Shelton: Piratas en la "dirección correcta"

6 de octubre de 2021

PITTSBURGH - Los Piratas cerraron los libros a su temporada 2021 el domingo en PNC Park.

No fue un juego bonito. A veces resultaba confuso. Pero la derrota por 6-3 ante los Rojos fue un resumen conciso de su año en su conjunto, aunque los Piratas creen que por la manera que terminaron el año eso apunta hacia un mejor futuro.

Así es como se desarrolló el Juego 162, cómo reflejó la temporada de los Piratas y dónde pueden estar los aspectos positivos.

Las luchas del cuerpo monticular

La prevención de carreras fue inestable para los Piratas, que terminaron con la tercera peor efectividad en las Grandes Ligas (5.08). El domingo, la mayor parte del daño fue a manos del bullpen, ya que Cody Ponce permitió cuatro carreras en una entrada y un tercio.

Pero después de una temporada de altibajos, Mitch Keller subió al montículo una vez más antes de iniciar su preparación durante el invierno. Lanzó tres entradas y cedió una carrera para reducir su efectividad en la temporada a 6.17. El mánager Derek Shelton, quien fue expulsado del juego por argumentar una decisión de repetición, dijo que los Piratas le presentaron desafíos a Keller en la apertura, que el lanzador dijo que estaban relacionados con alargar su brazo completamente al realizar sus lanzamientos y lo logró.

"Se siente realmente bien, tener confianza entrando a la temporada baja y saber que esa es la forma en que necesito mover mi cuerpo y esa es la forma en que necesito trabajar", dijo Keller. "Creo que si continúo haciendo eso, tendré mucho más éxito".

Oportunidad aprovechada

Michael Chavis pegó tres hits mientras reemplazaba a Bryan Reynolds, quien terminó la temporada con un promedio sobre los .300, pero el juego reflejó el tercer peor OPS de los Piratas (.673) en las Grandes Ligas.

Pero después de ser silenciado por el abridor de los Rojos, Reiver Sanmartin, a lo largo de seis entradas con una carrera permitida, un joven Pirata dio un paso al frente y aprovechó la oportunidad de ver acción en las Grandes Ligas.

En un conteo de dos strikes, Oneil Cruz, el prospecto número 3 de los Piratas, se agachó para enviar un cambio de Mychal Givens por encima de la verja del jardín derecho-central. El batazo de 408 pies -proyectado por Statcast- fue el primer jonrón en las Grandes Ligas para el prospecto No. 52 en MLB.

"Es bastante increíble ver que tiene suficiente poder para sacarla", dijo Keller. "Es un gran jugador".

De las cinco pelotas que Cruz puso en juego en sus primeros dos partidos en Grandes Ligas, cuatro fueron golpeadas de manera sólida (más de 95 mph), y su sencillo de 118.2 mph el sábado lo colocó en el 1% superior de las Grandes Ligas en velocidad de salida.

“Es realmente muy emocionante”, dijo Cruz a través del intérprete Mike González. “Es algo por lo que he estado trabajando muy duro, y lograrlo aquí en el último juego ... eso es muy importante para mí. Y estoy muy agradecido".

Sin barridas, pero un cierre sólido

Los Piratas no lograron barrer una serie esta temporada de dos partidos o más, ya que su derrota el domingo marcó la 16ta oportunidad que fallaron en lograrlo. Se convirtieron en el sexto equipo en la era divisional (desde 1969) en no asegurar una barrida de dos o más juegos en una temporada de 162 juegos, según Elias Sports Bureau.

Con la derrota, los Piratas terminaron 61-101 en la temporada. Sin embargo, esa no es la estadística en la que están pensando los Bucs. Están pensando en cómo terminaron y lo que se demostraron a sí mismos en el proceso.

Incluso con una plantilla diezmada por los movimientos hechos en la fecha límite de cambios y algunas lesiones a lanzadores y bateadores claves, los Piratas terminaron la temporada con marca de 13-12 en sus últimos 25 juegos. Shelton atribuye eso al trabajo realizado en conjunto.

“Estoy muy orgulloso de la cultura que hemos creado aquí”, dijo Shelton. "Nos estamos moviendo en la dirección correcta".