Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Cinco interrogantes en la División Oeste de la Liga Nacional

7 de septiembre de 2018

No hay necesidad de inventar historias dramáticas ni pretextos para ver la División Oeste de la Liga Nacional este año. Ha sido, de principio a fin, probablemente la división más entretenida durante los últimos cinco meses.Todo luce indicar que se va a decidir entre tres equipos con tres semanas y

No hay necesidad de inventar historias dramáticas ni pretextos para ver la División Oeste de la Liga Nacional este año. Ha sido, de principio a fin, probablemente la división más entretenida durante los últimos cinco meses.
Todo luce indicar que se va a decidir entre tres equipos con tres semanas y media por jugar (no les digan eso a los Gigantes), pero hay historias a seguir en cada uno de los cinco clubes. Aquí hay una pregunta a ser respondida por cada equipo en este último mes de campaña.
D-backs
La pregunta: ¿Qué harán en los innings finales?
Los D-backs pensaban que tenían uno de los mejores dúos para las postrimerías de los juegos con Brad Boxberger y Archie Bradley. En la primera mitad, puede que tuvieran razón. Últimamente, no está tan claro.

Ambos lanzadores han tenido extrañas y similares segundas partes. Los dos han ponchado más, dado más boletos y mantenido más o menos igual su tasa de jonrones recibidos. Pero también han recibido muchos más hits, y aunque eso podría ser cosa de mala suerte, la paciencia podría estarse agotando.
Si ambos mejoran, como sugieren los números, Arizona estará bien protegido al final de los duelos. Si no, Torey Lovullo tendrá que encontrar rápido una alternativa.
Dodgers
La pregunta: ¿Dónde está Kenley Jansen?
El problema es que no está totalmente claro cuál es la interrogante correcta con respecto a Jansen. ¿Es su salud la principal preocupación? ¿O ya eso quedó en el pasado? Y si ése es el caso, todavía no está establecido qué tan efectivo será.

El lineup de los Dodgers es profundo y peligroso desde ambos lados del plato. La rotación tiene un as al frente y suficientes piezas. Y en las entradas del medio tienen mejores opciones de lo que muchos creen. Pero está el noveno inning, que debe de ser la zona con menos dudas en todo el equipo.
Pero hasta que Jansen no lance varios juegos seguidos y demuestre que está sano y efectivo, seguirán las dudas dentro de los Dodgers.
Gigantes
La pregunta: ¿Los muchachos saben jugar?
Cuando alcanzaron la cúspide a principios de esta década, los Gigantes combinaron de forma magistral la habilidad para mantenerse competitivos con la capacidad de ir incorporando talento joven. Pero en los últimos dos años, ninguna de esas cosas ha salido tan bien.
Con esta temporada llegando a su final, les van a dar una buena mirada a dos de sus mejores prospectos, los jardineros Chris Shaw y Austin Slater. Shaw, la cuarta mejor promesa de los Gigantes según MLB Pipeline, ha demostrado poder a lo largo y podría tener más potencial, pero también es más propenso a poncharse. Slater, por su parte, hace más contacto y se embasa más, y hasta ahora se ha defendido a nivel de Grandes Ligas.

El club necesita saber si este par de prometedores jóvenes puede aportar a la causa en lo que esperan sea un equipo competitivo en el 2019.
Padres
La pregunta: ¿Qué hacer con Francisco Mejía?
El dominicano Mejía, el mejor prospecto de la receptoría de todo el béisbol, es conocido por su bate, mientras que los Padres tienen a uno de los mejores caretas defensivos jóvenes del juego, Austin Hedges, compitiendo por tiempo de juego.

Por lo tanto, San Diego tiene que encontrar dónde colocar a Mejía. Éste podría dividirse el tiempo con Hedges y surgir como la respuesta a tiempo completo detrás del home, pero también jugó en tercera y en los jardines en las menores. Si batea, o si Hedges obliga a los Padres a darle tiempo de juego, Mejía podría ver mucha acción en otras posiciones. Pronto iremos teniendo una mejor idea.
Rockies
La pregunta: ¿Qué podrá aportar Nolan Arenado?
Hace pocas semanas, Arenado era uno de los punteros en la carrera por el JMV de la Liga Nacional. Todavía podría llevarse el trofeo, pero el reciente bajón en el que se encuentra no lo está ayudando. Arenado tiene dos jonrones desde el 6 de agosto, un período en el que su slugging es de .385. En ese trecho ha empujado 12 carreras y ha anotado 14, así que tampoco es que no esté aportando. Pero es jugador más importante del equipo.

Eso se debe en buena medida a que esta versión de los Rockies no es la súper maquinaria ofensiva que ha sido Colorado en el pasado, y necesitan a Arenado jugando como un JMV. Un problema en el hombro derecho le costó algo de tiempo el mes pasado, y aunque Arenado ha dicho que la molestia no ha afectado su swing, es difícil no pensar lo contrario.