Unos Azulejos jóvenes miran hacia el futuro 

2 de octubre de 2020

Tras sufrir una barrida a manos de los Rays el miércoles en la Serie del Comodín de la Liga Americana, los Azulejos aprendieron lo rápido que las cosas se les pueden salir de las manos en la postemporada.

Tratándose de un roster tan joven, ésta fue la primera probadita de playoffs para muchos de los jugadores de Toronto. Ahora, el equipo tratará de convertir las derrotas en lecciones.

Algunas de esas lecciones serán básicas.

“Simplemente estar en los playoffs y ver cómo te sientes cuando estás en estos juegos, creo que ésa es la lección principal”, dijo el capataz de los Azulejos, el boricua Charlie Montoyo. “Saben que son lo suficientemente buenos ahora para competir con quien sea, pero cuando llegas a este punto, es otra cosa”.

Una de las lecciones más importantes que aprendieron los Azulejos fue que los errores que se cometen un martes por la noche en la temporada regular son muy distintos a los que se cometen en los playoffs. Durante la campaña, Toronto halló la forma de ganar juegos pese a muchos errores defensivos y muchas pifias a la hora de correr las bases. Pero en la postemporada, eso no funciona.

Bo Bichette aprendió justo eso en el Juego 2, en el que sus dos errores extendieron la segunda entrada de los Rays y permitieron que Hunter Renfroe empalmara el grand slam que selló el destino de Toronto. Cuando Bichette compara a su equipo con Tampa Bay, ésa es la diferencia que percibe.

“No veo un trecho grande. Creo que somos igual de talentosos que ellos, pero ellos hacen todo muy, muy bien”, manifestó Bichette. “No cometen errores. No se vencen ellos mismos. Con mi error en el segundo inning, caímos en desventaja temprano y eso es grande. Eso es algo que [los Rays] no hacen y es algo que saben aprovechar”.

Luego de que Toronto tuviera marca de 32-28 este año después de terminar con 67-95 en el 2019, se hablará mucho de cómo afrontará el equipo el receso de temporada. Interrogantes sobre la nómina serán el enfoque de atención, ya que el club podría estar en posición de ser agresivo en el mercado mientras su joven núcleo todavía no sea elegible para el arbitraje.

El equipo necesita algunas piezas, especialmente ahora que ha llegado el momento en el que puede dar el “salto”. Pero ningún movimiento será más importante que el desarrollo del núcleo.

“Entendemos que somos talentosos y algo bueno de nosotros es que nunca nos rendimos”, dijo Bichette. “Vamos a llevar eso con nosotros el próximo año y tratar de seguir mejorando”.