Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Corazón de guerrero: José Altuve guía a los Astros a otra postemporada

23 de septiembre de 2018

Es imposible predecir lo que va a suceder en una temporada de béisbol. Es larga y siempre ocurren eventos inesperados, ya sea una mala racha, lesiones, nuevos compañeros, la pérdida de otros o cambios en la directiva. Hay un sinnúmero de cosas que pueden pasar, pero, así como en un

Es imposible predecir lo que va a suceder en una temporada de béisbol. Es larga y siempre ocurren eventos inesperados, ya sea una mala racha, lesiones, nuevos compañeros, la pérdida de otros o cambios en la directiva. Hay un sinnúmero de cosas que pueden pasar, pero, así como en un juego de béisbol, nada es definitivo hasta el último out. Ciertamente, así ha sido esta temporada para los Astros, pero en especial, para el jugador actual más valioso de la Liga Americana, José Altuve.
El "gigante," como le suelen decir, se caracteriza por su sencillez, disciplina y enfoque inquebrantable. Pero lo más notorio es su continua actitud positiva y su compromiso con su trabajo - que claro está - es mucho más que un trabajo o una habilidad: jugar béisbol es una vocación para él. Esta suma de atributos hace que Altuve enfrente cada situación u obstáculo que se le presente con actitud de triunfador y que despliegue liderazgo y un entusiasmo contagioso que le añade una mayor dimensión a sus atributos como ser humano y como atleta profesional.
EL GUERRERO
Ha sido una temporada bastante inusual y llena de altibajos para la segunda base. Por una parte, Altuve recibió una meritoria extensión de siete años de su contrato con los Astros, motivo de gran alegría y admiración. Pero por otra parte, también fue puesto en la lista de lesionados por primera vez en su carrera de ocho años en Grandes Ligas, debido a dolores e inflamación en la rodilla derecha. Altuve perdió 21 juegos entre el 29 de julio y el 21 de agosto. Antes de su lesión, era líder en hits entre la Liga Americana.

"Creo que esa fue la diferencia entre este año y los otros: mi primera vez en la lista de lesionados. Creo que se entiende un poco después de todos los partidos que hemos jugado los últimos dos años. Ya gracias a Dios estoy saludable y dispuesto a ayudar a mi equipo otra vez", expresó el venezolano con convicción.
Es preciso destacar que Altuve nunca dejó que su lesión lo distrajera de la meta en común: llegar a la postemporada. Pero más allá, hay que mencionar que esta lesión no lo despojó de su rol como líder del equipo. Estuvo presente y al lado de sus compañeros mientras se recuperaba y continuó siendo el ejemplo a seguir.
Altuve explicó la importancia de estar cerca de sus compañeros para no interrumpir el balance perfecto que han creado en el clubhouse. Tan grande es su nivel de compromiso, que viajó a todas las giras con el equipo aun estando en la lista de lesionados.
"Estuve en todas las series con ellos trabajando en la rehabilitación para volver lo más pronto posible, además de los juegos de asignación en Triple A. Gracias a Dios todo salió bien y, hoy en día, estoy saludable para seguir jugando y ayudando mi equipo."
BORRÓN Y CUENTA NUEVA
Tiene sentido pensar que el venezolano usaría sus experiencias del año pasado para guiar sus pasos esta temporada, ya que fue tan exitosa que resultó en un título mundial. Como pelotero, se busca siempre la ecuación perfecta para volver a tener el mismo éxito o sobrepasarlo. Obviamente, no es fácil repetir el triunfo porque el jugador se enfrenta continuamente con situaciones y circunstancias que están fuera del control de un individuo. Lo único que se puede controlar, hasta cierto punto, son las acciones de uno mismo. Altuve explica que la clave está en voltear la página y no vivir en el pasado sin importar qué tan exitoso haya sido.

