¿Por qué Hunter Greene sería el as a seguir en el 2023?

19 de enero de 2023

Es hora de emocionarse sobre … otra vez.

Debería haber la misma anticipación por el debut de Greene en el 2023 que la que hubo antes de que se estrenara en las Grandes Ligas en el 2022, cuando llegó tirando rectas de 100 mph contra los Bravos, entonces vigentes campeones de la Serie Mundial, y luego implantó un récord en la era del rastreo de pitcheos con 39 bolas rápidas de 100 mph o más en su segunda presentación ante los Dodgers.

Aquella fue una increíble exhibición de talento puro. Pero este podría ser el año en el que joven de 23 años se convierte como uno de los mejores jóvenes ases en ascenso.

Los sistemas de proyecciones están encantados con Greene de cara al 2023. Steamer, por ejemplo, lo que como uno de los 25 mejores lanzadores en términos de WAR, al mismo nivel de Dylan Cease, Max Fried, Blake Snell y Zac Gallen, y proyectan que terminará con 212 ponches, la 11ma mayor cantidad para pitcher alguno.

¿Es eso una sorpresa? La temporada de novato de Greene fue electrizante, aunque complicada. Más allá de todas esas rectas de tres dígitos que tiró, se alejó un poco del centro de atención a medida que fue avanzando el año, pasando por un trecho de tres meses entre mayo y julo cuando puso EFE de 5.49, antes de perderse mes y medio por un tirón en el hombro. Cuando regresó a mediados de septiembre, no estaba exactamente dominando los titulares.

Pero terminó la campaña dominando. En cuatro aperturas, una contra cada uno de los cuatro rivales divisionales de los Rojos, Greene puso EFE de 0.78 y una relación de 14.5 K/9., y tiró los primeros dos juegos de 10 o más ponches de su carrera.

¿Qué cambió? Greene encontró la forma de sacarle la mayor cantidad de provecho a esa recta de 100 mph. Esto es lo que hizo para cerrar la campaña, en comparación con lo que estuvo haciendo en sus peores momentos.

En su primer mes en las Grandes Liga, Greene tiró puro fuego. Lanzó su recta de cuatro costuras el 60% de las veces en abril, con un 30% de sliders. Pero en mayo y junio – quizás tratando de ser menos predecible, quizás por los impecables resultados de su slider (los rivales se fueron de 25-0 ante ella) – Greene cambió completamente su repertorio. Utilizó más sliders que rectas durante los próximos dos meses (48% de sliders, 47% de rectas de cuatro costuras). Su efectividad fue de 5.63.

En la recta final, volvió a enamorarse de su recta. En septiembre y octubre, Greene volvió a lanzar su bola rápida el 60% de las veces, con 34% de sliders, el mismo patrón con el que comenzó el año. Pero esas rectas fueron todavía mejor que antes. Eran más fuertes y más explosivas.

La recta de Greene promedió 99.8 mph en septiembre/octubre. No fue sólo su tope entre cualquier mes, sino el mejor para cualquier abridor en cualquier mes de la temporada 2022, por encima del promedio de 99.3 mph que dejó Jacob deGrom en agosto. Casi la mitad de las cuatro costuras que soltó iban a 100 mph o más duro.

Y al aumentar la velocidad de su ya impresionante recta, también elevó la tasa de rotación y comenzó a lograr que el pitcheo no cayera tanto verticalmente. Su bola rápida promedió 2,401 revoluciones por minuto en septiembre, su tope en cualquier mes, y cayó sólo 11 pulgadas verticales en su camino hacia el plato, la menor cantidad en la temporada para Greene.

Entonces Greene comenzó a elevar la bola de una manera más agresiva. Cuando su recta de poder alcanzó su máxima potencia de cualquier momento la temporada, la comenzó a tirar más alta que nunca. En el último mes, casi dos tercios de las rectas de Greene fueron rectas altas -- tiró 37% de sus rectas de cuatro costuras en el tercio de arriba de la zona o más alto. Y localizó 37% de sus rectas de cuatro costuras en el borde de arriba de la zona o justo arriba de la zona, donde suelen ir los bateadores por bolas malas.

En mayo y junio, por el contrario, solamente la mitad de las rectas de Greene fueron elevadas (52%), y un poco más de un cuarto estuvieron en el borde de arriba o la zona donde van los bateadores por bolas malas (28%). 

Más rectas, rectas más duras, rectas con más movimiento giratorio y rectas más altas se traducieron en más swings fallidos. Greene generó una tasa de swings en blanco de 40% en septiembre y octubre, la segunda mejor entre abridores, solamente detrás de Eric Lauer. Los 50 strikes con swings que consiguió con su recta representaron la tercera mayor cantidad de cualquier lanzador en el último mes, detrás de Carlos Rodón y Lance Lynn. Cuando Greene elevó su recta de cuatro costuras, los bateadores hicieron swings en blanco más de la mitad de las veces. Su tasta de swings en blanco de 51% con rectas altas fue la mejor cifra de cualquier abridor en septiembre/octubre. 

Con los hits haciendo swings en blanco con tanta frecuencia, la recta de Greene se convirtió en el lanzamiento principal para sentenciar los turnos. Ese no fue el caso a principios de la temporada. 

Después del éxito que tuvo con su slider en abril, Greene comenzó a usarlo mucho para tratar de ponchar a los bateadores en los próximos meses. En mayo y junio, tiró su slider 62% de las veces con dos strikes y su recta solamente 38% de las veces en esas situaciones. 

Pero en la fase final, acudió nuevamente a su recta. En septiembre, con dos strikes, tiró rectas de cuatro costuras el 58% de las veces y 41% sliders. Y cuando tiró la recta con dos strikes, consiguió el ponche casi un tercio de las veces, el más alto con recta de cuatro costuras entre abridores en el último mes de la campaña.

Greene sumó 26 ponches con su recta en septiembre y octubre, la segunda mayor cantidad de cualquier lanzador detrás de Brandon Woodruff – y Greene no regresó hasta el 17 de septiembre, lo que le dio tiempo para hacer solamente cuatro salidas, mientras que Woodruff hizo siete.

Dieciocho de esos ponches fueron con rectas de tres dígitos, lo que representa el doble de cualquier otro lanzador en un mes de la temporada (Ryan Helsley tuvo nueve en julio) y el triple de los que tuvo Greene entre mayo y junio (seis).

De hecho, durante el último mes del 2022, Greene fue autor de cada uno de los cuatro lanzamientos de ponche más duros que tiró un abridor en todo el año.

Lanzamientos de ponche más veloces de un abridor en el 2022

La amenaza que de Greene desate esa recta contra la liga en el 2023 es el motivo por que el todos deben detenerse a verlo cuando se trepe a la lomita.