punto, contratos enormes.

Aunque el nombre de Hernández no ha sonado tanto como el de Canó en los rumores de cambio, los Marineros no dudarían en canjearlo si otro equipo estuviera dispuesto a hacerse responsable de parte de los US$27 millones que se le debe al diestro de 32 años de edad en el último año de su contrato.

Lo mismo se puede decir de Canó, quien ahora mismo es más valioso que Hernández, pero que también conlleva un compromiso económico a largo plazo, ya que le quedan cinco años y US$120 millones a su contrato de 10 años y US$240 millones.

Dipoto ha tenido conversaciones sobre Canó con otros equipos, incluyendo a los Mets y los Yankees, aunque no parece que un movimiento sea inminente.

Video: OAK@SEA: Cano hammers a solo home run to center

Pero a Dipoto no le da reparo mover fichas, ya que desde que tomó las riendas de los Marineros después de la campaña del 2015 ha hecho 82 cambios en 38 meses. Dos de sus movimientos de más impacto se produjeron este mismo mes, en el que envió a James Paxton a los Yankees y a Mike Zunino a los Rays en canjes que apuntan más hacia el 2021 y el 2022 que la próxima temporada.

Es por eso que Hernández podría ser traspasado, aunque la remuneración sea mínima. El oriundo de Valencia, quien por mucho tiempo fue el rostro de la franquicia, perdió su puesto en la rotación brevemente en agosto hasta que una lesión de Paxton le permitió reintegrarse. Pero luego de registrar foja de 8-14 y efectividad de 5.55 en el 2018, no es seguro que Hernández tenga la oportunidad de volver a fungir como abridor y menos en un equipo que busca reconstruir con un ojo puesto en el futuro.

Debido a que lleva más de 10 temporadas en Grandes Ligas y las últimas cinco han sido con el mismo equipo, Hernández estaría en su derecho de negarse a cualquier cambio. Pero dado su deseo de seguir lanzando como abridor y de llegar a la postemporada por primera vez en su carrera, es difícil imaginar que rechazaría la oportunidad de unirse a otro equipo.

Video: SEA@SD: Hernandez K's 9 over 7 frames vs. Padres

Los Marineros podrían estar dispuestos a desprenderse de Hernández sin exigir mucho a cambio, dado el rendimiento y el salario del derecho. El caso de Canó es distinto, ya que el año pasado el dominicano produjo con el madero a sus 35 años de edad. Pese a que perdió 80 juegos debido a una suspensión por dopaje, el oriundo de San Pedro de Macorís tuvo promedio de .303 con 10 jonrones y 50 remolcadas. Luego de regresar de la suspensión, bateó .317 con seis cuadrangulares y 27 carreras producidas en 41 partidos.

Aunque a los Marineros les gustaría salirse del contrato de Canó, tampoco tienen prisa para perder su producción ofensiva. El quisqueyano encabezó al equipo en porcentaje de embasarse en el 2018, terminó en el segundo lugar (por un punto) detrás de su compatriota Jean Segura en promedio de bateo y tercero después de Cruz y Haniger en slugging.

Dado que le quedan cinco años a su contrato, Canó podría ser parte del núcleo que está construyendo Dipoto, especialmente si el veterano está dispuesto a trasladarse de la segunda a la primera base o fungir como bateador designado.

Por lo tanto, los informes que indican que los Marineros podrían incluir a Díaz o al prospecto Kyle Lewis en un paquete con Canó para convencer a un equipo como los Yankees o los Mets a aceptar al dominicano no parecen entender las intenciones de Dipoto.

Los Marineros no están desesperados por desprenderse de Canó y no van a ceder a Díaz ni a Lewis simplemente para reducir su nómina.

Dipoto seguramente escuchará todas las ofertas y a su grupo de operaciones de béisbol se le conoce por ser poco convencional. Pero cualquier canje por Canó se haría con la idea de agregar para el futuro, no simplemente para restar del presente.

Poder crear flexibilidad económica para el futuro es un factor, por lo que Dipoto tendrá que decidir qué parte del contrato de Canó está dispuesto a cubrir. Entre más dinero un equipo esté dispuesto a pagarle a Canó, menos será el valor del prospecto que ceda a cambio del veterano.

Cuando se trata de un jugador del calibre de Canó y de un contrato tan enorme, cualquier canje puede ser complicado. Por eso, ahora mismo, son conversaciones y nada más.