Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Medias Rojas apalean a Dodgers y se llevan el Juego 1 de la Serie Mundial

Associated Press

BOSTON -- El Fenway Park resultó demasiado engañoso y frío para los Dodgers. El batazo de Eduardo Núñez dio la tranquilidad a los Medias Rojas.

Núñez disparó un jonrón de tres carreras para estirar la ventaja de Boston, que comenzó la Serie Mundial blandiendo los bates con autoridad y derrotó el martes 8-4 a Los Ángeles.

Cobertura completa del partido

BOSTON -- El Fenway Park resultó demasiado engañoso y frío para los Dodgers. El batazo de Eduardo Núñez dio la tranquilidad a los Medias Rojas.

Núñez disparó un jonrón de tres carreras para estirar la ventaja de Boston, que comenzó la Serie Mundial blandiendo los bates con autoridad y derrotó el martes 8-4 a Los Ángeles.

Cobertura completa del partido

Andrew Benintendi y J.D. Martínez lucieron explosivos con el madero en el primer duelo del Clásico de Otoño, ante unos Dodgers que además pasaron penurias para descifrar las peculiaridades de un Fenway donde no juegan a menudo.

Benintendi pegó cuatro imparables, y Martínez impulsó dos carreras en el comienzo del duelo durante una noche fría y con mucho viento.

Pero el batazo de Núñez permitió que Boston pusiera al fin más tierra de por medio respecto de sus rivales.

Video: Medias Rojas reaccionan en la primera

El bullpen de Boston realizó después una buena labor, luego que el duelo entre los abridores Chris Sale y Clayton Kershaw resultó decepcionante. Ninguno de los dos ases tuvo una buena noche.

Desde el inicio, el Fenway causó todo tipo de problemas a los Dodgers.

Mookie Betts inauguró el duelo con un globo que David Freese no puto capturar. El primera base se extravió en la estrecha zona de foul cerca del graderío.

En medio de su distracción, la pelota terminó cayendo detrás de él. No aterrizó en terreno bueno, pero el desaguisado le privó de un out.

Y con una segunda oportunidad, Betts bateó una línea de sencillo que dejó la escena lista para dos carreras en la primera entrada.

"Era importante para nosotros anotar primero y ejercer algo de presión sobre ellos", dijo Betts.

Video: WS2018 Gm1: Kimbrel fans Turner to seal the 8-4 win

En el séptimo capítulo, el jardinero izquierdo Joc Pederson lució dubitativo al perseguir un globo de Benintendi. Corrió hacia las butacas que sobresalen cerca de la línea de foul. La pelota cayó de su guante, para un doblete.

Y poco después, Núñez conectó el batazo clave en un duelo que estaba 5-4.

El frío tampoco les cayó bien a los Dodgers. Mucho menos la hostilidad del público.

Con su estructura angulada, el parque se convirtió en una cámara de resonancia para los gritos del público, incluso antes del primer pitcheo.

"¡Venzan a Los Ángeles!", fue una de las consignas más socorridas. Otras hicieron mofa de Kershaw. Y el dominicano Manny Machado, villano favorito de estos playoffs, escuchó abucheos toda la noche.

Xander Bogaerts bateó un rodado de out que dio la delantera a los Medias Rojas en el quinto acto, y el dominicano Rafael Devers siguió con un sencillo remolcador para colocar el encuentro en 5-3.

Después de que Manny Machado conectó un elevado de sacrificio en el séptimo capítulo para su tercera remolcada, Núñez conectó su vuelacerca por encima del Monstruo Verde, en la parte baja del inning ante Alex Wood.

David Price abrirá por Boston el segundo juego, este miércoles, frente al surcoreano Hyun-Jin Ryun. Será apenas la tercera Serie Mundial en que los dos abridores de los dos primeros juegos son zurdos. Ello había ocurrido sólo en 1963 y 1973.

Por los Dodgers, el dominicano Machado de 3-1 con tres impulsadas. El puertorriqueño Enrique Hernández de 4-0. El cubano Yasiel Puig de 3-0.

Por los Medias Rojas, los dominicanos Núñez de 1-1 con una anotada y tres impulsadas, Devers de 2-1 con una remolcada. El venezolano Sandy León de 4-2.

Chris Sale y Clayton Kershaw decepcionaron en el Juego 1 de la Serie Mundial

Associated Press

BOSTON -- Las actuaciones de los ases Clayton Kershaw y Chris Sale resultaron breves. El duelo entre el as de los Dodgers y el de los Medias Rojas resultó simplemente decepcionante.

Ninguno pudo sacar un solo out del quinto inning, en lo que fue apenas la cuarta vez que los dos abridores de un primer juego del Clásico de Otoño se marchan tan pronto. Ello no había ocurrido desde 2004, también en el Fenway Park.

BOSTON -- Las actuaciones de los ases Clayton Kershaw y Chris Sale resultaron breves. El duelo entre el as de los Dodgers y el de los Medias Rojas resultó simplemente decepcionante.

Ninguno pudo sacar un solo out del quinto inning, en lo que fue apenas la cuarta vez que los dos abridores de un primer juego del Clásico de Otoño se marchan tan pronto. Ello no había ocurrido desde 2004, también en el Fenway Park.

Había pasado mucho tiempo desde la salida de Kershaw de los Dodgers y de su rival Sale cuando Boston selló su triunfo por 8-4.

Pero en postemporada, los duelos de bullpens se han vuelto predecibles. Y las actuaciones de cuatro episodios parecen el nuevo estándar.

Durante un siglo, los ases del montículo eran las luminarias del béisbol. Ocupaban el montículo del primer juego de la serie como si ello les correspondiera por derecho divino y no se marchaban tan fácilmente.

Tan sólo hay que pensar en Bob Gibston hace 50 años, cuando lanzó una blanqueada de cinco hits por san Luis ante Detroit. Aquella labor impresionante incluyó 17 ponches y ningún boleto.

Pero ningún pitcher ha lanzado juego completo en el primer compromiso de la Serie Mundial desde que Cliff Lee, de Filadelfia, derrotó a los Yanquis de Nueva York en 2009. La última blanqueada con juego completo en el primer encuentro del Clásico de Octubre fue conseguida por Dave Stewart, de Oakland, ante San Francisco en 1989.

Aquellas exhibiciones forman parte de una tradición de gemas de pitcheo en los duelos inaugurales de la Serie Mundial, que incluyeron blanqueadas con juego completo por parte del cubano Luis Tiant en 1975 y de Babe Ruth en 1918.

Ahora, los juegos completos en blanco parecen en camino de la extinción, como los uniformes de franela y las escupideras para quienes mascaban tabaco. El béisbol se transforma a su ritmo más acelerado desde hace casi un siglo.

El primer encuentro entre dos lanzadores elegidos siete veces al Juego de Estrellas, en la apertura de una Serie Mundial, fue todo menos un duelo de pitcheo. Sale hizo 91 lanzamientos y Kershaw 79.

Kershaw cayó a una mediocre foja de 9-9 en postemporada. Aceptó cinco carreras y siete hits, además de expedir tres boletos. Andrew Benintendi se convirtió apenas en el segundo bateador zurdo que ha bateado de 3-3 en un juego ante el tres veces galardonado con el Cy Young.

Christian Yelich lo había logrado por Miami el 27 de junio de 2015.

Sale, el espigado zurdo, permitió tres anotaciones y cinco inatrapables, con dos boletos, ante el primer orden al bate en la historia de la Serie Mundial que incluyó a nueve bateadores derechos (ninguno ambidiestro). Sale lanzó por primera vez desde que pasó una noche hospitalizado por un padecimiento estomacal durante la Serie de Campeonato.

Desde 2004, los abridores no habían dejado tan pronto un juego inicial del Clásico de Otoño. En aquel entonces, el nudillero de Boston Tim Wakefield laboró tres innings y dos tercios, mientras que el derecho de San Luis Woody Williams permaneció en la loma dos entradas y un tercio.

Los Medias Rojas se impusieron 11-0 y comenzaron su camino hacia una barrida para conquistar su primer cetro desde 1918.

Julio Urías es el lanzador más joven en tirar en una Serie Mundial por Dodgers desde Fernando Valenzuela

LasMayores.com @DavidVennMLB

BOSTON - Cuando Julio César Urías lanzó un sexto inning perfecto con dos ponches por los Dodgers ante los Medias Rojas el martes en el Juego 1 de la Serie Mundial, se convirtió en el lanzador más joven de Los Angeles en tirar en un partido del Clásico de Otoño desde que su compatriota y también zurdo Fernando Valenzuela ganó el Juego 3 de la Serie Mundial de 1981--exactamente 37 años antes del debut de Urías en el Clásico.

