Boomstick: “Yo sabía dónde quería estar”

12 de febrero de 2021

MINNEAPOLIS – La situación contractual del dominicano Nelson Cruz se mantuvo en un limbo durante la mayor parte de la temporada muerta, pero su corazón nunca dejó a Minnesota.

“Como dije antes, al final, yo sabía dónde quería estar”, expresó Cruz. “Todos ellos sabían que yo quería regresar”.

El deseo de Cruz se convirtió oficialmente en realidad el miércoles, cuando los Mellizos anunciaron el contrato de un año y US$13 millones para el 2021. El bateador designado reiteró su deseo de ganar un campeonato en Minnesota junto al grupo de jugadores, ejecutivos y cuerpo de coaches a los que tanto aprecia desde que llegó como agente libre a la organización antes de la temporada del 2019.

“Una vez que uno encuentra cariño en una relación – como yo y (Thad Levine, el gerente general), que nos conocemos desde hace muchos años – no importa qué esté pasando”, siguió Cruz. “Al final del día, sabes que quieres y respetas a la otra persona y tenemos una relación realmente buena.

“Todos sentimos como que yo era parte del equipo incluso cuando no estaba ahí. Yo siempre quise lo mejor para el equipo. No importa dónde esté, incluso si no hubiese sido el caso de que firmara con ellos. Porque siento amor por este equipo. Amor por esas personas. Quería lo mejor para ellos”.

Tener a Cruz de vuelta en el equipo es probablemente lo que siempre fue mejor para el equipo. Su producción en el plato habla por sí sola, tras dos de las mejores campañas de su carrera en Minnesota en el 2019 y 2020. El quisqueyano dio 57 jonrones y tuvo OPS de 1.020 durante ese trecho. Su liderazgo y experiencia en postemporada se volvieron más importantes en una temporada muerta en la que el club perdió a Rich Hill, Jake Odorizzi, Trevor May, Sergio Romo, el venezolano Marwin González y Tyler Clippard.

Relacionado

Éste probablemente sea un año importante de transición en Minnesota, con prospectos de primera línea como Alex Kirilloff, Trevor Larnach, Jordan Balazovic y el dominicano Jhoan Durán podrían recibir la oportunidad de establecerse en las Mayores. Tener a Cruz en el clubhouse como ejemplo, junto a otros veteranos como J.A. Happ, Josh Donaldson y Kenta Maeda, podría ser de ayuda para ellos.

“Creo que es justo decir que Nelson es una rareza en muchos sentidos y es significativo cuando encuentras a alguien que acepta y valora todo lo que está pasando alrededor suyo”, dijo Rocco Baldelli, el manager de los Mellizos.

Cruz no sólo puede ser un buen ejemplo para su compatriota Miguel Ángel Sanó, ayudándolo en los detalles con la preparación y bateando a diario a su alrededor. También sabe cuándo debe dar un paso hacia adelante y hacerse escuchar, o aligerar el ambiente utilizando una bata de baño, produciendo sonrisas en sus compañeros.

“Creo que todos sabemos lo que puede hacer Nelson en el terreno”, dijo Levine. “Su poder es prodigioso, pero lo que hace en la cueva y en nuestra comunidad es igual de importante y todos los equipos siempre están en búsqueda de eso. Pienso que somos afortunados de poder tenerlo en nuestro equipo. Es una pieza muy importante. Lo hemos visto elevar el nivel de juego de quienes lo rodean. Para mí, eso es lo que hace un jugador con calibre de campeón, alguien que tenga la capacidad de no sólo brillar en el terreno a diario, sino de hacer mejores a los jugadores que están a su alrededor”.

Cruz cumplirá 41 años en julio y aunque no está pensando en retirarse pronto, tampoco consiguió el contrato multianual que quería (bromeó diciendo que les dijo a los Mellizos que estaba esperando un pacto de 10 años). De todas maneras, está feliz de estar de regreso en Minneapolis porque piensa que puede tener otra oportunidad de ganar un campeonato, en un conjunto que añadió a los dominicanos Alex Colomé y Hansel Robles, Andrelton Simmons y Happ en este receso de temporada.

Cruz reconoce que una parte de él quería continuar en Minnesota tras haber sido parte de cinco derrotas en postemporada en los últimos dos años combinados. Está emocionado por este equipo, está entusiasmado por el reto que le presentan los Medias Blancas en la División Central de la Liga Americana y no ve la hora de poder regresar a donde siempre cree haber pertenecido.

“He estado aquí por dos años y sé las piezas que necesitamos para avanzar”, dijo Cruz. “Definitivamente, ésa es una de nuestras claves. Al final del día, quieres tener un buen bullpen, buenos abridores, una gran alineación y que los muchachos puedan defender. Creo que añadir a Simmons, a Colomé y a todos los demás nos dará un mayor balance y podremos ser más consistentes durante todo el año.

“Al final del día, como dije, confío en lo que tenemos y tengo esperanza en todo el grupo de entrenadores. No quisiera estar en ningún otro lugar. Quiero hacerlo por la ciudad y el resto de la organización. Realmente me siento afortunado y bendecido, porque Thad me dio la oportunidad de jugar un año más y seguir en esta organización”.