Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon

noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Morosi: EE.UU. mostró más entrega que nunca en el Clásico

MLB.com

LOS ANGELES -- La selección de los Estados Unidos acababa de ganar su primer título en el Clásico Mundial de Béisbol el miércoles por la noche, una victoria por blanqueada de 8-0 en contra de Puerto Rico, equipo que había llegado invicto a la final. Después de que los integrantes de la escuadra estadounidense celebraron con champaña en el clubhouse, un momento de melancolía pareció invadir el lugar.

David Robertson, quien sacó los últimos tres outs del juego, describió la novena entrada como "la entrada más triste y más feliz que he lanzado. Y si usted se toma el tiempo para entender por qué, entonces apreciará el potencial legado del Clásico Mundial de Béisbol 2017.

LOS ANGELES -- La selección de los Estados Unidos acababa de ganar su primer título en el Clásico Mundial de Béisbol el miércoles por la noche, una victoria por blanqueada de 8-0 en contra de Puerto Rico, equipo que había llegado invicto a la final. Después de que los integrantes de la escuadra estadounidense celebraron con champaña en el clubhouse, un momento de melancolía pareció invadir el lugar.

David Robertson, quien sacó los últimos tres outs del juego, describió la novena entrada como "la entrada más triste y más feliz que he lanzado. Y si usted se toma el tiempo para entender por qué, entonces apreciará el potencial legado del Clásico Mundial de Béisbol 2017.

La ocasión para celebrar era obvia: Robertson había preservado la victoria internacional más importante en la historia del béisbol estadounidense, en una edición del torneo que borró cualquier duda acerca de su continuidad.

El elemento de tristeza también se entiende: Con cada pitcheada, Robertson acercaba a la selección de Estados Unidos a un inevitable rompimiento. Una vez que el antesalista Nolan Arenado fildeó un roletazo de Carlos Correa e hizo el tiro al primera base Eric Hosmer, este cautivador y carismático equipo ya no tenía más juegos por disputar.

Y eso dolió.

"Varios jugadores ya me habían dicho que esta era la mayor experiencia en sus vidas", externó el timonel de EE.UU., Jim Leyland, después del último juego que coronaría una carrera digna del Salón de la Fama. "Escogimos a los jugadores correctos. Tuvimos a los peloteros que realmente querían estar aquí, y esa es la clase de jugadores que deseamos tener aquí".

En otras palabras, el Clásico les importaba mucho. Le tomó menos de tres semanas al equipo de Estados Unidos convertirse en eso mismo: un equipo.

Y ahora tras cuatro ediciones de este torneo, podemos llegar a conclusión: Muchos peloteros estadounidenses que no integraron el roster de 28 jugadores para el Clásico ahora desearían haber recibido invitaciones para jugarlo - o respondieron de otra manera cuando recibieron la invitación. El director del Sindicato de Jugadores de Grandes Ligas, Tony Clark, reconoció este último punto durante una conferencia de prensa el miércoles junto al comisionado Rob Manfred.

Previamente, críticos aseguraron que el Clásico Mundial de Béisbol tomaría mayor relevancia una vez que los ligamayoristas estadounidenses sintieran ese amor por la camiseta. Eso es lo que sucedió esta vez. Ahora parece existir ese interés de vestir el uniforme de los Estados Unidos. Con victorias consecutivas frente a Japón y Puerto Rico, el equipo de las barras y las estrellas transformó la manera en que sus peloteros ven el hecho de jugar por su país.

Los enfrentamientos entre Estados Unidos y Japón o Estados Unidos y República Dominicana ahora cobran una mayor rivalidad, como la que se vivió en Miami y Tokio.

Si usted siguió de cerca el Clásico Mundial de Béisbol del 2017, lo más seguro es que lo haya disfrutado. Y las estadísticas nos dicen que más fanáticos observaron y asistieron a los juegos del Clásico en esta edición. "Momentum" (O auge) es la palabra que Manfred utilizó el miércoles para describir lo que el 2017 significó para la evolución del Clásico Mundial de Béisbol.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación de Major League Baseball ni sus equipos.