Urías, de 22 años de edad, hizo su debut en Serie Mundial en el Juego 1 contra los Medias Rojas tras ser agregado al roster de los azules para la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y seguir en el plantel para esta última ronda de la postemporada. El sinaloense regresó al montículo este año por primera vez desde que fue operado del hombro izquierdo a mediados del 2017.

BOSTON - Cuando Julio César Urías lanzó un sexto inning perfecto con dos ponches por los Dodgers ante los Medias Rojas el martes en el Juego 1 de la Serie Mundial, se convirtió en el lanzador más joven de Los Angeles en tirar en un partido del Clásico de Otoño desde que su compatriota y también zurdo Fernando Valenzuela ganó el Juego 3 de la Serie Mundial de 1981--exactamente 37 años antes del debut de Urías en el Clásico.

Urías, de 22 años de edad, hizo su debut en Serie Mundial en el Juego 1 contra los Medias Rojas tras ser agregado al roster de los azules para la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y seguir en el plantel para esta última ronda de la postemporada. El sinaloense regresó al montículo este año por primera vez desde que fue operado del hombro izquierdo a mediados del 2017.

Valenzuela, a sus 20 años, cerró con broche de oro su temporada de novato y la "Fernandomanía" de 1981 el 23 de octubre en el Juego 3 de la Serie Mundial por los Dodgers vs. los Yankees. Con Los Angeles abajo 2-0 en la serie, Valenzuela empezó algo tambaleante al permitir cuatro carreras en los primeros tres episodios del encuentro en el Dodger Stadium. Pero el manager Tommy Lasorda dejó en el partido al sonorense, quien premió esa confianza con 6.0 ceros de ahí en adelante para lograr el juego completo y una victoria por 5-4.

Los Dodgers ganarían los siguientes tres choques para coronarse campeones de las Grandes Ligas.

David Venn es el editor ejecutivo de LasMayores.com, la página oficial de MLB en español. Puedes seguirlo por Twitter en @DavidVennMLB.

Dave Roberts y Alex Cora recuerdan sus tiempos juntos en Caguas, además de Los Angeles

LasMayores.com @DavidVennMLB

BOSTON - Alex Cora y Dave Roberts, dirigentes de Medias Rojas y Dodgers, respectivamente, tienen un historial que va más allá de sus años como compañeros de equipo en Los Angeles en la primera parte de la década pasada.

Su primer encuentro en un mismo equipo de béisbol profesional fue en 1999-2000, cuando Roberts se integró a unos Criollos de Caguas en Puerto Rico que tenían a Alex Cora como jugador y su hermano Joey Cora como gerente general.

BOSTON - Alex Cora y Dave Roberts, dirigentes de Medias Rojas y Dodgers, respectivamente, tienen un historial que va más allá de sus años como compañeros de equipo en Los Angeles en la primera parte de la década pasada.

Su primer encuentro en un mismo equipo de béisbol profesional fue en 1999-2000, cuando Roberts se integró a unos Criollos de Caguas en Puerto Rico que tenían a Alex Cora como jugador y su hermano Joey Cora como gerente general.

"Fue allá, jugó con mucha energía. Tremendo compañero de equipo", recordó Cora acerca de Roberts, su contrincante ahora como pilotos de la Serie Mundial entre los Medias Rojas y los Dodgers. "Luego nos encontramos con los Dodgers. Nuestra relación es tremenda".

Video: Cora recuerda a Roberts

Roberts, quien había jugado con los Cañeros de Los Mochis en la Liga Mexicana del Pacífico en 1998-99 antes de vestir el uniforme de los Criollos, reflexionó sobre esa etapa de su carrera.

"Nos pasamos un invierno juntos en su pueblo natal de Caguas", dijo Roberts. "Fue bien divertido estar cerca de su casa y su país natal".

Para ese entonces, y luego cuando jugó junto a Cora en los Dodgers del 2002 al 2004, Roberts le veía un futuro brillante al boricua en el béisbol.

"Es uno de los compañeros más inteligentes (con el que jugué)", manifestó el piloto de los azules acerca de Cora. "Con sus habilidades como líder y su conocimiento del béisbol, no me sorprende que esté en este rol ahora mismo".

De su parte, Cora está agradecido por lo vivido con Roberts tanto en los Criollos como los Dodgers.

"Su familia es bien genuina, se dan a querer. Nos ayudaron mucho temprano en nuestra carrera allá en Los Angeles", dijo Cora. "Y la verdad, (estoy) sumamente orgulloso que esté dirigiendo a los Dodgers. Ha hecho un trabajo excelente y es un digno rival".

David Venn es el editor ejecutivo de LasMayores.com, la página oficial de MLB en español. Puedes seguirlo por Twitter en @DavidVennMLB.

¿Serie Mundial Boston-Dodgers en 1946? Sólo en un programa

Associated Press

BOSTON -- Pasó más de un siglo antes de que los Dodgers y los Medias Rojas volvieran a enfrentarse en un Clásico de Otoño.

Durante la llamada Época de Oro del béisbol, ambos equipos contaron con grandes estrellas, incluyendo a Ted Williams, Jackie Robinson y Duke Sneider.

BOSTON -- Pasó más de un siglo antes de que los Dodgers y los Medias Rojas volvieran a enfrentarse en un Clásico de Otoño.

Durante la llamada Época de Oro del béisbol, ambos equipos contaron con grandes estrellas, incluyendo a Ted Williams, Jackie Robinson y Duke Sneider.

Pero una Serie Mundial entre los Medias Rojas y los Dodgers simplemente no figuró en el programa.

O quizá sí.

Algunos afortunados cuentan todavía con una reliquia de una Serie Mundial que no se materializó. Se trata de un ejemplar del "programa oficial" para el Clásico de Octubre de 1946 entre los Dodgers de Brooklyn y los Medias Rojas de Boston.

Desde luego, no chocaron por el título ese año. Fue una serie fantasma. Los Cardenales de San Luis barrieron a Brooklyn en una serie al mejor en tres encuentros, y conquistaron el gallardete de la Liga Nacional. Posteriormente vencieron a Boston en el séptimo juego de la Serie Mundial.

"Nunca nos enfrentamos a los Medias Rojas", rememoró esta semana Carl Erksine, quien fue durante años pitcher de los Dodgers y quien tiene actualmente 91 años. "Lancé en la Serie Mundial en cinco años distintos, siempre contra los Yanquis. Nunca pude lanzar en el Fenway Park".

Aun así, la empresa de Harry M. Stevens prefirió estar preparada. Era concesionaria de los Dodgers, los Yanquis y los Gigantes, y necesitaba estar lista en caso de que Brooklyn avanzara.

Así que ordenó la impresión del programa para los juegos en ese barrio neoyorquino, por si acaso. El programa, que en su portada mostraba una foto del Ebbets Field, contaba con 40 páginas y tenía un precio de 25 centavos.

En sus páginas interiores, mencionaba las alineaciones probables y los posibles órdenes al bate. Eddie Stanky, Pee Wee Reese y Carl Furillo serían titulares por los Dodgers. Williams, Johnny Pesky y Dom DiMaggio jugarían de inicio por los Medias Rojas.

Se incorporaban biografías breves sobre los peloteros. Acerca de Williams, el programa mencionaba: "Es el único bateador con promedio de .400 en la última década".

Un resumen rápido de la temporada mencionaba a Branch Rickey y decía "el gallardete de los Dodgers en 1946 marca su primer triunfo como presidente y copropietario del club de Brooklyn".

Había mucha publicidad, incluido un anuncio firmado por el presidente de la Brooklyn Trust Company.

"¡Felicidades! Nos unimos a millones de fanáticos del béisbol para felicitar a los Dodgers de Brooklyn por haber ganado el gallardete de la Liga Nacional", decía el anuncio.

Se desconoce el destino de la mayoría de esos programas. Pero algunos acabaron a la venta en internet por cientos de dólares.

Años después, los clubes estuvieron otra vez sólo cerca de enfrentarse.

La siguiente visita de los Medias Rojas a la Serie Mundial fue en 1967, una temporada después de que los Dodgers llegaron. Boston estuvo de vuelta en 1975, un año después que los Dodgers.

