Chirinos brinda valor “en ambos lados de la bola”

27 de octubre de 2019

WASHINGTON – El valor de Robinson Chirinos en los Astros de Houston se vio más claro que nunca este fin de semana en los Juegos 3 y 4 de la Serie Mundial contra los Nacionales, cuando los “Siderales” lograron igualar el Clásico de Otoño con dos triunfos en la ruta.

El venezolano conectó jonrones en ambos partidos, uniéndose a algunos de los nombres más sonoros de la receptoría en la historia de la Serie Mundial. Además, manejó de manera magistral al novato mexicano José Urquidy en el Juego 4, ayudando al oriundo de Mazatlán a tirar 5.0 ceros ante los capitalinos. Estudiando por horas a los bateadores de los Nacionales, Chirinos ha podido manejar con éxito a los lanzadores de los Astros, con la excepción de Gerrit Cole (cuyo “receptor personal” es el puertorriqueño Martín Maldonado).

“Su juego en ambos lados de la bola”, dijo el manager de Houston, A.J. Hinch, al pedírsele hablar de cómo se ha destacado Chirinos en esta Serie Mundial. “Cuando se ve una buena salida de pitcheo, hay que darle crédito al cátcher por guiarlo en situaciones y calmarlo desde el principio. Creo que ‘Robbie’ es un héroe subestimado”.

Autor de 17 cuadrangulares y OPS de .790 en la campaña regular, Chirinos llevaba de 24-2 en 10 encuentros de la postemporada antes del viernes, cuando dio el primero de sus dos bambinazos de este fin de semana. Trabajando con el coach de pitcheo de los Astros, el boricua Alex Cintrón, Chirinos ha podido afinar su mentalidad y estrategia en el plato en este momento tan importante del año.

“Vengo trabajando bien duro en la jaula”, dijo Chirinos, quien jugó más de 10 años en liga menor antes de debutar en las Mayores con los Rays en el 2011. “Estuve dándole swings a los strikes, manteniéndome por el medio del terreno”.

Con Cole en la lomita por Houston en el Juego 5, le tocó a Maldonado iniciar en la receptoría de los Astros el domingo. Pero sea como bateador emergente primero u otra vez detrás del plato a partir del Juego 6 en el Minute Maid Park el martes para recibir los envíos de Justin Verlander—cuyo tercer juego sin hit ni carreras en Grandes Ligas el pasado 1ro de septiembre fue con el venezolano como cátcher--Chirinos no ha terminado de poner su granito de arena en esta gran final de MLB.

“Estoy orgulloso de ayudar a mi equipo a ganar”, dijo Chirinos, Magallanero en la LVBP y quien firmó un contrato de un año y US$5.75 millones con los Astros en diciembre pasado. “Al final, puedes dar jonrones y si no ganas el juego, no significa nada. Pudimos ayudar al equipo a ganar, que es lo importante”.