Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

Rotación de Boston no necesita a un as por ahora

Los actuales integrantes de la rotación de los Medias Rojas son las personas menos indicadas para preguntarles si el equipo necesita de un legítimo as.

Pero sería interesante conocer qué es lo que ellos mismos piensan. Por eso, además del optimismo que tiene el gerente general de Boston, Ben Cherington, en torno al potencial de su rotación, también muchos han menospreciado al grupo integrado por Clay Buchholz, Rick Porcello, Justin Masterson, Wade Miley y Joe Kelly.

"La etiqueta de un as siempre es un tema para que la prensa y los aficionados tengan algo que hablar", manifestó Masterson el mes pasado.

"Muchos le prestan mucha importancia a palabra as", declaró Miley la semana pasada.

Es posible que ellos sepan algo que no todos saben.

Kelly hasta se atrevió a declararse como el primer favorito para llevarse el premio Cy Young de la Liga Americana. Y puede que suceda. Hace un año nadie señaló a Corey Kluber para llevarse el premio la campaña pasada.

¿Pero será necesario para los Patirrojos contar con un as o un refuerzo en el cuerpo de abridores?

Quienes digan que Boston necesita un as, no se están fijando en los momentos en que Buchholz se encontraba en salud, también se están olvidando de que hace poco Masterson era señalado por muchos como al as de los Indios, están ignorando el desarrollo de Porcello y no estarían viendo el valor de Miley y Kelly.

Por otra parte, los que dicen que los Medias Rojas -- con todas las expectativas que aumentaron con la llegada del venezolano Pablo Sandoval y Hanley Ramírez -- no necesitan un as, estarían solamente defendiendo lo que su club tiene. Vale señalar los puntos débiles. Buchholz tuvo problemas para mantenerse fuera de la lista de lesionados, la campaña 2014 de Masterson fue algo poco común, y Miley junto a Kelly se unieron al montón.

No sería ingenuo especular que Masterson o Kelly muy pronto resulten en el bullpen. Y muchos se preguntarían si Boston, quien envió al lanzador prospecto Anthony Ranaudo a Texas a cambio del relevista Robbie Ross Jr., tendrán la suficiente profundidad para lidiar con los desgastes de toda una temporada.

Obviamente el equipo no estuvo muy impresionado por lo que vio de sus brazos jóvenes el año pasado al cambiar aparte de Ranaudo al dominicano Rubby de la Rosa y Allen Webster. El actual sexto abridor Brandon Workman tuvo un difícil 2014, registrando 5.36 de efectividad en 15 aperturas.

Todo esto indicaría que la adición de un as sería un concepto ideal. De todas maneras, también se debe reconocer lo pesado que serán los contratos de Jon Lester, Max Scherzer y James Shields (cuando firme con un equipo) en el futuro, y lo difícil que sería deshacerse de las fichas más codiciadas en el juego -- jugadores de posición jóvenes bajo el control del equipo -- para adquirir el contrato de US$114 millones de Cole Hamels.

Claro que no sería malo que contaran con un as. Pero el precio por Hamels podría bajar en julio, y estaría por verse lo que el mercado ofrecería con tantos abridores de renombre cerca de la agencia libre (y no se olviden que Cliff Lee podría surgir como una pieza de cambio más atractiva). Muchos envidian la posición que los Medias Rojas tienen de contar con los recursos para realizar una transacción de impacto en cualquier momento.

Sin embargo, la importancia de un brazo que encabece la rotación ha sido devaluada por la calidad de brazos en un ambiente en el que las ofensivas han sido neutralizadas, y los enfrentamientos en cada turno ha aumentado la importancia del bullpen.

Es difícil evaluar la División Este de la Liga Americana en estos momentos, porque cada conjunto tiene una gran interrogante. De hecho, eso se puede decir del resto de las divisiones en la Gran Carpa. Y por eso mismo podríamos decir que si surge la necesidad de adquirir un abridor más fiable a comienzos de la temporada, sería poco probable que los Medias Rojas estén fuera de la contienda a finales de mayo.

Así que los integrantes de la rotación de Boston están en lo cierto. Su equipo no necesita un as. Al menos no inmediatamente. Está por verse qué sucede más adelante.