Pero este martes, ambos clubes jugaron en Fenway. Fue su primer duelo en la Serie Mundial desde 1916, cundo Babe Ruth y los Medias Rojas derrotaron a Brooklyn.

Alex Cora volvió a explicar por qué los Medias Rojas dejaron en libertad a Hanley Ramírez

LasMayores.com @DavidVennMLB

BOSTON - A finales de mayo, los Medias Rojas tomaron una decisión sorpresiva que, según el propio presidente de operaciones de béisbol Dave Dombrowski, fue motivada por el manager Alex Cora.

El dominicano Hanley Ramírez, pieza íntegra de los Patirrojos desde el 2015, fue designado para asignación y finalmente dejado en libertad.

BOSTON - A finales de mayo, los Medias Rojas tomaron una decisión sorpresiva que, según el propio presidente de operaciones de béisbol Dave Dombrowski, fue motivada por el manager Alex Cora.

El dominicano Hanley Ramírez, pieza íntegra de los Patirrojos desde el 2015, fue designado para asignación y finalmente dejado en libertad.

Según Dombrowski, el boricua Cora expresaba que ante el regreso de Dustin Pedroia a la segunda base y de Mitch Moreland a la primera, Ramírez se vería mayormente como un jugador suplente y que no rendiría en ese rol.

También estaba el tema de la opción de Ramírez de US$22 millones para el 2019 que se ejercería automáticamente si el quisqueyano llegaba a 497 visitas al plato. Con 195 en el momento de ser separado del equipo, Ramírez llevaba ritmo para cumplir ese requisito. Dombrowski siempre desmintió que ése fuera un factor en la decisión de cortar lazos con el primera base/bateador designado.

"La gente habló mucho de que fui yo quien estuvo detrás de esa decisión", dijo Cora el martes, en el marco del inicio de la Serie Mundial del 2018 entre sus Medias Rojas y los Dodgers de Los Angeles, "pero habíamos hablado sobre esa situación en particular, con Dustin camino a un regreso, desde los entrenamientos. (Pedroia) estaba por volver y Moreland estaba bateando bien.

"Sentíamos que no iba a funcionar la idea de Hanley como sustituto o bateador emergente. Hanley necesita sus turnos para rendir".

En esas 195 visitas al plato en el 2018, Ramírez bateó .254/.313/.365, con seis jonrones y 29 empujadas. Empezó a todo vapor, con .307/.357/.474 en marzo/abril, pero bajó a .163/.200/.300 en mayo antes de ser puesto en asignación.

"No estaba bateando bien", recordó Cora. "Tenía problemas con pitcheos de alta velocidad. Estaba conectando muchos rodados. En ese momento, pensábamos que a nivel ofensivo y defensivo, Mitch iba a representar una mejoría y nos fuimos con él.

"Al mismo tiempo pensábamos que Blake (Swihart) iba a ser una parte grande del equipo. No estaba fungiendo mucho como cátcher, pero su versatilidad era importante para nosotros. Sabe correr. Sabe jugar en la primera. Sabe fungir como receptor y jardinero. Pensábamos que su versatilidad era una gran parte de lo que necesitábamos y por eso hicimos el movimiento".

David Venn es el editor ejecutivo de LasMayores.com, la página oficial de MLB en español. Puedes seguirlo por Twitter en @DavidVennMLB.

Afirma Cora que sus éxitos de los últimos años se deben a que él ha estado "rodeado de personas capaces"

LasMayores.com @DavidVennMLB

BOSTON - Los últimos años han sido bien fructíferos para el puertorriqueño Alex Cora, quien en su primera temporada como manager de los Medias Rojas ha llevado al equipo a la Serie Mundial.

Antes de conquistar el banderín de la Liga Americana con Boston, Cora ganó un anillo en el 2017 como coach de la banca con los Astros. En febrero de ese mismo año, fue el arquitecto como gerente general de unos Criollos de Caguas que no sólo ganaron el título de la Liga de Puerto Rico, sino también le pusieron fin a una sequía de 17 años de la Isla del Encanto sin una corona en la Serie del Caribe. En el 2018, los Criollos repitieron la hazaña, tanto en el béisbol invernal boricua como en el Clásico Caribeño.

BOSTON - Los últimos años han sido bien fructíferos para el puertorriqueño Alex Cora, quien en su primera temporada como manager de los Medias Rojas ha llevado al equipo a la Serie Mundial.

Antes de conquistar el banderín de la Liga Americana con Boston, Cora ganó un anillo en el 2017 como coach de la banca con los Astros. En febrero de ese mismo año, fue el arquitecto como gerente general de unos Criollos de Caguas que no sólo ganaron el título de la Liga de Puerto Rico, sino también le pusieron fin a una sequía de 17 años de la Isla del Encanto sin una corona en la Serie del Caribe. En el 2018, los Criollos repitieron la hazaña, tanto en el béisbol invernal boricua como en el Clásico Caribeño.

Y por supuesto, Cora también fue el responsable de armar los equipos subcampeones del Clásico Mundial de Béisbol del 2013 y del 2017.

Al reflexionar sobre semejantes éxitos, lo primero que expresó Cora fue lo siguiente: "Siempre rodeado de personas capaces. Rodearte de personas que te ayudan, que son positivas. Siempre te dan ese empujón para que seas exitoso".

Video: Cora sobre Puerto Rico

En los Criollos, Cora citó al propietario del equipo, Raúl Rodríguez, más el cuerpo de coaches y los encargados de las operaciones de béisbol. En cuanto al Clásico, señaló los directivos de la federación de béisbol de Puerto Rico. En los Astros, según Cora, el dueño Jim Crane, el gerente general Jeff Luhnow y el manager A.J. Hinch "me prepararon para lo que está sucediendo ahora. Siempre van a tener un lugar en mi corazón, porque fue un año sumamente especial".

Y en torno a los Medias Rojas, los propietarios encabezados por John Henry, más el GG Dave Dombrowski, lo han ayudado a conseguir la oportunidad de ser el segundo manager latinoamericano que gana una Serie Mundial.

"'Han sido tremendos", expresó Cora sobre el alto mando de los Patirrojos. "Me dieron la oportunidad de ser dirigente en Grandes Ligas. Me vieron como una persona capaz. Todo el mundo aquí ha sido excelente".

Con su familia presente para la Serie Mundial, afirma Cora que tiene el "balance" necesario para lidiar con las tantas responsabilidades que conllevan ser el piloto de un equipo que juega por el mayor premio del béisbol.

"Sin ellos, esto no sería posible", manifestó.

En particular, el capataz de los bostonianos señala como persona clave a su hermano mayor Joey, ex jugador de las Mayores y por muchos años manager de liga menor y luego coach a nivel de Grandes Ligas.

"Ha sido mi mentor, hermano, padre", dijo Alex sobre Joey, quien acaba de completar su segunda campaña como instructor en los Piratas de Pittsburgh. "Le desearía a todo el mundo que tuviera un hermano como él, porque Joey Cora para mí ha sido lo más grande que me ha pasado".

David Venn es el editor ejecutivo de LasMayores.com, la página oficial de MLB en español. Puedes seguirlo por Twitter en @DavidVennMLB.

Xander Bogaerts, quien participó en la Serie Mundial como novato, reflexiona cinco años después

LasMayores.com @DavidVennMLB

BOSTON - Hace cinco años, Xander Bogaerts participó en la victoria de los Medias Rojas sobre los Cardenales en la Serie Mundial como todo un novato, con apenas 24 partidos de experiencia a nivel de Grandes Ligas.

Ahora como todo un veterano, el arubeño llega al Clásico de Otoño ante los Dodgers en el mejor momento de su carrera, viniendo de su temporada más productiva en las Mayores con los Patirrojos.

BOSTON - Hace cinco años, Xander Bogaerts participó en la victoria de los Medias Rojas sobre los Cardenales en la Serie Mundial como todo un novato, con apenas 24 partidos de experiencia a nivel de Grandes Ligas.

Ahora como todo un veterano, el arubeño llega al Clásico de Otoño ante los Dodgers en el mejor momento de su carrera, viniendo de su temporada más productiva en las Mayores con los Patirrojos.

Video: Bogaerts, todo un veterano ahora

"Ha sido increíble", dijo Bogaerts, quien habla un buen español con toque dominicano. "En mi primer año gané un anillo y pensaba que íbamos a seguir así el próximo año o el siguiente. Aquí estamos, cinco años después. Hasta tengo barba ahora; no tenía barba en ese entonces.