"Cuando uno deja de hablar del pasado, no importa qué tan bueno o malo sea, empiezas a hablar de lo que quieres hacer otra vez. Creo que eso marca el camino para la temporada."
La ecuación perfecta para llegar a una postemporada es borrar el pasado y enfrentar cada temporada nueva como si fuera la primera desde un principio. Altuve insiste en que es importante no comparar, sino hablar de metas nuevas, y por supuesto, nunca conformarse.
Si la meta es volver a ganar una Serie Mundial, les urge a sus compañeros que hablen de cómo lograrlo. Que entrenen desde un principio en la temporada baja como si el pase a la postemporada ya estuviera garantizado.
"Todos sabemos lo que pasó el año pasado - la Serie Mundial - conseguimos la meta. Llegar a Spring Training y ya no hablar de lo que hicimos, sino lo que queremos hacer otra vez. Creo que eso fue la clave para tener el éxito que estamos teniendo ahora."
Altuve asegura que adoptar esta mentalidad es fácil cuando todo el equipo comparte la misma meta. La segunda base se enfrentó a la nueva temporada con actitud ganadora, determinación y la misma pasión de siempre, confiando en sus habilidades y en las de sus compañeros.
"Todos los muchachos estaban en la misma página. Querían ganar otra vez. Estamos trabajando duro para que eso pase."
HASTA EL ÚLTIMO OUT
Cuando se le pregunta a Altuve de qué se siente más orgulloso en su carrera, responde ganar la Serie Mundial para un pelotero es lo más grande que puedes conseguir en tu carrera. Es una respuesta bastante convencional, lo que uno esperaría escuchar - pero le dio seguimiento a la pregunta con los siguientes comentarios:
"Pero creo que siempre hay algo mejor que ganar una Serie Mundial - y es ganar dos. Y siempre hay algo mejor que ganar dos y es tres. Lo que te quiero decir con esto es que todos los años, no importe el equipo que tenga, voy a dar lo mejor de mí para ayudar a mi equipo a ganar y llegar a la Serie Mundial."

Altuve es la definición de la perseverancia y el enfoque, especialmente si se trata de llegar a una postemporada. La perseverancia combinada con una actitud positiva son las cualidades necesarias para liderar a un equipo a la postemporada. Entrando en la postemporada, la mentalidad triunfadora y la meta común se intensifican y se convierten en obsesión. Cuando se le pregunta al pelotero cómo ve el equipo en estos momentos decisivos, responde que tienen todo lo necesario para llegar lejos.
"Bastante bien. Tenemos de todo un poco, buen picheo, buena defensa. Estamos bateando bien y el hecho que estemos en primer lugar es lo más importante," confirma el pelotero.
Altuve reitera que la química y la conexión que existe entre todos es lo que hace de los Astros un equipo excelente. Aun estando en la posición estelar en la que se encuentra, reconoce que todos se complementan. El éxito del equipo no cae sobre los hombros de uno, sino de todos. Todos dan la cara por los Astros, porque todos son responsables por el triunfo que ha tenido el equipo.
"La química que hay entre nosotros nos hace únicos," explica el venezolano. "No tenemos uno o dos peloteros que salen a dar la cara por el equipo, sino creo que los 25 peloteros dispuestos a hacer todo lo que puedan para llevar el equipo a ganar. Creo que eso es lo que nos mantiene vivos el día a día con las ganas de querer seguir ganando."
IMPARABLE
Altuve mantiene la certeza de que todo es posible y de que todo se puede lograr hasta no llegar al último out de un juego. El venezolano lleva consigo esa mentalidad de nunca rendirse, no solo durante la temporada regular y la postemporada, sino también durante la temporada baja. Altuve nos explica que su régimen de preparación implica llevar en mente la convicción de llegar a una postemporada. Hay que fortalecer el aspecto mental y emocional continuamente y esforzarse siempre por mantener una actitud positiva. Esto es tan importante como cuidar de su cuerpo con descanso, buena alimentación y un régimen adecuado de ejercicios.
"Tienes que tener tres cosas fundamentales: primero, descansar. Descanso cuatro a cinco semanas máximo. Segunda, la buena alimentación que para mí es fundamental, y tercero está el entrenamiento. Creo que descansar complementa el entrenamiento fuerte, y la alimentación complementa a las otras dos. Trato de siempre llevar esas tres: descanso, el trabajo fuerte y la buena alimentación para cuando llegue el Spring Training, estar saludable y dispuesto a lo que el manager necesite."
Como el líder que es, Altuve explica es esencial fortalecer la relación que tienes con sus compañeros. Ya sea con intención de motivar o simplemente motivarse el uno al otro. Alimenta la química perfecta que existe entre ellos aun durante la temporada baja.
"Entreno con mis compañeros. Los últimos dos o tres "offseason", entreno con Dallas [Keuchel], Lance [McCullers Jr.] y Marwin [González]. El año pasado, Justin [Verlander] también estaba con nosotros. Cuando entrenas con tus compañeros, creo que se hace mucho más divertido y más fácil."
La segunda base reitera que desde que empieza a entrenar en la temporada baja, lo hace con una meta única: llegar a la Serie Mundial. Después de probar lo que se siente llegar a la cima, admite que la victoria es adictiva, por eso hace todo en su poder para guiar a su equipo a otra postemporada.
Su mensaje para sus compañeros es que hay que ser implacables en la búsqueda de otro trofeo y que todo se vale hasta el último out. Ahora, su reto es mucho más grande y consiste en hacer historia de nuevo al llegar a otra Serie Mundial por dos años consecutivos.