Seis conclusiones de la temporada de los Rojos

19 de octubre de 2022

Cada semana de octubre, haremos un vistazo tanto a la campaña que acaba de terminar con miras a la temporada baja. Esta semana, es un vistazo a algunos desarrollos de 2022.

El récord de 62-100 que los Rojos acaban de registrar esta temporada deja poco espacio para palmadas en la espalda o celebraciones. Fue un año difícil en casi todas las áreas de desempeño: ofensiva, defensiva y pitcheo.

Momento decisivo

Después de varios cambios para reducir costos que vieron partir a algunos veteranos clave durante un entrenamiento de primavera acortado, los Rojos abrieron la temporada 2022 con un récord de 3-22. Eso los convirtió en uno de los tres clubes en la historia moderna de las Grandes Ligas (Orioles de 1988, Tigres de 2003) que comenzaron con tres o menos victorias en los primeros 25 juegos. En los 82 juegos que siguieron, Cincinnati tuvo marca de 41-41, pero cualquier posibilidad de competir fue efectivamente eliminada.

Lo que aprendimos

Aunque los Reds tienen un largo camino por recorrer para volver a ser competitivos, el club observó a algunos de los jugadores que llegaron en los numerosos canjes. Después de perderse la mayor parte de la primera mitad por lesiones, el jardinero Jake Fraley bateó para .295 con un OPS de .903 y 11 jonrones en la segunda mitad, principalmente contra lanzadores diestros. Fraley fue parte del paquete que vino de los Marineros en el canje por Jesse Winker y Eugenio Suárez.

El jugador de cuadro Spencer Steer, el prospecto número 7 de la organización, fue el único prospecto de Triple A entre los 11 adquiridos a mitad de temporada, cuando cinco jugadores más fueron movidos antes de la fecha límite de canjes. Steer, quien vino de los Twins en el cambio por Tyler Mahle, mostró signos de ser un bateador diestro capaz con versatilidad defensiva.

Mejor desempeño

La llegada de tres prospectos, los novatos Hunter Greene, Nick Lodolo y Graham Ashcraft, dio a los Rojos razones para sentirse bien con su futura rotación.

Greene, quien rutinariamente alcanzaba las 101-102 mph con su bola rápida, tuvo la mayor cantidad de altibajos, pero demostró varias veces que podía proporcionar salidas electrizantes cuando estaba sólido. El zurdo Lodolo se sobrepuso a una lesión en la espalda que le costó dos meses, pero demostró que podía acumular ponches con su bola rápida y curva. Ashcraft, quien fue ascendido en mayo, aportó su propia velocidad de tres dígitos con su "cutter" y "sinker", indujo contacto débil y redujo las bases por bolas mientras ganaba confianza.

Área por mejorar

Casi en todas partes. Como equipo, los Rojos se ubicaron cerca de la parte inferior de la MLB en varias categorías, incluyendo OPS, el corrido de bases, defensa dentro del cuadro y efectividad. El club despidió a cinco entrenadores el jueves con la esperanza de que tener algunas voces diferentes pudiera ayudar a algunos de los jugadores que aún están en desarrollo.

En ascenso

Ahora, el prospecto número 1 de los Rojos, el campocorto Elly De La Cruz está ascendiendo rápidamente en el sistema. En 120 juegos combinados para Dayton en Clase A y Chattanooga en Doble A, Cruz, de 20 años, bateó para .304 con un OPS de .945, 28 jonrones y 47 bases robadas. Con solo 47 juegos por encima de Clase A y una alta tasa de ponches, es poco probable que De La Cruz abra el 2023 en el roster, pero ciertamente podría abrirse camino hacia un debut en Grandes Ligas más temprano que tarde.

MVP del equipo

Es una selección poco convencional nombrar a un bateador que terminó con 14 jonrones y un OPS de .701 como MVP del equipo, pero Kyle Farmer fue el líder de equipo indispensable dentro del clubhouse y en el campo. Lideró al equipo en juegos (145), hits (134) y dobles (25). También dejó el campocorto por José Barrero en agosto y jugó aún mejor en la tercera base en los últimos dos meses de la temporada.