"La verdad es que deberías estar agradecido con esta oportunidad".

• Sin hacer mucho ruido, Bogaerts se ha destacado

A sus 26 años de edad, Bogaerts ha alcanzado el estrellato que todos le pronosticaron cuando era un prospecto de lujo de los Patirrojos. En 136 partidos de la temporada regular del 2018, el torpedero bateó .288/.360/.522 con 45 dobles, 23 jonrones y 103 empujadas. Desde el 23 de septiembre, incluyendo la postemporada, Bogaerts lleva .327/.410/.558 (OPS de .968). En el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, el infielder vio cortada una racha de ocho encuentros seguidos bateando de hit en los playoffs.

Video: Xander Bogaerts cree en los bates de Boston

"La experiencia", dijo Bogaerts al describir la diferencia entre su versión de novato en el 2013 y la etapa que vive ahora en su segunda Serie Mundial. "He tenido cuatro temporadas completas. Fuimos a los playoffs dos años antes de esto (en el 2016 y el 2017), pero perdimos en la primera ronda. Para mí, éste es el equipo especial para llegar y llegamos. Ahora tenemos que terminar el trabajo".

Bogaerts es el único jugador de posición activo en los Medias Rojas de la actualidad que fue parte del último campeonato del equipo. Ahora, tras 108 victorias en la campaña regular y apenas dos derrotas en nueve choques de los playoffs, los bostonianos tratan de ganar su cuarta corona en los últimos 15 años.

"Pitcheo, defensiva, bateo", comentó Bogaerts. "Creo que del 1 al 9, cualquiera en la alineación puede hacer daño. Para mí, ésa es la diferencia de este equipo".

David Venn es el editor ejecutivo de LasMayores.com, la página oficial de MLB en español. Puedes seguirlo por Twitter en @DavidVennMLB.

Yasiel Puig llamado a brillar en el escenario de la Serie Mundial

MLB.com

BOSTON -- Yasiel Puig estuvo bajo la lupa el pasado sábado en el Miller Park, y el cubano no desaprovechó el momento. Era la hora de brillar en Milwaukee.
 
Puig hizo su característico bat-flip y festejó de lo lindo mientras corría las bases tras su bambinazo de tres carreras en el séptimo inning del Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Su cuadrangular ayudó a los Dodgers a asegurar una victoria de 5-1 que los envió directo a la Serie Mundial, y de paso le dio a Puig un momento de consagración. 
 
Este no era el Puig bueno. Este era el gran Puig. El hombre espectáculo, el cañonero y el héroe sobre el terreno de juego, todo en uno.
 
Y mientras es imposible predecir cuál versión de Puig veremos en esta Serie Mundial, lo que sí es cierto es que la más grande personalidad de los Dodgers está de regreso en el mayor escenario y usted no podrá quitarle los ojos de encima. 
 
"Ciertamente hay mucha algarabía con Yasiel. Mucha energía", opinó el dirigente de los Dodgers, Dave Roberts. "Existe algo de imprudencia en él, por lo tanto, mi trabajo, y el de mis instructores, es de aceptarla, pero también controlarla hasta cierto punto. Debe existir un balance, pero siempre y cuando sea positiva todo está bien".  
 
Ha sido fácil documentar la excentricidad de Puig a lo largo de los años.


 
Los impresionantes bat-flips tras conectar un jonron -y a veces también tras dobles o sencillos- junto a sus gestos con la lengua de fuera son tan comunes como sus potentes y precisos tiros desde los jardines. Puig siendo Puig significa tener la habilidad única para entusiasmar a una base de aficionados con una hazaña que le cambie el rumbo a un juego y luego frustrarlos con una pifia a la hora de correr las bases o un error infantil en la defensa todo al mismo tiempo. 
 
"Algunas veces, hago mis cosas como lanzar un beso o sacar la lengua y a veces a la gente no le gusta, pero esa es mi manera de jugar", manifestó Puig. "Esa es la manera en que me siento bien y juego mejor. Cada día y en cualquier momento y en cualquier oportunidad, estoy creciendo poco a poco y juego al béisbol como la gente quiere que juegue. Sólo tengo que enfocarme y dar lo mejor de mí".
 
Las celebraciones tras una victoria de los Dodgers durante la postemporada también han sido, podemos decir, notables. Un Puig bañado en champán siempre es el corazón de la fiesta. Baila y trata de empapar al que se le ponga enfrente, y tras el Juego 7 de la SCLN, sus víctimas incluyeron a un grupo de reporteros desprevenidos sobre quienes terminaron vaciando contenedores con agua bien fría sobre sus cabezas.
 
Fue un Puig sin camiseta quien garantizó que los Dodgers ganarían la Serie Mundial tras asegurar el título del Oeste de la Liga Nacional en el Juego 163 de la temporada regular, y ahora, el cubano está a cuatro victorias de acertar su pronóstico. El jardinero derecho batea .333 con promedio de embasarse de .429 en 11 encuentros esta postemporada. También exhibe un porcentaje de slugging de .533 y un OPS de .962. El año pasado, el oriundo de Cienfuegos, Cuba, disparó dos cuadrangulares y remolcó cuatro carreras en siete compromisos durante la Serie Mundial en contra de los Astros, pero tuvo más ponches (cinco) que imparables (cuatro) en 27 visitas al plato.

BOSTON -- Yasiel Puig estuvo bajo la lupa el pasado sábado en el Miller Park, y el cubano no desaprovechó el momento. Era la hora de brillar en Milwaukee.
 
Puig hizo su característico bat-flip y festejó de lo lindo mientras corría las bases tras su bambinazo de tres carreras en el séptimo inning del Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Su cuadrangular ayudó a los Dodgers a asegurar una victoria de 5-1 que los envió directo a la Serie Mundial, y de paso le dio a Puig un momento de consagración. 
 
Este no era el Puig bueno. Este era el gran Puig. El hombre espectáculo, el cañonero y el héroe sobre el terreno de juego, todo en uno.
 
Y mientras es imposible predecir cuál versión de Puig veremos en esta Serie Mundial, lo que sí es cierto es que la más grande personalidad de los Dodgers está de regreso en el mayor escenario y usted no podrá quitarle los ojos de encima. 
 
"Ciertamente hay mucha algarabía con Yasiel. Mucha energía", opinó el dirigente de los Dodgers, Dave Roberts. "Existe algo de imprudencia en él, por lo tanto, mi trabajo, y el de mis instructores, es de aceptarla, pero también controlarla hasta cierto punto. Debe existir un balance, pero siempre y cuando sea positiva todo está bien".  
 
Ha sido fácil documentar la excentricidad de Puig a lo largo de los años.

Video: HR de tres carreras de Puig
 
Los impresionantes bat-flips tras conectar un jonron -y a veces también tras dobles o sencillos- junto a sus gestos con la lengua de fuera son tan comunes como sus potentes y precisos tiros desde los jardines. Puig siendo Puig significa tener la habilidad única para entusiasmar a una base de aficionados con una hazaña que le cambie el rumbo a un juego y luego frustrarlos con una pifia a la hora de correr las bases o un error infantil en la defensa todo al mismo tiempo. 
 
"Algunas veces, hago mis cosas como lanzar un beso o sacar la lengua y a veces a la gente no le gusta, pero esa es mi manera de jugar", manifestó Puig. "Esa es la manera en que me siento bien y juego mejor. Cada día y en cualquier momento y en cualquier oportunidad, estoy creciendo poco a poco y juego al béisbol como la gente quiere que juegue. Sólo tengo que enfocarme y dar lo mejor de mí".
 
Las celebraciones tras una victoria de los Dodgers durante la postemporada también han sido, podemos decir, notables. Un Puig bañado en champán siempre es el corazón de la fiesta. Baila y trata de empapar al que se le ponga enfrente, y tras el Juego 7 de la SCLN, sus víctimas incluyeron a un grupo de reporteros desprevenidos sobre quienes terminaron vaciando contenedores con agua bien fría sobre sus cabezas.
 
Fue un Puig sin camiseta quien garantizó que los Dodgers ganarían la Serie Mundial tras asegurar el título del Oeste de la Liga Nacional en el Juego 163 de la temporada regular, y ahora, el cubano está a cuatro victorias de acertar su pronóstico. El jardinero derecho batea .333 con promedio de embasarse de .429 en 11 encuentros esta postemporada. También exhibe un porcentaje de slugging de .533 y un OPS de .962. El año pasado, el oriundo de Cienfuegos, Cuba, disparó dos cuadrangulares y remolcó cuatro carreras en siete compromisos durante la Serie Mundial en contra de los Astros, pero tuvo más ponches (cinco) que imparables (cuatro) en 27 visitas al plato.

