Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Los Cerveceros han puesto a soñar a su fanaticada con su excelente inicio del 2018

25 de mayo de 2018

Los Cerveceros de Milwaukee, uno de los cinco equipos activos que jamás han ganado la Serie Mundial, se merecen celebrar algún día. Su base de fanáticos, una de las mejores de Grandes Ligas, se ha ganado el derecho a encontrar finalmente la clase de éxito que ya consiguieron los seguidores

Los Cerveceros de Milwaukee, uno de los cinco equipos activos que jamás han ganado la Serie Mundial, se merecen celebrar algún día. Su base de fanáticos, una de las mejores de Grandes Ligas, se ha ganado el derecho a encontrar finalmente la clase de éxito que ya consiguieron los seguidores de los Cachorros, Medias Rojas y Astros. ¿Y saben qué? Es posible que el fin de la sequía esté cerca.
Los Cerveceros amanecieron el viernes con marca de 31-20, el mejor registro en la Liga Nacional y el mejor inicio para ellos tras 51 juegos. Milwaukee anda inspirado, y por los momentos tienen ventaja de 3.0 juegos en la División Central de la Nacional, una de las más fuertes de la Gran Carpa.
Esto no debería ser una sorpresa. Recuerden, los Cerveceros terminaron en el segundo lugar el año pasado, a uno del segundo comodín de la Nacional. Tuvieron una activa y eficiente temporada muerta, en la que sumaron al agente libre Lorenzo Cain y consiguieron al también jardinero Christian Yelich en un cambio con los Marlins. Tienen una directiva inteligente y motivada, que ha demostrado ser capaz de encontrar talento en lugares poco usuales. Y cuentan con Josh Hader, quien me acaba de ponchar dos veces mientras escribía este párrafo.
¿Pero 31-20? ¿Acabando con el resto de su liga como si nada? ¿Qué le ha pasado a Milwaukee? ¿Son de verdad el mejor equipo del Viejo Circuito? Y para ir al grano: ¿Son en serio la mejor novena en la División Central?

Lo más interesante de los Cerveceros es que no es su ofensiva la que está marcando la pauta. La llegada de Cain y Yelich se suponía iba a ser una ayuda masiva para la alineación (y la defensa, por supuesto), y aunque ambos han estado bien, la toletería en general no ha sido buena, particularmente los venezolanos Orlando Arcia (enviado a liga menor) y Manny Pina, más el dominicano Jonathan Villar.
Eric Thames tuvo un excelente arranque antes de entrar en la lista de incapacitados (desgarre de ligamentos en el pulgar izquierdo), pero el dominicano Domingo Santana, quien se suponía iba a ser su próxima estrella, ha retrocedido. Ryan Braun regresó el jueves contra los Mets, pero más allá del despegue del venezolano Jesús Aguilar y la consistencia de Travis Shaw, la ofensiva de los Cerveceros no ha sido lo que el equipo esperaba.
Las interrogantes más importantes de Milwaukee cuando empezó la temporada tenían que ver con su rotación, que ha sido promedio, nada espectacular. El venezolano Junior Guerra ha lucido fantástico, pero el resto ha estado bien y nada más, suficiente para representar una mejoría con respecto a lo que uno pudo haber imaginado tras las lesiones de Wade Miley, Jimmy Nelson, Chase Anderson (quien regresó la semana pasada) y Zach Davis (quien volvió el jueves), pero tampoco para considerarla como la clase de rotación alrededor de la cual se arma un equipo campeón.
Sin embargo, el bullpen de los Cerveceros es tan ridículamente bueno en estos momentos que hay que empezar a tratar los juegos contra ellos como si se acabaran después del quinto inning. Hader ha acaparado los titulares, y con razón. Está pochando a dos bateadores por inning y es 15to en ponches de la Liga Nacional, a pesar de que es relevista.

Pero no es sólo Hader. Jeremy Jeffress ha sido quizás mejor que Hader, aunque con menos ponches, habiendo permitido una sola carrera limpia en 25.2 innings. Corey Knebel, Matt Albers, Dan Jennings, Taylor Williams…nadie quiere enfrentarse a ellos. Y el estelar prospecto Brandon Woodruff ahora también es parte del bullpen.
¿Es sostenible este nivel de éxito? Posiblemente el bullpen siga igual de dominante, pero hay mucho espacio para mejorar en la alineación, y la rotación tiene la profundidad suficiente como para juntar una racha decente de aperturas de calidad y quitarle algo de trabajo al bullpen. Y por ahí viene más ayuda, bien sea desde las menores (Milwaukee tiene seis prospectos entre los mejores 100, según MLB Pipeline) o a través de posibles cambios. En la temporada muerta los Cerveceros estuvieron buscando a un abridor de primera línea, y sin dudas ahora están más deseosos de sumar a uno.
Pero la pregunta más importante es la siguiente: ¿podrá Milwaukee detener el avance de los Cardenales y los Cachorros, sus torturadores habituales, y establecer una distancia en la punta de la división? Los Cachorros tienen récord de 7-1 contra Milwaukee hasta ahora en el 2018, y eso es algo bueno: si hubieran jugado para .500 estarían a 10 juegos. Todavía les quedan 11 duelos contra Chicago, incluyendo seis en septiembre. Los Cerveceros han sido capaces de construir esta ventaja a pesar de una serie de lesiones, de que han jugado contra los mejores equipos de su liga y de que han pasado la mayor cantidad del tiempo en la carretera. Ahora están de vuelta en casa, cada vez más sanos y jugando mejor. Los Cerveceros apenas están poniendo el motor en marcha. Lo mejor está por venir.