Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Alex Cora ya es manager de Grandes Ligas. ¿Lo será su hermano Joey algún día?

MLB.com

ST. PETERSBURG - El día en el que Alex Cora cumplió su sueño de dirigir un juego de Grandes Ligas fue el jueves, cuando el boricua debutó como manager de las Mayores en la derrota de sus Medias Rojas ante los Rays.

Casi todas las personas más importantes en la vida de Cora estuvieron presentes, incluyendo a sus bebés mellizos, su hija adolescente, sus dos hermanas y varios familiares y amigos cercanos de Puerto Rico. Su madre odia volar, así que esperará el primer juego en el Fenway Park de Boston el próximo jueves.

ST. PETERSBURG - El día en el que Alex Cora cumplió su sueño de dirigir un juego de Grandes Ligas fue el jueves, cuando el boricua debutó como manager de las Mayores en la derrota de sus Medias Rojas ante los Rays.

Casi todas las personas más importantes en la vida de Cora estuvieron presentes, incluyendo a sus bebés mellizos, su hija adolescente, sus dos hermanas y varios familiares y amigos cercanos de Puerto Rico. Su madre odia volar, así que esperará el primer juego en el Fenway Park de Boston el próximo jueves.

Pero mientras Cora estaba hace pocos días armando el listado del grupo de invitados que lo estaría aupando en San Petersburg, se dio cuenta de que quizás la persona más importante para él no podrá estar. Fue una sensación rara.

Resulta que Joey Cora, el hermano mayor de Alex, tiene sus propios asuntos importantes que atender como coach de la tercera base en los Piratas, que abren su temporada el viernes en Detroit.

"Estaba pensando, 'OK, ¿cuál es el plan? ¿Quién viene, quién no?' Boletos de avión, todas esas cosas, y eso me dije, 'Vaya, él no estará ahí. Pero estará viéndome. Estará prestando atención", expresó Alex. "Más allá su lazo con los Piratas, él es fanático de los Medias Rojas. Estará gritando por nosotros y apoyándonos. Yo sé que está orgulloso de mí. Eso es lo más importante".

Alex, de 42 años, no sólo está viviendo su propio sueño, sino un sueño compartido con un hermano al que suele referirse como "mi inspiración". Alex tenía sólo 13 años cuando murió su padre, José Manuel, y desde ese momento Joey empezó a convertirse en su todo. "En cuanto al béisbol, yo trataba de emular todo lo que él hacía", dijo Alex. "Ahora es diferente. Hemos estado siempre en el mismo camino, pero ahora pasó esto. Honestamente, él es mi fanático más grande, el que más me apoya y mi mayor crítico. La gente piensa que esto es duro, los fanáticos y la presión de ser el manager. Él es todo eso en uno, de una buena manera. Me deja saber todo lo que tengo que hacer, si estoy haciendo algo bien o mal".

Esta vez, Alex está abriendo el camino
En sus vidas dentro del béisbol, Joey, quien es 10 años mayor que Alex, siempre ha sido el pionero. Desde su paso por la universidad, hasta su carrera en Grandes Ligas y el anillo de Serie Mundial. Cada uno de esas metas las alcanzó primero Joey.

Entonces, naturalmente Joey trató de abrir el sendero de los Cora como manager en las Mayores. En su estimado, se entrevistó siete u ocho veces para el cargo de piloto, pero siempre se quedó corto.

Esta vez es Alex el que abrió la puerta. Pero Alex es el primero en decirte que nunca habría estado en esta posición de no ser por la influencia y la guía de Joey.

"Sin sus consejos, no tengo idea de qué le diría a [Jon Daniels] con los Rangers o a A.J. [Preller] con los Padres (en entrevistas previas)", dijo Alex sobre las entrevistas para manager. "No tenía idea. Pero él me preparó a su manera".

Y cuando los Medias Rojas decidieron que Alex Cora sería el 47mo dirigente en la histor

ia del club en octubre pasado, el menor de los Cora corrió a buscar su teléfono. "No eran emociones mixtas, nada de eso", afirmó Joey. "Yo estaba eufórico. Estaba esperando la llamada y que me dijera, 'Lo logramos'. Y eso fue lo que pasó. Él no dijo, 'Lo conseguí'. Dijo, 'Lo logramos'. Y eso me hizo sentir muy, muy bien".

Labrando su propio futuro
Dado que son tan cercanos como podrían serlo dos hermanos, nadie se hubiese sorprendido si Joey hubiese sido contratado para ser parte del cuerpo de coaches de Alex.

Pero antes de que eso pasase, Joey sacó ese escenario del juego.

"Yo adoro el sitio en el que estoy ahora", afirmó Joey. "Quiero mucho a los Piratas. Han sido muy buenos conmigo. Quiero terminar mi labor aquí. Quiero ganar con estos muchachos. Él tiene su trabajo. Es alguien de Boston. Al final del día, sería raro para mí estar allí con él.

"Él está dándome mi espacio", dijo al respecto Alex. "Incluso antes de que le preguntara si quería ser parte de mi cuerpo de coaches, me dijo claramente, 'Oye, tú necesitas crecer, necesitas tu espacio y yo estoy bien donde estoy".

¿Es suficiente un solo Cora dirigiendo?
Hubo una época en la que Joey fue un candidato para manager tan popular como lo fue Alex la pasada temporada muerta. Pero ese tiempo pasó, al menos por ahora, y Joey pareciese estar en paz con esa realidad.

"Creo que para la familia Cora un manager es suficiente", dijo Joey. "Está bien. Estoy muy feliz de que él haya conseguido el trabajo. Estoy muy emocionado".

Para variar, esta vez Alex no está de acuerdo con su hermano. En su mente, un solo Cora dirigiendo no es suficiente.

"Creo que no hay nadie más capacitado que él. Si yo soy el gerente de un equipo de Grandes Ligas, lo contrato", dijo Alex acerca de Joey. "Pienso que está preparado para eso. Él conoce el trabajo. Está mejorando en eso de comunicarse con los peloteros. Creo que estar alrededor de Clint Hurdle lo ha ayudado mucho. Ahora es más viejo, pero no tan viejo. Yo siento está capacitado. Es sólo cuestión de que te den la oportunidad".

Alex está consciente de que él podría ser capaz de ayudar a su hermano a recibir esa oportunidad si tiene éxito en Boston.

"Si nos va bien, quizás digan, 'Bueno, el hermanito pudo, ¿por qué no él?'", expresó Alex. "Yo no estoy aquí para abrirle las puertas, pero con suerte eso es lo que pasará, porque siento que es un hombre de béisbol muy capaz".

En un momento en el que Puerto Rico todavía se está recuperando del devastador paso del Huracán María, Alex le ha dado a la isla algo por el cual sonreír al conseguir el trabajo en Boston. Y a otros candidatos a dirigentes puertorriqueños como Sandy Alomar Jr. y su hermano Joey una razón para alegrarse.

"Para nuestra comunidad, sería fantástico si tiene éxito y le abre la puerta a otros", dijo Joey. "Es una gran responsabilidad, no sólo con la gente de Boston y los fanáticos de los Medias Rojas, sino para todos nosotros que él tenga éxito. Está llevando la antorcha y ojalá y le vaya bien y la gente pueda decir, 'Oye, ellos son lo suficientemente buenos para ser la cara de una franquicia y ayudar a un equipo a ganar".