Bryce Harper ganó con su segundo JMV

18 de noviembre de 2021

NUEVA YORK -- Por votación unánime, Shohei Ohtani obtuvo el jueves la distinción como el Jugador Más Valioso de la Liga Americana, tras una campaña sensacional como lanzador y toletero, algo no visto desde la era de Babe Ruth.

En la Liga Nacional, Bryce Harper conquistó el premio por segunda vez en su carrera.

Ohtani recibió 420 puntos, tras acaparar los 30 votos a primer lugar por parte de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA). Vladimir Guerrero, primera base de Toronto, se ubicó segundo.

El dominicano Guerrero recibió 29 votos a segundo lugar, para totalizar 269 puntos. Su compañero Marcus Semien, pelotero de cuadro, se ubicó en el tercer sitio, con 232 unidades.

El otro voto a segundo lugar fue para el venezolano Salvador Pérez, cátcher de Kansas City.

Ohtani bateó para .257 con 46 jonrones, 100 producidas y un OPS de .965, como el principal bateador designado de los Angelinos de Los Ángeles. Tuvo un registro de 9-2 y una efectividad de 3.18 en 23 aperturas con 156 ponches y 44 boletos a lo largo de 130 entradas y un tercio.

“Los fanáticos estadounidenses y el béisbol estadounidense aceptan más esta idea de que alguien lance y batee, en comparación con mis inicios en Japón. Así que ello me facilitó la transición”, dijo Ohtani. “Estoy muy agradecido por ello”.

Fue la primera temporada completa del derecho japonés de 27 años en el montículo, luego que se sometió a la cirugía de Tommy John en 2019.

Promedió 95,6 mph con su recta, para ocupar el 28vo sitio de las Grandes Ligas entre los pitchers con los lanzamientos suficientes para ser contemplados en esta estadística. Las pelotas que conectó salieron despedidas a 93,6 mph, la sexta mayor velocidad entre los bateadores, de acuerdo con MLB Statcast.

“Yo buscaba ser el Jugador Más Valioso”, dijo Ohtani. “Pienso que todos los peloteros que juegan béisbol profesional quieren esto”.

Ohtani ganó el premio al Novato del Año 2018 en la Liga Americana, luego de dejar las filas de los Hokkaido Nippon-Ham Fighters de la Liga Japonesa del Pacífico para firmar con los Angelinos.

Este año, se convirtió en el primer titular del Juego de Estrellas como pitcher y bateador en la historia de dicho encuentro, que se remonta a 1933.

Sólo otro japonés había conseguido el premio al Más Valioso, Ichiro Suzuki, el jardinero estelar de Seattle, en 2001.

Harper se impuso en la votación a dos jóvenes peloteros dominicanos, Juan Soto y Fernando Tatis Jr.

Un panel distinto de la BBWAA otorgó a Harper 17 de 30 votos a primer lugar, para un total de 348 puntos. Soto fue segundo con seis sufragios a primer lugar y 274 unidades.

Tatis se ubicó en el tercer sitio, con dos votos al sitio de honor y 244 puntos.

Harper se sobrepuso a una recta del dominicano Génesis Cabrera a 97 mph que le impactó el rostro en el juego del 28 de abril ante los Cardenales de San Luis. La pelota le rebotó en la muñeca izquierda.

Bateaba para .211 con tres impulsadas en mayo. Ingresó en la lista de los lesionados del 22 de ese mes al 5 de junio.

“Tuve que tomarme una pausa y entender que mi muñeca me dolía aún. Mi rostro y mi mentalidad no eran probablemente de lo mejor”, dijo Harper.

Terminó logrando un promedio de .309, con 35 jonrones por Filadelfia. Encabezó las Grandes Ligas con un slugging de .465 y un OPS de 1.044.

Empató en el primer sitio con 42 dobletes y contabilizó 84 remolcadas.

Pero los Filis se perdieron los playoffs por tercera temporada consecutiva desde que Harper firmó con ellos un contrato por 13 años y 330 millones de dólares. Harper recibió el voto unánime para ser el Jugador Más Valioso en 2015 con Washington.

Es apenas el quinto pelotero que gana el premio con diferentes equipos. Antes lo consiguieron Jimmie Foxx, Frank Robisnon, Barry Bonds y Alex Rodríguez.

“Este premio se siente algo diferente”, comentó. “Pienso que, por el hecho de ser un poco más viejo, más maduro, valoro más el hecho de tener los compañeros que tengo, la familia que tengo, ahora con mis niños”.

Harper se hizo de un bono de medio millón de dólares por ganar el premio al Más Valioso en su tercera temporada de un contrato por 13 años y 330 millones de dólares.