Video: NLCS Gm7: Puig notches 3 hits, cranks 3-run home run
 
Ese no fue el Puig bueno. El toletero espera tener mejores resultados con el madero esta vez.
 
"Quiero tomar [la Serie Mundial] como cualquier otro juego y no tratar de hacer más de la cuenta", enfatizó. "Creo que el año pasado en la Serie Mundial, un par de compañeros y yo tratamos de hacer más de la cuenta, y por esa razón los resultados no se dieron como hubiésemos querido. Ahora, trataré de enfrentar a Boston - en mi primera vez jugando en Fenway Park - y dar lo mejor de mí sin excederme. Todo lo que puedo hacer es jugar una buena defensa y dar lo mejor de mí".
 
Lo mejor de Puig puede ser satisfactorio. Fue felicitado por la mayoría de sus compañeros después de su tablazo de tres carreras en contra de Milwaukee, una muestra de que el impredecible pelotero estelar de los azules es querido en el clubhouse, con todo y sus defectos.
 
"Es un gran compañero", aseguró el JMV de la SCLN Cody Bellinger. "Siempre ve por los demas. A veces hace cosas en el terreno que generan controversia, pero entendemos de dónde viene y que esa es su manera de jugar. Si está jugando de esa manera, significa que se está divirtiendo y es entonces cuando muestra su mejor versión. Realmente no tengo nada malo que decir sobre él".

Drew Pomeranz agregado al roster de Medias Rojas para la Serie Mundial

MLB.com

Los Medias Rojas han anunciado su roster para la Serie Mundial, el cual incluye al zurdo Drew Pomeranz y no al diestro Steven Wright.

Pomeranz, quien no ha lanzando en esta postemporada, reemplaza al diestro Brandon Workman y le da a Boston otro zurdo, junto con el venezolano Eduardo Rodríguez.

Los Medias Rojas han anunciado su roster para la Serie Mundial, el cual incluye al zurdo Drew Pomeranz y no al diestro Steven Wright.

Pomeranz, quien no ha lanzando en esta postemporada, reemplaza al diestro Brandon Workman y le da a Boston otro zurdo, junto con el venezolano Eduardo Rodríguez.

El Clásico de Otoño arranca con el Juego 1 en el Fenway Park el martes a las 8:09 p.m. ET por FOX.

LANZADORES (11)
Matt Barnes
Ryan Brasier
Nathan Eovaldi
Heath Hembree
Joe Kelly
Craig Kimbrel
Drew Pomeranz
Rick Porcello
David Price
Eduardo Rodríguez
Chris Sale

RECEPTORES (3)
Sandy León
Blake Swihart
Christian Vázquez

JUGADORES DE CUADRO (7)
Xander Bogaerts
Rafael Devers
Brock Holt
Ian Kinsler
Mitch Moreland
Eduardo Núñez
Steve Pearce

JARDINEROS (4)
Andrew Benintendi
Mookie Betts
Jackie Bradley Jr.
J.D. Martínez

Dodgers suman al zurdo Scott Alexander al roster para la Serie Mundial

MLB.com

BOSTON -- Los Dodgers sustituyeron al zurdo novato Caleb Ferguson con otro zurdo, Scott Alexander, en el roster para la Serie Mundial ante los Medias Rojas.

Alexander estuvo en el roster de Los Ángeles para la Serie Divisional de la Liga Nacional, pero fue reemplazado por el mexicano Julio César Urías para la Serie de Campeonato ante los Cerveceros.

BOSTON -- Los Dodgers sustituyeron al zurdo novato Caleb Ferguson con otro zurdo, Scott Alexander, en el roster para la Serie Mundial ante los Medias Rojas.

Alexander estuvo en el roster de Los Ángeles para la Serie Divisional de la Liga Nacional, pero fue reemplazado por el mexicano Julio César Urías para la Serie de Campeonato ante los Cerveceros.

Los Dodgers no hicieron cambio alguno entre los 13 jugadores de posición que estuvieron en el roster para la SCLN.

El roster completo de Los Ángeles:

LANZADORES (12)
Scott Alexander
Pedro Báez
Walker Buehler
Dylan Floro
Rich Hill
Kenley Jansen
Clayton Kershaw
Ryan Madson
Kenta Maeda
Hyun-Jin Ryu
Julio César Urías
Alex Wood

RECEPTORES (2)
Austin Barnes
Yasmani Grandal

INFIELDERS (6)
Brian Dozier
David Freese
Enrique Hernández
Manny Machado
Max Muncy
Justin Turner

JARDINEROS (5)
Cody Bellinger
Matt Kemp
Joc Pederson
Yasiel Puig
Chris Taylor

Los 10 latinoamericanos que han ganado el JMV de la Serie Mundial

LasMayores.com

Desde el gran Roberto Clemente hasta Salvador Pérez, la historia de la Serie Mundial recoge brillantes actuaciones de los peloteros latinoamericanos, incluyendo a 10 de ellos que han sido reconocidos con el premio al Jugador Más Valioso de la contienda otoñal.
 
Clemente abrió la cuenta, en 1971, y el último, hasta ahora ha sido Salvador Pérez, en 2015. En total, la región ha celebrado el galardón gracias a cuatro dominicanos, dos venezolanos, un puertorriqueño, un cubano, un panameño y un colombiano.
 
Roberto Clemente (Piratas), 1971
Roberto Clemente le dio América Latina su primera distinción como el Más Valioso del Clásico de Octubre en 1971, al guiar a sus Piratas a un triunfo en el máximo de siete encuentros frente a los Orioles que dirigía Earl Weaver.
 
El legendario boricua tenía ya 37 años de edad y se encontraba en su penúltima temporada en las Mayores. Pero su rendimiento en el terreno fue semejante al de 1960, cuando contaba 26 años se encontraba en el pico de su carrera, ayudando a Pittsburgh ante los Yanquis con indiscutibles en los siete juegos de aquel duelo.
 
Otro tanto hizo esta vez frente a Baltimore, con el añadido de que su segundo jonrón del tope ocurrió en el séptimo juego, contra el cubano Miguel Cuéllar, para empujar la primera de las dos rayitas con que los bucaneros se impusieron en el decisivo.
 
Dejó promedios de .414/.452/.759 y celebró su segundo anillo de Serie Mundial.
 
Pedro Guerrero (Dodgers), 1981
Los Dodgers llegaron al Clasico de Octubre con el antecedente de haber perdido dos veces ante los Yanquis en 1977 y 1978. Pero muchas cosas cambiaron en apenas tres años, incluyendo el rol protagónico que esta vez tenía el dominicano Pedro Guerrero.
 
Al igual que Clemente una década atrás, Guerrero coronó con un cuadrangular la cuarta y última victoria de su equipo, que se impuso en seis encuentros a los neoyorquinos.
 
La carrera del quisqueyano estaba en pleno ascenso y se encontraba en su primer torneo como jardinero titular de los esquivadores. Asistió meses antes a su primer Juego de Estrellas y se consagró en el tope de octubre con promedios de .333/417/.762, además de lograr siete carreras empujadas.
 
José Rijo (Rojos), 1990
Los Rojos llegaron al duelo contra los Atléticos en 1990 como la posible víctima, el equipo llamado anticipadamente a cargar con el subcampeonato. Cincinnati tenía una idea diferente y contaba con un as para ejecutarla.
 
José Rijo abrió y ganó dos encuentros en la serie, que ganaron los escarlatas para sorpresa general, barriendo a los grandes favoritos y campeones defensores.
 
El derecho dominó en el primer tope, en el Riverfront Stadium, y trabajó con sólo tres días de descanso después, en Oakland, para aislar una carrera y asegurar la corona para los suyos.
 
Rijo recorrió 15 innings y un tercio en total, con 14 ponches y apenas una carrera merecida. Se llevó dos victorias y anotó su nombre entre los desempeños más notables que se recuerden en la acción decisiva del otoño beisbolero.
 
Liván Hernández (Marlins), 1997
El cubano Liván Hernández emulo a José Rijo en 1997 y llevó a los Marlins a su primer título en la Serie Mundial.
 
