Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

El bullpen de los Astros fue un héroe inesperado

MLB.com

Antes del Juego 7 de la Serie Mundial, los cuerpos de relevistas de los Dodgers y los Astros habían sido utilizados con mucha frecuencia y bateados con libertad. El de los Dodgers dejó 4.50 de efectividad (14 carreras limpias en 28 innings) en los primeros seis juegos del Clásico Otoñal, mientras que el de Houston era de 7.29 (17 rayitas merecidas en 21 actos).

Ambos bullpens se portaron a la altura en el Juego 7, pero fueron los relevistas de los Astros los que jugaron un rol predominante asegurando la victoria 5-1 y con ello la primera Serie Mundial en la historia de la franquicia. 

Antes del Juego 7 de la Serie Mundial, los cuerpos de relevistas de los Dodgers y los Astros habían sido utilizados con mucha frecuencia y bateados con libertad. El de los Dodgers dejó 4.50 de efectividad (14 carreras limpias en 28 innings) en los primeros seis juegos del Clásico Otoñal, mientras que el de Houston era de 7.29 (17 rayitas merecidas en 21 actos).

Ambos bullpens se portaron a la altura en el Juego 7, pero fueron los relevistas de los Astros los que jugaron un rol predominante asegurando la victoria 5-1 y con ello la primera Serie Mundial en la historia de la franquicia. 

Brad Peacock (dos innings), el dominicano Francisco Liriano (un tercio de acto), Chris Devenski (otro tercio) y Charlie Morton (cuatro entradas) se combinaron para lanzar 6.2 episodios, en los cuales permitieron una carrera, tres hits, dos boletos y sumaron seis ponches. 

No se trató de una tarea fácil esa que les encomendaron, dominar al lineup de los Dodgers por un trecho tan largo y con la Serie Mundial en juego, pero después de la salida del abridor Lance McCullers Jr. en el tercer inning, sobra decir que pasaron la prueba con una excelente calificación.

Y nadie sacó mejor nota que Morton. Con los Astros arriba 5-0 en la sexta entrada, el manager A.J. Hinch le entregó la pelota al derecho Morton, que venía de tirar 6.1 muy buenos episodios en el Juego 4 como abridor. Morton se metió en problemas rápidamente al permitir un sencillo de Joc Pederson y darle un boleto a Logan Forsythe. Lograría dominar a Austin Barnes con un elevado al campocorto, pero Andre Ethier trajo la primera de los Dodgers con un hit remolcador a la parte derecha del campo.

Sin embargo, a partir de ahí Morton apretó el brazo, ponchando a Chris Taylor y retirando a Corey Seager con un rodado manso. Morton, que estaba haciendo la segunda presentación como relevista de su carrera (186 aperturas en temporada regular), procedería entonces a retirar a los próximos nueve toleteros de los Dodgers para ponerle punto final al juego.

"Logramos mantener callado a un muy buen lineup", dijo Morton después del juego. "Me sentí muy bien. Al principio del juego estaba un poco emocionado, como sobre lanzando un poco, pero me pude calmar y empecé a hacer buenos pitcheos".

El trabajo de Morton recibió elogios hasta en el bando contrario. "La velocidad, la slider, estaba realmente al tipo", dijo el piloto de los Dodgers, Dave Roberts. "Nunca pudimos dar el hit cuando lo necesitamos".

"Yo me sentía cómodo con él cerrando el juego por unos tres innings, pero lo hizo por cuatro", dijo Hinch. "Por más que uno trate de anticipar este juego, las cosas nunca pasan como pensabas".