Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

El Cinco de Mayo se celebró con estilo y pasión en la Fiesta de los D-backs

LosDbacks.com

Hacía 100 grados Fahrenheit (38 centígrados) de temperatura bajo el sol en el centro de Phoenix, pero el verdadero calor provenía de parte de los aficionados que formaron parte del festival del Cinco de Mayo de los Arizona Diamondbacks en Chase Field el sábado por la tarde. Casi 40 mil personas disfrutaron de la fusión del béisbol y la cultura mexicana para darle vida a la fiesta más candente de la temporada.
 
El evento contó con un sinnúmero de familias que pudieron disfrutar de lo mejor de ambos mundos, desde conciertos al aire libre y un jardín de cervezas y margaritas para que aquellos mayores de 21 años pudieran degustar sus bebidas preferidas hasta juegos para niños y un desafío de salsa picante para los más intrépidos.
 
"La edición número 34 del Salsa Challenge es nuestra principal fuente de recaudación. Diversos chefs y cocineros de Arizona se reunieron aquí para hacer sus salsas, y tanto la gente como un panel de unos 40 jueces viene a probarlas", dijo Tony Ericson, Directora de la Asociación de la Hemofilia de Arizona, la cual unió sus fuerzas con los D-backs para recaudar fondos para una causa noble.
 
Entre los jueces estaba el ex lanzador de los D-backs, J.J. Putz.
 
Varios valientes perseveraron con lo más picante que la comunidad tenía para ofrecer. Los D-backs nombraron a un ganador del desafío durante el juego contra los Houston Astros, otorgándole una camiseta personalizada y una suite para ver el juego, pero antes de eso todos pudieron probar las diferentes salsas de una exhibición que se extendía por toda una cuadra y era la principal atracción de la tarde.
 
También pudimos ver a méxico-americanos como Jiselle Rodríguez, quien baila desde hace 10 años y no se quería perder la oportunidad de traer su traje folklórico para deslumbrar a todos con su actuación.
 
"Hubo mucha gente. Quedé impresionada. Esta fue una gran oportunidad inolvidable", dijo Jiselle.      
 
Para algunos aficionados de los D-backs como Bobbie Holguin, la del Cinco de Mayo era una cita tan imperdible que ella manejó seis horas desde Las Cruces, Nuevo México para decir presente y "estar con amigos, celebrar y disfrutar al béisbol" viendo jugar a su jugador favorito, A.J. Pollock.
 
Julio Taboada, un nativo de Arizona que es mexicano de segunda generación, también es fan de Pollock y lo comparó con Javier "Chicharito" Hernández, el goleador de la selección mexicana de fútbol, por su capacidad para conseguir cuadrangulares.  
 
"La verdad que es muy bonito que puedan celebrar la cultura mexicana en Estados Unidos", opinó Julio.
Para mexicanos de tercera generación como Silvia Palma, por otro lado, el festival tenía un significado más especial que sobrepasa las fronteras.  
 
"El Cinco de Mayo para mí es la cultura de Arizona. Yo me crie festejándolo desde que era pequeña. El contar con los Diamondbacks aquí es maravilloso", dijo Palma, quien disfrutó al evento junto a su hija Cassandra.
 
Béisbol, familias unidas y causas que valen la pena. El Cinco de Mayo llegó a su fin este año, pero los recuerdos perdurarán por mucho tiempo más.

Hacía 100 grados Fahrenheit (38 centígrados) de temperatura bajo el sol en el centro de Phoenix, pero el verdadero calor provenía de parte de los aficionados que formaron parte del festival del Cinco de Mayo de los Arizona Diamondbacks en Chase Field el sábado por la tarde. Casi 40 mil personas disfrutaron de la fusión del béisbol y la cultura mexicana para darle vida a la fiesta más candente de la temporada.
 
El evento contó con un sinnúmero de familias que pudieron disfrutar de lo mejor de ambos mundos, desde conciertos al aire libre y un jardín de cervezas y margaritas para que aquellos mayores de 21 años pudieran degustar sus bebidas preferidas hasta juegos para niños y un desafío de salsa picante para los más intrépidos.
 
"La edición número 34 del Salsa Challenge es nuestra principal fuente de recaudación. Diversos chefs y cocineros de Arizona se reunieron aquí para hacer sus salsas, y tanto la gente como un panel de unos 40 jueces viene a probarlas", dijo Tony Ericson, Directora de la Asociación de la Hemofilia de Arizona, la cual unió sus fuerzas con los D-backs para recaudar fondos para una causa noble.
 
Entre los jueces estaba el ex lanzador de los D-backs, J.J. Putz.
 
Varios valientes perseveraron con lo más picante que la comunidad tenía para ofrecer. Los D-backs nombraron a un ganador del desafío durante el juego contra los Houston Astros, otorgándole una camiseta personalizada y una suite para ver el juego, pero antes de eso todos pudieron probar las diferentes salsas de una exhibición que se extendía por toda una cuadra y era la principal atracción de la tarde.
 
También pudimos ver a méxico-americanos como Jiselle Rodríguez, quien baila desde hace 10 años y no se quería perder la oportunidad de traer su traje folklórico para deslumbrar a todos con su actuación.
 
"Hubo mucha gente. Quedé impresionada. Esta fue una gran oportunidad inolvidable", dijo Jiselle.      
 
Para algunos aficionados de los D-backs como Bobbie Holguin, la del Cinco de Mayo era una cita tan imperdible que ella manejó seis horas desde Las Cruces, Nuevo México para decir presente y "estar con amigos, celebrar y disfrutar al béisbol" viendo jugar a su jugador favorito, A.J. Pollock.
 
Julio Taboada, un nativo de Arizona que es mexicano de segunda generación, también es fan de Pollock y lo comparó con Javier "Chicharito" Hernández, el goleador de la selección mexicana de fútbol, por su capacidad para conseguir cuadrangulares.  
 
"La verdad que es muy bonito que puedan celebrar la cultura mexicana en Estados Unidos", opinó Julio.
Para mexicanos de tercera generación como Silvia Palma, por otro lado, el festival tenía un significado más especial que sobrepasa las fronteras.  
 
"El Cinco de Mayo para mí es la cultura de Arizona. Yo me crie festejándolo desde que era pequeña. El contar con los Diamondbacks aquí es maravilloso", dijo Palma, quien disfrutó al evento junto a su hija Cassandra.
 
Béisbol, familias unidas y causas que valen la pena. El Cinco de Mayo llegó a su fin este año, pero los recuerdos perdurarán por mucho tiempo más.