Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

José "Cafecito" Martínez ayudó a Yairo Muñoz a hacer el equipo de San Luis

MLB.com

NUEVA YORK - La amistad entre el dominicano Yairo Muñoz y el venezolano José "Cafecito" Martínez comenzó durante los primeros días de Muñoz en el campamento de los Cardenales. El quisqueyano llevaba tan poco tiempo con el club que algunos de sus útiles aún estaban en una bolsa de los Atléticos.

Su primera conversación surgió, como es de esperarse, en las jaulas de bateo. Muñoz quedó maravillado ante lo lejos que volaban las bolas que salían del bate de Martínez.

NUEVA YORK - La amistad entre el dominicano Yairo Muñoz y el venezolano José "Cafecito" Martínez comenzó durante los primeros días de Muñoz en el campamento de los Cardenales. El quisqueyano llevaba tan poco tiempo con el club que algunos de sus útiles aún estaban en una bolsa de los Atléticos.

Su primera conversación surgió, como es de esperarse, en las jaulas de bateo. Muñoz quedó maravillado ante lo lejos que volaban las bolas que salían del bate de Martínez.

"No lo conocía", dijo Muñoz acerca de Martínez. "Estaba viendo batear a José, le hice par de preguntas y él me dijo, 'Ven conmigo'".

El resultado fue el tipo de ajuste que la mayoría de los bateadores demora en completar. En torno, el cambio generó una producción que los Cardenales no pudieron ignorar.

El club valora la versatilidad defensiva de Muñoz y, más que nada, fue su habilidad para jugar en distintas posiciones lo que le valió un puesto en el roster del Día Inaugural de San Luis. Pero su swing fue lo que al final lo convirtió en una revelación en la pretemporada.

"Es difícil llegar a los entrenamientos y de una vez empezar a batear", expresó Martínez. "Él hizo un gran trabajo para demostrar que merece estar [con el equipo grande]".

Video: STL@NYM: Munoz hits a two-out RBI single to center

Siguiendo un consejo de Martínez, Muñoz ajustó la trayectoria de su bate como lo han hecho muchos otros bateadores en los últimos años: nivelando su swing con el fin de darle a la parte trasera de la bola. El objetivo era generar líneas que caminaran más lejos, afirmó Muñoz.

"Esperar más y luego darle a la bola usando la mano de abajo", dijo Martínez. "Para mí, los batazos por el suelo están prohibidos".

Se trata del mismo concepto que Martínez empleó durante los entrenamientos del 2017, cuando se ganó un puesto en el roster de San Luis con una producción espectacular. Este año, Martínez fue mentor de Muñoz, dándole consejos y ayudándolo a comunicarse con los coaches John Mabry y Bill Mueller. Muñoz bateó .323 en la Liga de Toronja y conectó 20 imparables, uno más de los que tuvo Martínez en la pretemporada hace un año.

"El estudiante superó al maestro", manifestó Martínez.

Fue con dos objetivos que los Cardenales hicieron el cambio con los Atléticos durante el invierno en el que adquirieron a Muñoz y al intermedista Max Schrock. Primero, San Luis quería despejar la congestión en sus jardines y a la vez darle a Stephen Piscotty la oportunidad de estar cerca de su madre enferma. Pero el equipo también buscaba agregar profundidad a su sistema de liga menor. En ese sentido, Muñoz llegó en calidad de refuerzo.

"Cuando comenzó la primavera, no era favorito para colarse en el roster", dijo el gerente general de San Luis, Michael Girsch, acerca de Muñoz. "Pero luego de verlo batear 60 veces, te empieza a llamar la atención".