La carrera del diestro apenas comenzaba. Tenía 22 años de edad, pero fue elegido Jugador Más Valioso en la Serie de Campeonato, contra los Bravos, y de nuevo en el Clásico de Octubre, ante los Indios, a pesar de dejar efectividad de 5.27 en el lance de siete juegos.
 
Hernández se anotó la victoria en el primer choque, frente a Orel Hershiser, y agregó otro lauro en el quinto tope, ante el mismo Hershiser, gracias a la reacción de cuatro carreras de los peces en el sexto tramo, que compensó las cuatro rayitas que la tribu la había fabricado a él entre el segundo y el tercer pasajes.
 
En total, el antillano recorrido 13 actos y dos tercios, y el par de éxitos que anotó en su cuenta le garantizo el galardón a Florida.
 
Mariano Rivera (Yankees), 1999
El panameño Mariano Rivera también brilló sobre la lomita y cimentó su reputación como cerrador de más de un inning, con su dominante desempeño frente a los Bravos en 1999.
 
Los Yankees le pasaron por encima a los aborígenes y los barrieron en el mínimo de cuatro juegos, con Rivera como gran protagonista, anotándose una victoria y rescatando dos encuentros más.
 
Solamente en el segundo duelo, que estuvo cerca de ser un blanqueo por parte de David Cone, el canaleño no subió al morrito. De resto, preservo el triunfo del Duque Hernández en el primer choque, ganó el extrainning del tercer día y volvió a rescatar, esta vez tras un sólido trabajo de Roger Clemens, en el cuarto y decisivo compromiso.
 
Rivera sumó en total cuatro innings y dos tercios, con tres ponches y ninguna carrera. Sólo se le embasaron cuatro hombres, mediante un boleto y tres hits.
 
Manny Ramírez (Medias Rojas), 2004
El dominicano Manny Ramírez completó la faena iniciada en la Serie de Campeonato por su compatriota David Ortiz y entre ambos arrasaron con los premios al Jugador Más Valioso en cada instancia, llevando a la apoteosis a la Nación de los Medias Rojas y poniendo punto final a la Maldición de Babe Ruth.
 
Así como Big Papi cargó con Boston a partir del cuarto juego, frente a los Yanquis, en la lucha por el banderín de la Liga Americana, del mismo modo Ramirez castigó el pitcheo de los Cardenales en la Serie Mundial, con promedios de .412/.500/.588.
 
El toletero derecho comenzó con buen pie, al triplicar en el primer choque y llevar dos rayitas al plato, y no paró más, disparando incogibles en los cuatro cotejos que se disputaron.
 
Su único jonrón llegó en el tercer compromiso y abrió la pizarra en el primer inning, dándole a los patirrojos y al gran Pedro Martínez una ventaja que no perderían, para dejar la serie a punto de mate.
 
Edgar Rentería (Gigantes), 2010
Tres veces disputó Edgar Rentería la Serie Mundial y en cada oportunidad demostró ser un pelotero de alta competencia. Nunca brilló más que en 2010, a pesar de que, sin embargo, su nombre no estaba escrito en el libreto original. 
 
Llamado a la acción por el manager Bruce Bochy, ante los severos problemas ofensivos del entonces joven Pablo Sandoval, respondió con sus primeros dos cuadrangulares en el Clásico de Octubre y dejó una brillante línea de .412/.444/.765, qué sirvió de impulso al Lineup de los Gigantes frente a los Rangers.
 
El colombiano anotó la del empate durante el decisivo rally de seis carreras que sentenció el primer compromiso y sacó la pelota del campo en el segundo duelo, durante el blanqueo encabezado por Matt Cain.
 
Su vuelacercas del quinto cotejo empujó tres anotaciones contra el as Cliff Lee, todo lo que necesitaban Tim Lincecum y su bullpen para darle el anillo a San Francisco.
 
Pablo Sandoval (Gigantes), 2012
La revancha para Pablo Sandoval llegó dos años después de haber visto desde la banca cómo sus compañeros aseguraban la corona para los Gigantes.
 
El Panda destruyó a Justin Verlander en el primer compromiso de la serie y dictó el rumbo que seguiría la confrontación ante los Tigres, gracias a los tres cuadrangulares que descargó, empatando un récord para el Clásico de Octubre.
 
El venezolano no la volvería a desaparecer durante la cita, pero mantuvo el paso en las siguientes tres victorias sobre Detroit, para cerrar con una línea de .500/.500/1.125, que incluyó ocho hits en 16 turnos, además de un tubey, cuatro remolques y un boleto.
 
David Ortiz (Medias Rojas), 2013
La leyenda de Big Papi no necesitaba de otro capítulo como éste, para garantizar su lugar en los libros que recogen las faenas especiales de los jugadores predestinados. Pero a falta de Manny Ramírez, el Jugador Más Valioso en la serie de 2003, le tocó a David Ortiz ser nuevamente el protagonista en un choque contra los Cardenales.
 
El último Clásico de Octubre disputado hasta ahora por los Medias Rojas llegó a seis encuentros y tuvo al dominicano como uno de sus grandes animadores, con una producción desbordante, que incluyó 11 hits en 16 turnos, además de ocho bases por bolas y promedios de .688/.760/1.188.
 
Ortiz sacudió cuadrangulares en los dos primeros choques y se mantuvo indetenible en el resto de la confrontación. En total, fue al plato en 25 oportunidades y tan sólo seis veces fue puesto out, incluyendo un viaje en el que conectó un elevado de sacrificio.
 
Nunca un latinoamericano había rendido tanto con el madero en una Serie Mundial.
 
Salvador Pérez (Reales), 2015
Salvador Pérez lideró a los Reales a su primer anillo en tres décadas, con su desempeño con el bate y detrás del home.
 
El venezolano se soltó a batear después de una floja Serie de Campeonato, en la que fue su compatriota Alcides Escobar el gran protagonista. Y aunque no sacudió cuadrangulares y empujó solamente dos carreras, fue galardonado gracias a la forma en que condujo el picheo de Kansas City y a sus promedios de .364/.391/.455.
 
Pérez tuvo los aperos puestos durante cada uno de los innings disputados, incluyendo dos juegos de entradas extras, con la única y paradójica excepción del último episodio del último cotejo, ya que salió por un corredor emergente en el duodécimo acto de ese quinto choque en el que los monarcas pisaron el plato cinco veces, para garantizar la celebración.
 
Fue el primer catcher galardonado desde 1992, cuando Pat Borders recibió el premio por su desempeño con aquellos Azulejos.

Desde el gran Roberto Clemente hasta Salvador Pérez, la historia de la Serie Mundial recoge brillantes actuaciones de los peloteros latinoamericanos, incluyendo a 10 de ellos que han sido reconocidos con el premio al Jugador Más Valioso de la contienda otoñal.
 
Clemente abrió la cuenta, en 1971, y el último, hasta ahora ha sido Salvador Pérez, en 2015. En total, la región ha celebrado el galardón gracias a cuatro dominicanos, dos venezolanos, un puertorriqueño, un cubano, un panameño y un colombiano.
 
Roberto Clemente (Piratas), 1971
Roberto Clemente le dio América Latina su primera distinción como el Más Valioso del Clásico de Octubre en 1971, al guiar a sus Piratas a un triunfo en el máximo de siete encuentros frente a los Orioles que dirigía Earl Weaver.
 
El legendario boricua tenía ya 37 años de edad y se encontraba en su penúltima temporada en las Mayores. Pero su rendimiento en el terreno fue semejante al de 1960, cuando contaba 26 años se encontraba en el pico de su carrera, ayudando a Pittsburgh ante los Yanquis con indiscutibles en los siete juegos de aquel duelo.
 
Otro tanto hizo esta vez frente a Baltimore, con el añadido de que su segundo jonrón del tope ocurrió en el séptimo juego, contra el cubano Miguel Cuéllar, para empujar la primera de las dos rayitas con que los bucaneros se impusieron en el decisivo.
 
Dejó promedios de .414/.452/.759 y celebró su segundo anillo de Serie Mundial.
 
Pedro Guerrero (Dodgers), 1981
Los Dodgers llegaron al Clasico de Octubre con el antecedente de haber perdido dos veces ante los Yanquis en 1977 y 1978. Pero muchas cosas cambiaron en apenas tres años, incluyendo el rol protagónico que esta vez tenía el dominicano Pedro Guerrero.
 
