Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Tigres confían en la nueva rutina de entrenamientos de Miguel Cabrera

MLB.com

Antes de Miguel Cabrera, estaba Iván Rodríguez. Antes de Rodríguez, estaba Vladimir Guerrero.

Aunque Guerrero nunca jugó por los Tigres, es el pelotero que el gerente general Al Ávila cita cuando se refiere a los problemas de Cabrera en su espalda y el potencial impacto de estos en su carrera. Guerrero pasó tiempo en la lista de lesionados con una hernia de disco en su espalda cuando tenía 28 años de edad en 2003 antes de jugar por ocho años más.

Antes de Miguel Cabrera, estaba Iván Rodríguez. Antes de Rodríguez, estaba Vladimir Guerrero.

Aunque Guerrero nunca jugó por los Tigres, es el pelotero que el gerente general Al Ávila cita cuando se refiere a los problemas de Cabrera en su espalda y el potencial impacto de estos en su carrera. Guerrero pasó tiempo en la lista de lesionados con una hernia de disco en su espalda cuando tenía 28 años de edad en 2003 antes de jugar por ocho años más.

Los Tigres, entonces con Ávila como asistente del gerente general, trataron de adquirir a Guerrero cuando el dominicano se convirtió en agente libre después de la campaña del 2003. En cambio, Detroit, que venía de una temporada con 119 derrotas, decidió arriesgarse y firmar al puertorriqueño Iván Rodríguez, quien también lidiaba con sus propios problemas en la espalda.

"Vladimir Guerrero tenía una rutina de entrenamiento rigurosa que lo ayudó a jugar por muchos, muchos años", les dijo Ávila a reporteros el lunes durante el arranque de las Reuniones de Gerentes Generales en Orlando, Florida. "Pudge Rodríguez, cuando lo firmamos, el muchacho tenía problemas en su espalda, y tuvo que adaptarse a una rutina especial de entrenamiento.

"Nos arriesgamos al firmar a Pudge. Los médicos del equipo no querían que lo firmáramos. El (dueño de los Tigres, Mike) Sr. Ilitch asumió el riesgo. Pero la cosa es que, la rutina de trabajo que él tenía le permitió jugar por muchos años más".

Esto es lo que los Tigres esperan de Cabrera, cuyos problemas en la espalda, que surgieron cuando vio acción en el Clásico Mundial de Béisbol, nunca lo obligaron a caer en la lista de incapacitados, pero sí mermaron su desempeño en la que fue su peor temporada con el madero en sus 15 años de carrera en la Gran Carpa.

"No hay una razón para pensar que Miguel no pueda seguir ese patrón, que es lo que está haciendo este invierno", continuó Ávila. "Esperamos que regrese y esté listo para jugar".

Ávila dijo que ha hablado con Cabrera en par de ocasiones desde que terminó la temporada acerca de la rutina de trabajo que le fue asignada. El entrenamiento que Cabrera llevaba durante el invierno, que se enfocaba en ejercicios de fortalecimiento, era tan rigoroso que los compañeros que entrenaban junto a él lo presumían a través de fotografías en la red social Instagram.

Pero esos días han quedado atrás. El nuevo régimen de entrenamiento de Cabrera se enfoca en agilidad y fortalecimiento de la parte lumbar, cadera y los abdominales.

"Está trabajando en el centro de su cuerpo, y ese es un programa de entrenamiento bien diferente al que tenía antes", resaltó Ávila. "Está básicamente dirigido a fortalecer su espalda y la columna vertebral. En estos momentos, tras hablar con él, creo que el muchacho regresará más fuerte que nunca".

Ávila no se refería a la fortaleza corporal en general, sino a la de la espalda y núcleo del cuerpo del venezolano.

"¿Saben por qué durante la temporada Miggy perdió tanto peso? También perdió fuerza", destacó Ávila. "Entonces era débil en ciertas áreas. Y el solo hecho de perder peso no significa que tus músculos estén lo suficientemente fuertes como para soportar tu espalda. Eso es lo que quiere evitar con este tipo de entrenamiento. Ha perdido el peso que necesitaba perder, y ahora está fortaleciendo esos músculos alrededor del núcleo del cuerpo para darle ese soporte que su espalda necesita".

El impacto y los resultados que dicho entrenamiento tendrán sobe Cabrera están por verse. Los problemas en su espalda el año pasado mermaron evidentemente su poder, disminuyendo su porcentaje de slugging más de 150 puntos sobre su marca de por vida, además de batallar para conectar pitcheos afuera en la zona.

Cabrera cumple 35 años de edad en abril. Tiene seis temporadas más garantizadas en la extensión de contrato que firmó con Detroit hace algunos años. Después de todo el proceso de reconstrucción por el que están pasando los Tigres para convertirse en un equipo más joven, podríamos casi asegurar que Cabrera seguirá siendo un Tigre por muchos años más.

Hasta ahora, Ávila se siente esperanzado con el trabajo de Cabrera.

"Hasta ahora le está yendo bastante bien a Cabrera", aseguró Ávila.