Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas arrow-downArrow Down icon Arrow Up icon

Campos, la nueva promesa cubana en Tigres

@beckjason
21 de noviembre de 2020

El cubano Roberto Campos vio la semana pasada la emocionante reacción de su compatriota José Abreu, cuando fue galardonado como el Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Fue un importante anuncio para Campos también; el prospecto de los Tigres que creció en Cuba admirando a Abreu, mientras se convertía

El cubano Roberto Campos vio la semana pasada la emocionante reacción de su compatriota José Abreu, cuando fue galardonado como el Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Fue un importante anuncio para Campos también; el prospecto de los Tigres que creció en Cuba admirando a Abreu, mientras se convertía en una estrella en Chicago.

“Uno de estos días, me gustaría estar en ese puesto”, dijo Campos el jueves en una videoconferencia.

En unos años, Campos podría estar en la misma división y teniendo como rivales a Abreu y al también cubano Luis Robert, cuyas técnicas en los jardines han sido estudiadas por Campos en video. Pero antes de que eso ocurra, tendrá que disputar juegos en las fincas de los Tigres. Ese ha sido un reto más grande de lo que se pensó originalmente.

• Candelario se prepara con todo para el 2021

Los Tigres firmaron a Campos por una cifra récord para la franquicia de US$2.85 millones de cupo para firmas internacionales, durante el período del 2019. El patrullero fue una firma misteriosa al momento, tras no haber sido visto en juegos organizados en los años que estuvo entrenado con Alex Sánchez en la República Dominicana. Su último juego fue con Cuba en un torneo internacional en República Dominicana.

“Y cuando el torneo terminó, simplemente me quedé aquí con mis padres”, dijo Campos.

¿Qué tan valorado es Campos? Ascendió al ranking de los 30 mejores prospectos de los Tigres de MLB Pipeline inmediatamente tras ser firmado. Con lo profundo que se han convertido las fincas de Detroit, el cubano de 17 años está como el 20mo mejor, antes de disputar su primer encuentro. No cumplirá 18 sino hasta junio próximo.

En este verano hubiese sido el debut de Campos en la Liga Dominicana de Verano, sirviendo de adaptación para cuando llegara a Lakeland al campo de entrenamientos de ligas menores de los Tigres en la primavera, pero la pandemia de COVID-19 lo impidió. El único pitcheo en vivo que enfrentó en el verano, dijo, fue con amigos de él que estaban buscando ser firmados por otros equipos.

“Me dijeron que querían lanzarme”, dijo Campos. “Dije ‘¿Por qué no?, déjame tener un par de turnos ante ellos’. Conecté un par, pero fue difícil porque ellos estaban buscando ser firmados”.

Ahora, Campos está de regreso en las instalaciones de los Tigres en la República Dominicana, en donde los campos instruccionales comenzaron esta semana. Está ansioso por comenzar, pero más que todo por batear.

Su herramienta de poder es lo que atrajo a los Tigres. Además, es lo que llevó al oriundo de La Habana al béisbol. Cuando era un niño que iba a los campos de béisbol, recuerda que a veces llegaba sólo con su bate, olvidándose del guante. Su padre, un gran seguidor del béisbol, estudió a los grandes bateadores y trabajó con su hijo en generar poder en el plato.

“A veces es algo que practicas y desarrollas”, dijo Campos. “Es una delicia de ver, batear y ver la bola volar. Es algo que realmente amo”.

La falta de acción de Campos en el verano le permitió trabajar más en su físico. Mide 6-pies-3 (1.90 metros) y pesa 200 libras (90.7 kg), pero dijo que añadió musculatura con los entrenamientos que tuvo.

“He estado trabajando específicamente en la parte física de mi cuerpo y también en el bateo, intentando sacar provecho de batear la bola por todo el campo”, dijo. “Es un buen momento para enfocarme en eso”.

También pasó tiempo con su familia. Luego de firmar con los Tigres, gastó parte de su bono en una casa para sus padres en la República Dominicana, no muy lejos de la academia de Detroit.

“Mi familia es mi motor”, dijo. “Lo han sido por toda mi carrera. A veces estás abajo y te sientes triste, y ellos me levantan y me empujan a donde quieres estar”.

No es un secreto en donde quiere estar. Quiere batear en las Mayores, compitiendo ante Abreu, Robert y otros cubanos. Campos sabe que las expectativas lo seguirán todo el camino, pero dice estar listo.

“Sabemos que tenemos este peso sobre nuestros hombros”, dijo, “y este tipo de presión es la misma que tiene todo atleta profesional. Es la única cosa que sé que puedo hacer, así que estoy lidiando con ello”.

Jason Beck ha estado a cargo de la cobertura de los Tigres para MLB.com desde el 2002.