Félix, “Rey” de un solo partido en Seattle

18 de enero de 2021

SEATTLE – La Gran Unidad. El Rey Félix. El Gran Arce. Hay muchos nombres y juegos para elegir cuando se trata de encontrar las mejores actuaciones individuales de pitcheo en la historia de los Marineros.

Pero lo logramos y elegimos las cinco mejores. Para este trabajo, sólo incluimos la mejor actuación de cada lanzador con los Marineros para así hacer más variado el ranking.

1. Félix Hernández
15 de agosto del 2012 vs. Rays
9 IP, 0 H, 0 C, 0 BB, 12 K, 113 pitcheos; juego perfecto

El arte. La coronación. El Rey. Éste fue el día en el que el venezolano Hernández pasó a ser conocido ya no por la fanaticada de los Marineros, sino por todos los seguidores del béisbol en general, como “Félix”. La joya fue su coronación entre los mejores de su generación.

La enfática celebración de Hernández con los brazos elevados, al igual que su pierna derecha, en esa soleada tarde de Seattle sigue estando – junto a Ken Griffey Jr. anotando con el doble del puertorriqueño Edgar Martínez – entre los momentos más icónicos de la franquicia. Hasta la fecha, sigue siendo el más reciente entre los 23 juegos perfectos que se han lanzado en la historia de las Grandes Ligas.

Con un invisible cambio y una engañosa curva para mezclar con su recta de más de 95 mph, Hernández ponchó a una docena de bateadores aquel día, incluyendo a ocho de los últimos 12 enfrentados, la clara imagen de un lanzador que mejora a medida que pasan los innings. Además, fue ayudado por lo que terminaría siendo un oportuno hit de su compatriota Jesús Montero, un sencillo en la tercera entrada que terminó siendo la diferencia en una victoria por 1-0 de los Marineros.

2. Randy Johnson
2 de octubre de 1995, vs. Angelinos
9 IP, 3 H, 1 C, 1 BB, 12 K, 125 pitcheos

Elegir el mejor partido de Johnson con los Marineros no fue fácil, pero dado todo lo que estaba sobre la mesa con el juego de desempate de la División Oeste de la Liga Americana de 1995, esta apertura encabeza la lista.

Con la temporada en juego, Johnson lideró el pase de los Marineros a los playoffs lanzando su sexto juego completo de aquel año, permitiendo una sola carrera con tres hits y una base por bolas, junto a 12 poches, ganando así su 18vo encuentro de la campaña. Fue la guinda que faltaba para ganar el primero de sus cinco Premios Cy Young.

Relacionado

3. James Paxton
8 de mayo del 2018 ante los Azulejos
9 IP, 0 H, 0 C, 3 BB, 7 K, 99 pitcheos; No-hitter

El juego sin hit ni carrera de Paxton es uno de los más interesantes en la memoria reciente: El zurdo cubrió la ruta con unos Marineros luchando por el primer puesto, lo hizo con menos de 100 envíos, su recta alcanzó su máxima velocidad en la novena entrada y, por sobre todas las cosas, lo hizo en Canadá, el país donde nació. “The Big Maple”, quien fue elegido en el Draft por los Azulejos pero decidió no firmar, también lanzó el primer juego completo de su carrera para concretar su no-hitter.

Paxton se convirtió en apenas el segundo canadiense en lanzar un sin hit ni carrera, pero el primero en hacerlo en su país. Además, se convirtió en apenas el 12do lanzador en tirar un no-hitter con menos de 100 lanzamientos.

4. Hisashi Iwakuma
12 de agosto del 2015, vs. Orioles
9 IP, 0 H, 3 BB, 7 K, 116 pitcheos; No-hitter

Iwakuma hizo historia para los Marineros y las Grandes Ligas al tirar el quinto no-hitter de la franquicia y convirtiéndose en apenas el segundo serpentinero japonés después de Hideo Nomo (1996, 2001) en realizar la hazaña en las Mayores.

Iwakuma trabajó con finura al lineup de los Orioles, utilizando una combinación de sinker y recta de los dedos separados para conseguir 10 outs con rodados ante una de las alineaciones más peligrosas de la Gran Carpa en el 2015. Dio dos bases por bolas en la cuarta entrada, pero retiró a 14 de los últimos 15 bateadores que enfrentó.

5. Erik Hanson
1 de agosto de 1990 vs Atléticos
10 IP, 2 H, 0 C, 0 BB, 11 K, 122 pitcheos

En una era cuando cubrir la ruta era la normal, Hanson lanzó 10 innings en blanco contra los Atléticos (eventuales campeones de la Liga Americana) con 11 ponches y sólo dos hits permitidos. Desafortunadamente para Seattle, el juego estaba empatado tras 10 actos y el relevista Mike Schooler permitió un sencillo que le dio la victoria a Oakland en el 11mo.

Hanson fue de los pocos puntos brillantes de los Marineros en 1990, gracias en parte a aquella inolvidable noche el Coliseo. Aquel año, tuvo foja de 18-9 con efectividad de 3.24, ponchando a 211 en 236 innings en un equipo que terminó quinto en el Oeste de la Americana con foja de 77-85.