Medias Rojas validan experiencia de Torii Hunter

11 de junio de 2020

BOSTON -- En un comunicado publicado por su cuenta de Twitter el miércoles, los Medias Rojas dejaron en claro que respaldan al ex jardinero Torri Hunter y cada persona de raza negra que ha sido víctima del racismo en el Fenway Park en el pasado. Sobre todo, el club expresó su determinación de continuar haciendo todo lo posible para ponerle fin a dicho problema.

Hunter, quien jugó 19 temporadas y fue convocado cinco veces al Juego de Estrellas, señaló varias veces durante recientes entrevistas que durante la mayoría de su carrera tenía cláusulas para rechazar cualquier cambio específicamente a los Medias Rojas debido al racismo por el que había pasado en Boston.

En sus entrevistas, Hunter dijo que esas condiciones en su contrato no tenían nada que ver con los Patirrojos como organización ni sus jugadores ni representaban a los aficionados de Boston en general. En vez, Hunter lo calificó como el producto de la sociedad.

El comunicado del equipo dice lo siguiente:

“Las experiencias de Torii Hunter son verdaderas. Si lo dudaste porque no lo escuchaste por cuenta propia, créanos, suceden. El año pasado se denunciaron 7 incidentes en el Fenway Park, donde los fanáticos emplearon insultos raciales. Esos son apenas los que salieron a la luz.

“No sólo fueron hacia los jugadores. Les sucede a los empleados de raza negra que trabajan con nosotros en los días de los partidos. Sus uniformes pueden ser diferentes, pero sus voces y experiencias son igual de importantes. Estamos agradecidos con los que han hecho sentir su voz y nos mantenemos comprometidos a emplear nuestra plataforma para amplificar todas las voces que rechazan la injusticia.

“Hemos fijado muy bien las consecuencias para los aficionados que empleen insultos raciales y palabras de odio en nuestro estadio, y estamos conscientes de que tenemos mucho trabajo por hacer. El pequeño grupo de fanáticos no representa lo que somos, pero son un reflejo de los problemas sistémicos que como organización debemos solucionar. El verdadero cambio inicia con nosotros, y mientras comenzamos a darnos cuenta de cómo mejorar, aseguramos que estamos escuchando. Los escuchamos y les creemos”.

En mayo del 2017, el problema del racismo y el béisbol en Boston llamó la atención cuando el en ese entonces guardabosque de los Orioles, Adam Jones, le dijo a Bob Nightengale del periódico USA Today que después de un partido algunos aficionados le gritaron insultos racistas y le tiraron bolas de maní.

Los Medias Rojas inmediatamente establecieron una política más estricta en el estadio para expulsar de manera permanente a los aficionados que expresaban sentimientos racistas. El club le sugirió a los demás fanáticos de avisarles a los encargados de seguridad en caso de incidentes de esa clase.

Pero como reconocieron los Patirrojos el miércoles, todavía hay mucho trabajo por hacer.