Al igual que Clemente una década atrás, Guerrero coronó con un cuadrangular la cuarta y última victoria de su equipo, que se impuso en seis encuentros a los neoyorquinos.
 
La carrera del quisqueyano estaba en pleno ascenso y se encontraba en su primer torneo como jardinero titular de los esquivadores. Asistió meses antes a su primer Juego de Estrellas y se consagró en el tope de octubre con promedios de .333/417/.762, además de lograr siete carreras empujadas.
 
José Rijo (Rojos), 1990
Los Rojos llegaron al duelo contra los Atléticos en 1990 como la posible víctima, el equipo llamado anticipadamente a cargar con el subcampeonato. Cincinnati tenía una idea diferente y contaba con un as para ejecutarla.
 
José Rijo abrió y ganó dos encuentros en la serie, que ganaron los escarlatas para sorpresa general, barriendo a los grandes favoritos y campeones defensores.
 
El derecho dominó en el primer tope, en el Riverfront Stadium, y trabajó con sólo tres días de descanso después, en Oakland, para aislar una carrera y asegurar la corona para los suyos.
 
Rijo recorrió 15 innings y un tercio en total, con 14 ponches y apenas una carrera merecida. Se llevó dos victorias y anotó su nombre entre los desempeños más notables que se recuerden en la acción decisiva del otoño beisbolero.
 
Liván Hernández (Marlins), 1997
El cubano Liván Hernández emulo a José Rijo en 1997 y llevó a los Marlins a su primer título en la Serie Mundial.
 
La carrera del diestro apenas comenzaba. Tenía 22 años de edad, pero fue elegido Jugador Más Valioso en la Serie de Campeonato, contra los Bravos, y de nuevo en el Clásico de Octubre, ante los Indios, a pesar de dejar efectividad de 5.27 en el lance de siete juegos.
 
Hernández se anotó la victoria en el primer choque, frente a Orel Hershiser, y agregó otro lauro en el quinto tope, ante el mismo Hershiser, gracias a la reacción de cuatro carreras de los peces en el sexto tramo, que compensó las cuatro rayitas que la tribu la había fabricado a él entre el segundo y el tercer pasajes.
 
En total, el antillano recorrido 13 actos y dos tercios, y el par de éxitos que anotó en su cuenta le garantizo el galardón a Florida.
 
Mariano Rivera (Yankees), 1999
El panameño Mariano Rivera también brilló sobre la lomita y cimentó su reputación como cerrador de más de un inning, con su dominante desempeño frente a los Bravos en 1999.
 
Los Yankees le pasaron por encima a los aborígenes y los barrieron en el mínimo de cuatro juegos, con Rivera como gran protagonista, anotándose una victoria y rescatando dos encuentros más.
 
Solamente en el segundo duelo, que estuvo cerca de ser un blanqueo por parte de David Cone, el canaleño no subió al morrito. De resto, preservo el triunfo del Duque Hernández en el primer choque, ganó el extrainning del tercer día y volvió a rescatar, esta vez tras un sólido trabajo de Roger Clemens, en el cuarto y decisivo compromiso.
 
Rivera sumó en total cuatro innings y dos tercios, con tres ponches y ninguna carrera. Sólo se le embasaron cuatro hombres, mediante un boleto y tres hits.
 
Manny Ramírez (Medias Rojas), 2004
El dominicano Manny Ramírez completó la faena iniciada en la Serie de Campeonato por su compatriota David Ortiz y entre ambos arrasaron con los premios al Jugador Más Valioso en cada instancia, llevando a la apoteosis a la Nación de los Medias Rojas y poniendo punto final a la Maldición de Babe Ruth.
 
Así como Big Papi cargó con Boston a partir del cuarto juego, frente a los Yanquis, en la lucha por el banderín de la Liga Americana, del mismo modo Ramirez castigó el pitcheo de los Cardenales en la Serie Mundial, con promedios de .412/.500/.588.
 
El toletero derecho comenzó con buen pie, al triplicar en el primer choque y llevar dos rayitas al plato, y no paró más, disparando incogibles en los cuatro cotejos que se disputaron.
 
Su único jonrón llegó en el tercer compromiso y abrió la pizarra en el primer inning, dándole a los patirrojos y al gran Pedro Martínez una ventaja que no perderían, para dejar la serie a punto de mate.
 
Edgar Rentería (Gigantes), 2010
Tres veces disputó Edgar Rentería la Serie Mundial y en cada oportunidad demostró ser un pelotero de alta competencia. Nunca brilló más que en 2010, a pesar de que, sin embargo, su nombre no estaba escrito en el libreto original. 
 
Llamado a la acción por el manager Bruce Bochy, ante los severos problemas ofensivos del entonces joven Pablo Sandoval, respondió con sus primeros dos cuadrangulares en el Clásico de Octubre y dejó una brillante línea de .412/.444/.765, qué sirvió de impulso al Lineup de los Gigantes frente a los Rangers.
 
El colombiano anotó la del empate durante el decisivo rally de seis carreras que sentenció el primer compromiso y sacó la pelota del campo en el segundo duelo, durante el blanqueo encabezado por Matt Cain.
 
Su vuelacercas del quinto cotejo empujó tres anotaciones contra el as Cliff Lee, todo lo que necesitaban Tim Lincecum y su bullpen para darle el anillo a San Francisco.
 
Pablo Sandoval (Gigantes), 2012
La revancha para Pablo Sandoval llegó dos años después de haber visto desde la banca cómo sus compañeros aseguraban la corona para los Gigantes.
 
El Panda destruyó a Justin Verlander en el primer compromiso de la serie y dictó el rumbo que seguiría la confrontación ante los Tigres, gracias a los tres cuadrangulares que descargó, empatando un récord para el Clásico de Octubre.
 
El venezolano no la volvería a desaparecer durante la cita, pero mantuvo el paso en las siguientes tres victorias sobre Detroit, para cerrar con una línea de .500/.500/1.125, que incluyó ocho hits en 16 turnos, además de un tubey, cuatro remolques y un boleto.
 
David Ortiz (Medias Rojas), 2013
La leyenda de Big Papi no necesitaba de otro capítulo como éste, para garantizar su lugar en los libros que recogen las faenas especiales de los jugadores predestinados. Pero a falta de Manny Ramírez, el Jugador Más Valioso en la serie de 2003, le tocó a David Ortiz ser nuevamente el protagonista en un choque contra los Cardenales.
 
El último Clásico de Octubre disputado hasta ahora por los Medias Rojas llegó a seis encuentros y tuvo al dominicano como uno de sus grandes animadores, con una producción desbordante, que incluyó 11 hits en 16 turnos, además de ocho bases por bolas y promedios de .688/.760/1.188.
 
Ortiz sacudió cuadrangulares en los dos primeros choques y se mantuvo indetenible en el resto de la confrontación. En total, fue al plato en 25 oportunidades y tan sólo seis veces fue puesto out, incluyendo un viaje en el que conectó un elevado de sacrificio.
 
Nunca un latinoamericano había rendido tanto con el madero en una Serie Mundial.
 
Salvador Pérez (Reales), 2015
Salvador Pérez lideró a los Reales a su primer anillo en tres décadas, con su desempeño con el bate y detrás del home.
 
El venezolano se soltó a batear después de una floja Serie de Campeonato, en la que fue su compatriota Alcides Escobar el gran protagonista. Y aunque no sacudió cuadrangulares y empujó solamente dos carreras, fue galardonado gracias a la forma en que condujo el picheo de Kansas City y a sus promedios de .364/.391/.455.
 
Pérez tuvo los aperos puestos durante cada uno de los innings disputados, incluyendo dos juegos de entradas extras, con la única y paradójica excepción del último episodio del último cotejo, ya que salió por un corredor emergente en el duodécimo acto de ese quinto choque en el que los monarcas pisaron el plato cinco veces, para garantizar la celebración.
 
Fue el primer catcher galardonado desde 1992, cuando Pat Borders recibió el premio por su desempeño con aquellos Azulejos.

Tras ser operado en mayo, Estevan Florial se enfoca en la Liga Otoñal de Arizona

MLB.com

El prospecto dominicano de los Yankees, Estevan Florial, fue operado de la mano derecha a mediados de mayo y el procedimiento lo mantuvo fuera de acción hasta julio. Pero aunque la lesión limitó su desarrollo en el terreno de juego, le permitió darse de cuenta de la importancia de beber agua y cuidar de su cuerpo.

