Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Kevin Cash contento con lo que traen el venezolano Wilson Ramos y el cubano Adeiny Hechavarría

12 de diciembre de 2017

LAKE BUENA VISTA, Florida -- Los Rays están bien conscientes de que ante la llegada del cañonero Giancarlo Stanton a los Yankees, la División Este de la Liga Americana se ha convertido en un hueso aun más difícil de roer. Pero entre los factores que alimentan las esperanzas de Tampa

LAKE BUENA VISTA, Florida -- Los Rays están bien conscientes de que ante la llegada del cañonero Giancarlo Stanton a los Yankees, la División Este de la Liga Americana se ha convertido en un hueso aun más difícil de roer. Pero entre los factores que alimentan las esperanzas de Tampa Bay de cara al 2018 está la posibilidad de contar con campañas completas del jardinero central Kevin Kiermaier, del torpedero cubano Adeiny Hechavarría y del receptor venezolano Wilson Ramos en la defensa por el medio del terreno.
Kiermaier, ganador de dos Guantes de Oro, perdió más de dos meses en el 2017 debido a una fractura en la cadera derecha. Hechavarría pasó a Tampa Bay en un canje con los Marlins en junio. A ambos jugadores se les conoce por su excelente defensa, algo en lo que los Rays ponen énfasis.
"Sabemos quién es [Kiermaier]; él es especial", dijo el manager de Tampa Bay, Kevin Cash, durante las Reuniones Invernales en Disney World. "A [Hechavarría] lo tuvimos por dos meses y no creo haber visto a diario a un mejor torpedero".
De su parte, Ramos firmó con la novena de Tampa Bay por dos años previo a la temporada del 2017, pero no hizo su debut con el equipo hasta junio y disputó apenas 67 compromisos debido a que venía de una operación en la rodilla izquierda.
Ramos, quien fue convocado al Juego de Estrellas en el 2016 como integrante de los Nacionales, comenzó lento con el madero tras volver a la acción de Grandes Ligas este año - bateó apenas .200 en 23 juegos entre junio y julio - pero terminó fuerte, registrando promedio de .293 con ocho jonrones y 22 remolcadas en sus últimos 41 compromisos. Y sus destrezas detrás del plato siempre han sido sólidas; de por vida ha atrapado al 32% de los corredores que han intentado robarle base.
"Fue emocionante la manera en la que terminó", dijo Cash acerca de Ramos, de 30 años de edad. "Tuvo algunos altibajos al principio. Se presionó para volver rápido y creo que se le aceleró el juego, porque estaba regresando de una lesión. Halló su zona de confort faltando como tres semanas por jugar y vimos el impacto que puede tener en nuestro lineup. Entonces, la defensa por el medio del terreno es bastante especial y sentimos que estamos bastante fuertes".
En el 2017, los Rays terminaron en el tercer lugar del Este de la Americana con marca de 80-82. ¿Cree Cash que su equipo tiene las piezas para darles la pelea a los reforzados Yankees?
"Van a ser [un equipo] muy balanceado y muy poderoso, pero nosotros vamos a tener que depender de nuestros fundamentos, que son buen pitcheo y buena defensa", dijo el capataz.