Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Al cambiar a Matt Kemp, los Bravos le abren el camino a Ronald Acuña, entre otros beneficios

MLB.com

ATLANTA -- Si todo sale bien como el equipo lo tiene previsto, los mayores beneficios de la primera maniobra de peso del gerente general de los Bravos, Alex Anthopoulos, se verán para el arranque de la temporada del 2019. Pero también existen varios aspectos positivos derivados de su exitoso intento por canjear al jardinero veterano Matt Kemp y su cargado contrato.

Anthopoulos dejó la mesa puesta para lo que el resto de la temporada muerta podría traernos y también mejoró la posición económica del club a largo plazo el sábado, cuando envió a Kemp a los Dodgers a cambio el derecho Brandon McCarthy, el zurdo Scott Kazmir, el utility Charlie Culberson y el primera base mexicano Adrián González, quien tras completarse el cambio fue dejado en libertad.

ATLANTA -- Si todo sale bien como el equipo lo tiene previsto, los mayores beneficios de la primera maniobra de peso del gerente general de los Bravos, Alex Anthopoulos, se verán para el arranque de la temporada del 2019. Pero también existen varios aspectos positivos derivados de su exitoso intento por canjear al jardinero veterano Matt Kemp y su cargado contrato.

Anthopoulos dejó la mesa puesta para lo que el resto de la temporada muerta podría traernos y también mejoró la posición económica del club a largo plazo el sábado, cuando envió a Kemp a los Dodgers a cambio el derecho Brandon McCarthy, el zurdo Scott Kazmir, el utility Charlie Culberson y el primera base mexicano Adrián González, quien tras completarse el cambio fue dejado en libertad.

Curiosamente, el primer canje importante de Anthopoulos como GG de los Bravos también acabó con la pesadilla que generó el cambio del lanzador cubano Héctor Olivera, que fue orquestado por el ex gerente general John Coppolella y el ex escucha internacional Gordon Blakeley. Coppolella y Blakeley fueron las primeras fichas en caer durante la investigación de MLB que orilló a Anthopoulos a dejar a los Dodgers en noviembre para dirigir el reconstruido departamento de operaciones de béisbol de Atlanta.

En un intento por corregir su error previo a la fecha límite de cambios del 2016, los Bravos enviaron el indeseado contrato de Olivera a los Padres a cambio del también indeseado contrato de Kemp. El desempeño inicial de Kemp en Atlanta fue alentador, pero mientras sus hábitos de acondicionamiento y problemas en la corva se convertían en una preocupación en verano pasado, los Bravos no tuvieron más que deshacerse del jardinero y los US$36 millones que le debían por las próximas dos campañas.

Veamos de qué manera los Bravos podrían beneficiarse de este acertado canje:

El efecto Acuña
No había duda de que los Bravos iban a deshacerse de uno de sus dos veteranos jardineros de las esquinas este invierno, para crearle un espacio en el lineup al aclamado prospecto venezolano Ronald Acuña, quien se espera haga su debut en la Gran Carpa en algún momento de la próxima temporada. Lucía más fácil canjear a Nick Markakis, pero era más grande el deseo de deshacerse de Kemp y su pesado contrato.

Aunque existe la posibilidad de que Acuña integre la alineación en el Día Inaugural por Atlanta, el equipo podría optar por postergar un poco su ascenso hasta más adelante en la campaña. Esto último deja abierta la posibilidad de que el jardinero debute en mayo o a principios de junio.

Si los Bravos fuesen grandes candidatos a contender en el 2019, sería más fácil justificar el llamado de Acuña desde el Día Inaugural. Pero como están las cosas, luce más prudente retardar un poco su debut en la Gran Carpa y extender sus años bajo control contractual en Atlanta.

El efecto económico
Los Bravos estaban dispuestos a agregarle aproximadamente US$30 millones a su nómina este año para tener una mejor posición económica el próximo invierno, cuando podrían tener una flexibilidad de por lo menos US$80 millones en su roster y así poder competir con más fuerza en un mercado libre que incluiría a nombres sonoros como Bryce Harper, Clayton Kershaw, Manny Machado, Craig Kimbrel y varias otras estrellas.

Una vez que los Bravos evalúen el progreso que Mike Foltynewicz, Sean Newcomb, el brasileño Luiz Gohara, Max Fried y otros de sus prospectos en ascenso esta pasada campaña, tendrán una idea más clara de cuáles son las necesidades del club y de cómo sacarles el mayor provecho a sus recursos económicos.

El próximo año marcará la primera vez desde el invierno 2008-2009 que los Bravos han tenido la suficiente flexibilidad en su nómina para dar de qué hablar en la agencia libre y el mercado de canjes. En aquel entonces, pretendieron a los abridores CC Sabathia y A.J. Burnett, antes de tener que conformarse con un contrato de cinco años para Derek Lowe, quien al menos tuvo un mejor regreso que el japonés Kenshin Kawakami.

Siempre es bueno contar con flexibilidad en la nómina, pero la clave es saber gastar ese dinero en los jugadores indicados.

El beneficio para la defensa
Entre los 125 jardineros de Grandes Ligas que compilaron al menos 100 visitas al plato el año pasado, Markakis ocupó el lugar 105 con menos-5 Outs por Encima del Promedio y Kemp ocupó el último puesto con menos-17.

Anthopoulos hizo hincapié en que deseaba mejorar la defensa de su club en un intento por realzar el potencial valor de su cuerpo de lanzadores joven. Todavía existe la posibilidad de que también intente canjear a Markakis. Pero por ahora, podemos decir que el directivo ya hizo el movimiento más significativo para mejorar su defensa.

Si Markakis aún sigue en el equipo para cuando Acuña debute, es posible que el veterano sea trasladado al jardín izquierdo. Pero dadas las dimensiones del SunTrust Park, les beneficiaría más a los Bravos tener a Acuña cubriendo los rincones del bosque izquierdo y mantener a Markakis en el jardín derecho.

Beneficios inmediatos
Con la llegada de McCarthy y Kazmir, los Bravos parecen haber cumplido con su deseo de añadirle experiencia a su rotación. Aún existe la posibilidad de que Atlanta se anime a cambiar al colombiano Julio Teherán este invierno, pero por ahora los Bravos sienten que cuentan con la profundidad necesaria para proteger el desarrollo de sus lanzadores jóvenes. 

Mientras que el historial de lesiones de Kazmir genera incertidumbre, McCarthy demostró estar lo suficientemente sano al final de la temporada pasada como para hacerles pensar a los Bravos que comenzará el 2018 integrado a su rotación. Atlanta se conformaría si el derecho les diera al menos 150 entradas.

Culberson ya no tiene opciones de liga menor y, por ende, tiene bastantes posibilidades de estar en el roster del Día Inaugural por Atlanta. Su presencia le brinda a Anthopoulos algo de flexibilidad mientras el equipo decida cómo utilizar al panameño Johan Camargo, si será mayormente como tercera base o en calidad de jugador utility.