"Fue un poco frustrante porque no lo esperaba", dijo Florial, considerado el prospecto número 2 de Nueva York. "Pero es parte de la vida. Es algo por lo que hay que pasar".

El prospecto dominicano de los Yankees, Estevan Florial, fue operado de la mano derecha a mediados de mayo y el procedimiento lo mantuvo fuera de acción hasta julio. Pero aunque la lesión limitó su desarrollo en el terreno de juego, le permitió darse de cuenta de la importancia de beber agua y cuidar de su cuerpo.

"Fue un poco frustrante porque no lo esperaba", dijo Florial, considerado el prospecto número 2 de Nueva York. "Pero es parte de la vida. Es algo por lo que hay que pasar".

En 75 juegos por Clase A Fuerte Tampa en el 2018, Florial bateó .255 con porcentaje de embasarse de .354 y slugging de .361.Aunque no son números llamativos, especialmente cuando se considera que bateó .298/.372/.497 en el 2017, el quisqueyano hizo avances en otras áreas.

Florial, de 20 años de edad, redujo su índice de ponches de 31.9 a 24.5 por ciento y también vio su índice de bases por bolas aumentar de 10.5 a 12.8 por ciento. Por lo tanto, aunque el guardabosque disputó apenas 75 partidos esta temporada, dichas cifras van por buen camino.

"Mayormente, en aprender lo más que puede como bateador", dijo Florial al preguntársele en qué se está enfocando ahora mismo en la Liga Otoñal de Arizona.

Florial añora la oportunidad de unirse al venezolano Gleyber Torres, el dominicano Miguel Andújar y los otros jugadores jóvenes de Nueva York.

"Eso me entusiasma", dijo Florial. "Esos muchachos jóvenes jugaron conmigo en los entrenamientos primaverales y antes de eso. Están allí haciendo un gran trabajo. Es bastante emocionante".

Rays tendrían pacto con el prospecto cubano Sandy Gastón

MLB.com

Los Rays han llegado a un acuerdo con el prospecto de pitcheo cubano de 16 años Sandy Gastón por un bono de US$2.6 millones, según confirmó Jesse Sánchez de MLB.com.

Gastón es calificado por MLB Pipeline como el prospecto internacional número 16. El derecho tiene una recta sobre las 90 millas por hora y ha alcanzado 97 millas por hora. Algunos piensan que Gastón desarrollará sus lanzamientos secundarios, en estos momentos el slider y cambio, cuando se integre a una organización de Grandes Ligas y reciba el adestramiento adecuado en una academia.

Los Rays han llegado a un acuerdo con el prospecto de pitcheo cubano de 16 años Sandy Gastón por un bono de US$2.6 millones, según confirmó Jesse Sánchez de MLB.com.

Gastón es calificado por MLB Pipeline como el prospecto internacional número 16. El derecho tiene una recta sobre las 90 millas por hora y ha alcanzado 97 millas por hora. Algunos piensan que Gastón desarrollará sus lanzamientos secundarios, en estos momentos el slider y cambio, cuando se integre a una organización de Grandes Ligas y reciba el adestramiento adecuado en una academia.

Al club de Tampa Bay le restaba US$3,621,500 para su periodo de firmas internacionales, que ocupa el segundo lugar por debajo de los Orioles con US$6,563,500. Según el diario El Nuevo Herald, los Rays y Orioles estaban compitiendo por los servicios de Gastón.

Anteriormente los Marlins tenían la mayor cantidad disponible US$6,569,500, pero emplearon mayoría de dicha cifra para firmar a los hermanos Mesa el lunes. Según Sánchez, Víctor Víctor Mesa -- el prospecto internacional número 1 en la lista de MLB Pipeline -- recibió US$5.25 millones del presupuesto para firmas internacionales, mientras que su hermano Víctor Mesa Jr. firmó por US$1 millón.

Manny Machado, el villano en medio de otra batalla

Associated Press

BOSTON -- Durante 45 minutos, Manny Machado afrontó una rueda de prensa que se asemejó más a una indagación judicial.

El torpedero de los Dodgers debutará el martes en una Serie Mundial y le tocará hacerlo jugar en un lugar donde se le recuerda con rencor. Lo que faltaba para el jugador que se ha convertido en el mayor villano de estos playoffs.

BOSTON -- Durante 45 minutos, Manny Machado afrontó una rueda de prensa que se asemejó más a una indagación judicial.

El torpedero de los Dodgers debutará el martes en una Serie Mundial y le tocará hacerlo jugar en un lugar donde se le recuerda con rencor. Lo que faltaba para el jugador que se ha convertido en el mayor villano de estos playoffs.

Resulta que en abril de 2017, cuando Machado jugaba para los Orioles de Baltimore, se deslizó en la segunda base en una jugada de rutina en la que trató de evitar un doble play. Acabó plantándole su spike en la rodilla a Dustin Pedroia, el idolatrado intermedista de los Medias Rojas. Pedroia nunca se ha recuperado plenamente.

En juegos posteriores, los lanzadores de Boston empezaron a tirar ceñido al cuerpo del dominicano. Se tomó desquite con un jonrón en Fenway, procediendo a recorrer las bases a cámara lenta, en casi medio minuto. Los Medias Rojas se indignaron más, reiterándole los tiros al cuerpo, incluyendo uno de Chris Sale.

Hastiado, Machado se soltó después frente a la prensa al emplear 22 obscenidades para describir a Boston como un equipo "cobarde".

"Eso pertenece al pasado", insistió Machado el lunes.

Video: Manny Machado viviendo algo especial

En su cuarto mes como jugador de Los Ángeles, Machado fue el más requerido en el día previo a la Serie Mundial. Será agente libre dentro de un par de semanas, a la edad de 26 años. Le espera un contrato que podría llegar a 300 millones de dólares.

Pero con otros deslizamientos bruscos en la intermedia ante Milwaukee en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y tras plantar un pie en el talón del primera base de los Cerveceros Jesús Aguilar, Machado ha empeorado su reputación. Christian Yelich, el astro de Milwaukee, le tildó de "jugador sucio".

Todo ello se sumó a la percepción de que no corre al máximo al verse dominado. Entrevistado previo al cuarto juego de la serie contra los Cerveceros, Machado reconoció que no es jugador que "sale corriendo con todo y se tira de cabeza en primera base".

"Eso no me enloquece. No soy esa clase de jugador", dijo.

Su respuesta a los abucheos cuando la serie regresó a Milwaukee fue tremenda: ejecutó un toque en cuenta de 3-2 ante Jhoulys Chacín al abrir el segundo inning del séptimo juego y se embasó sin que nadie hiciera el tiro. Cronometró 3,96 segundos, el registro más rápido del plato a primera este año. Fue el primer sencillo con un toque en cuenta completa desde uno de Nori Aoki con Kansas City el 29 de mayo de 2014. Cody Bellinger procedió a conectar un jonrón de dos carreras que les dio a los Dodgers la ventaja definitiva.

"No hay nada con lo que pueda compararlo. Esto es lo mejor que hay y se siente mucho mejor por haber reído al último", dijo durante el festejo.

Más abucheos le esperan en Boston.

El lunes, Pedroia y Machado fueron cuidadosos en no remecer el avispero.

"Sé cómo me lesioné la rodilla y lo que pasó. Nada más. Todos lo saben", dijo Pedroia.

Machado respondió con su mantra: hace lo que tiene que hacer para ganar.

"No somos amigos", añadió sobre Pedroia.

Un reportero le preguntó si eso era por lo ocurrido el año pasado.

"Es una buena pregunta, muy buena", respondió.

Machado fue adquirido de Baltimore a mediados de julio para reemplazar al lesionado torpedero Corey Seager. Bateó para .297 con 37 jonrones y .905 de OPS en la campaña, los mejores números de su carrera. Lleva tres jonrones con nueve impulsadas en 11 juegos de postemporada.

Para sus compañeros, Machado es el pelotero completo.

"Nos estabilizó en la alineación y en la defensa cuando perdimos a Corey", comentó el utility Enrique Hernández. "Hay veces que quedas diciendo que no es justo la manera cómo juega defensa, lo fácil que lo hace. '¿Cómo haces esa jugada así? ¡No seas tan descarado!".

Machado tiene claro su objetivo en lo que podrían ser sus últimos juegos con el uniforme de los Dodgers.

"Yo vine para ganar una Serie Mundial. Yo vine para que se haga un desfile en la ciudad de Los Ángeles", afirmó.

¿Y se irá? Eso se sabrá más adelante.