Luzardo busca cumplir con las expectativas

23 de febrero de 2021

Para una temporada de novato, se puede decir que el 2020 de Jesús Luzardo fue en su mayoría positivo.

Tras comenzar el año como relevista después de que un arribo tardío al Campamento de Verano limitara su carga de trabajo, el zurdo venezolano-peruano terminó con marca de 3-2 y efectividad de 4.12 en 12 juegos de temporada regular (nueve aperturas) y quedó en el segundo lugar entre los novatos de Grandes Ligas con 59 ponches en 59.0 entradas. Son números bien satisfactorios, pero no lo suficientemente buenos para Luzardo.

Existe una razón del porqué los Atléticos nunca se rindieron a las altas expectativas que tenían para Luzardo a tan temprana edad. El zurdo de 23 años de edad acepta la presión de haber sido denominado el próximo gran as para liderar la rotación de abridores en Oakland, la cual sólo parece intensificar sus entrenamientos primaverales mientras inicia la pretemporada, siendo Luzardo un fuerte candidato para abrir en el Día Inaugural por los Atléticos.

“Probablemente le hemos impuesto más responsabilidades a tan temprana edad de lo que hemos hecho con cualquier otro jugador desde que yo estoy aquí”, reconoció el piloto de los Atléticos, Bob Melvin. “La razón es que el muchacho es bien talentoso. Mi expectativa con Jesús es que sea un abridor de la parte alta de la rotación y eso probablemente comience este año. El año pasado, creo que se topó con algunos obstáculos que fueron nuevos para él, mientras que este año creo que estará mejor preparado para enfrentarlos.

“Creo que ha dado un paso hacia adelante este año. Creo que llegará al Juego de Estrellas en algún momento aquí”.

Luzardo desea cumplir esas profecías. Por ello, ha desarrollado una incansable ética de trabajo, una de la cual su compañero, el también lanzador Mike Fiers, fue testigo mientras ambos entrenaron juntos en la Florida.

“Es impresionante verlo trabajar, la manera en que entrena y las metas que se fija”, destacó Fiers. “Tiene grandes expectativas para sí mismo. Siempre es bueno ver a un muchacho que está luchando por mejorar y estoy seguro de que ustedes verán eso este año. No creo que haya quedado bien contento con lo que hizo el año pasado.

Relacionado

“Creo que sintió que pudo haber hecho mejor las cosas y yo coincido con ello. Lo he visto lanzar por algún tiempo. Creo que el equipo tiene altas expectativas para él. No es que estemos tratando de ejercer presión de más sobre él, sino que el muchacho tiene el material para ser bueno de verdad. Para él, lo primordial es mantenerse en salud”.

La salud es la principal preocupación para cualquier serpentinero. Esto es especialmente cierto para Luzardo, quien ha lidiado con problemas en el brazo y el hombro de lanzar en su joven carrera como profesional. Por ello, el zurdo consideró que haber pasado la temporada anterior libre de lesiones fue un gran logro. Sin embargo, con una campaña completa de 162 juegos esperándole, los desafíos se tornan más difíciles.

Con el fin de preparar su cuerpo para un largo camino, Luzardo pasó el invierno entrenando en Cressey Sports Performance en Júpiter, Florida, bajo un programa de fortalecimiento y acondicionamiento con el enfoque en durabilidad.

“No he jugado una temporada completa, así que veremos cómo nos va este año”, expresó Luzardo. “Creo que estoy en una de las mejores formas de toda mi vida. Siento que mi mecánica de lanzar está donde necesito que esté. Creo que hice todo lo posible en el invierno y no me arrepiento de nada. Estoy listo para demostrar que puedo estar aquí para los 162 (juegos)”.

En cuanto al pitcheo, Luzardo ha trabajado en repetir su mecánica para estar en ritmo para la venidera temporada. Uno de los principales enfoques fue redescubrir su lanzamiento rompiente, el cual perdió efectividad el año pasado tras convertirse en un devastador complemento de su recta de 98 millas por hora durante su breve pero dominante llamado a las Mayores en 2019. Luzardo cree que reencontrarse con dicho pitcheo, además de poseer un sólido cambio y poderosa recta, puede ayudar a evitar algunos de los altibajos por los que pasó en un año que, a pesar de todo, fue lo suficientemente sólido para ganar algunos votos para el premio a Novato del Año de la Liga Americana. 

“Simplemente estaba tratando de recuperar el mismo efecto que tuvo cuando fui llamado por primera vez en 2019”, explicó Luzardo. “Siento que aquel pitcheo rompiente que tuve fue el mejor que he lanzado. El año pasado, no pude darle ese efecto deseado durante todo el año y ahora creo que ha recuperado la forma original”.

En realidad, Luzardo no necesita motivación extra, pero la tiene tras sus dos desafortunadas aperturas en la postemporada el año pasado. El venezolano-peruano se considera un lanzador de momentos importantes, uno mucho mejor que el que cedió siete carreras en 7.2 entradas en aperturas contra los Medias Blancas y los Astros. Entonces, mientras los Atléticos se preparan para defender su título del Oeste de la Liga Americana, Luzardo estará listo para subir de nuevo al montículo y demostrar que puede triunfar en octubre.

“Creo que todos deseamos llegar hasta ahí y demostrar que podemos ganar una Serie Mundial”, exclamó Luzardo. “Para mí, estoy ansioso de regresar a la postemporada y demostrar lo que puedo hacer. Con suerte, lo lograremos este año”.