Arozarena dejó a muchos con la boca abierta

6 de abril de 2021

En octubre, el cubano Randy Arozarena demostró de lo que es capaz en el plato. Pero el lunes, expuso también sus habilidades con el guante.

Arozarena hizo una atrapada que inmediatamente se convirtió en candidata para ser la mejor del año, en la derrota de su equipo por 11-2 ante los Medias Rojas en el Fenway Park.

“Fue un batazo difícil desde que salió, pero sabía que si corría fuerte podía llegarle”, dijo Arozarena después del juego.

La jugada por sí sola es suficientemente impresionante, sin necesidad de añadir contexto alguno. Pero lo hecho por Arozarena toma mayor importancia cuando se toma en cuenta que el cubano estaba preparado para defender la pradera izquierda e incluso disputó los primeros dos innings al frente del Monstruo Verde. Los jardines de los Rays cambiaron una vez el patrullero central Kevin Kiermaier salió del partido por una lesión en el cuádriceps.

Al final, la atrapada dejó a varios con la boca abierta.

“Pensé que pasaría encima de su cabeza”, dijo el lanzador de Tampa Bay, Michael Wacha. “Pensé que estaba aún en el izquierdo, pero cuando miré estaba en el jardín derecho haciendo una gran jugada para nosotros”.

Arozarena no ha estado al mismo nivel de la postemporada aún -- tiene de 11-4 con una base por bolas en tres partidos – pero el lunes sirvió como recordatorio de que no hay que quitarle la mirada.

“Salió de la nada y apareció en la brecha”, dijo el manager de los Rays, Kevin Cash. “Demostró tener un gran alcance en los jardines”.