Yépez le prometió un HR a su mamá, y lo dio

9 de mayo de 2022

SAN FRANCISCO – El venezolano Juan Yépez tiene tremenda colección de souvenirs para llevarse a casa tras la gira de los Cardenales por Kansas City y San Francisco. El novato conectó sus primeros hits el miércoles, impulsó su primera carrera el jueves, dio un doble clave en el noveno inning el viernes y, en el Día de las Madres, conectó su jonrón número uno con su madre entre los asistentes en el estadio.

Nada mal para iniciar su paso por las Mayores.

En lo que ha sido su actuación en Grandes Ligas hasta el momento, el sexto mejor prospecto de los Cardenales, según MLB Pipeline, ha conectado imparables en cada uno de sus compromisos, totalizando nueve hits, cuatro carreras anotadas y tres impulsadas. El domingo ante los Gigantes, se embasó en tres de sus cuatro visitas al plato.

En la segunda entrada, Yépez, quien inició en el jardín izquierdo tras tres partidos como bateador designado, le dio a un sinker bajito de Jakob Junis y mandó la bola a 406 pies de distancia, un bambinazo de dos carreras por el jardín central del Oracle Park.

“Sólo traté de pegarle duro a la bola”, dijo Yépez mientras sostenía en una mano la pelota del cuadrangular. “Mientras estaba corriendo, me dije, ‘Por favor que no sea out’. Y entonces se fue”.

Para más alegría de Yépez, su prometida y un grupo de amigos fueron a San Francisco para la serie de cuatro juegos, y su mamá y su papá volaron desde Caracas para ver a su hijo en acción.

“Fue bien, bien emocionante. Estaba muy emocionado cuando entré al dugout. He estado jugando en las menores por ochos años y nunca pude pasar el Día de las Madres con mi mamá en esos ocho años”, dijo Yépez. “Poder haberlo pasado en las Grandes Ligas y dar un jonrón es algo demasiado emocionante para mí”.

“Le dije antes del juego, ‘mamá, voy a hacer esto por ti. Dar un jonrón, o al menos voy a tratar’… Y sucedió”, siguió el toletero derecho.

El cuadrangular sirvió también para impulsar a Albert Pujols, quien había recibido un pelotazo con el pitcheo anterior. Hace apenas unos días, la leyenda dominicana estaba dándole la bienvenida al nuevo Cardenal.

“Cuando entré al clubhouse en Kansas City, el primero que me dio un abrazo fue Albert, y luego todos los demás me saludaron”, contó Yépez. “Me sentí demasiado honrado”.