Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Con todo y las tantas lesiones, los Dodgers supieron prevalecer para ganar otro título divisional

3 de octubre de 2018

LOS ANGELES -- Cuando los Dodgers jugaron en la Serie de México a principios de mayo contra los Padres en el Estadio de Béisbol Monterrey, se enteraron de que Clayton Kershaw se perdería un tiempo debido a una lesión en el bíceps izquierdo.Los Angeles ya había empezado la temporada del

LOS ANGELES -- Cuando los Dodgers jugaron en la Serie de México a principios de mayo contra los Padres en el Estadio de Béisbol Monterrey, se enteraron de que Clayton Kershaw se perdería un tiempo debido a una lesión en el bíceps izquierdo.
Los Angeles ya había empezado la temporada del 2018 sin Justin Turner y, durante la campaña, vería ausentarse figuras como Corey Seager, Kenley Jansen, Walker Buehler, Thomas Stripling, Alex Wood y el cubano Yasiel Puig-entre varios otros. En total, los Dodgers tendrían 38 estadías en la lista de incapacitados, la mayor cantidad en Grandes Ligas este año.
En aquel momento en Monterrey, ante la noticia de la lesión de Kershaw, el manager Dave Roberts dijo que "tenemos que tener la mentalidad de contar con el que sigue". Acto seguido, al dirigente se le hizo la siguiente pregunta: "¿Sientes que se acaban esas opciones del 'próximo'?"

Fue un planteamiento bien fundamentado en ese momento. Pero al fin y al cabo, la respuesta se vio en el terreno de juego: No. 
Después de tocar fondo el 16 de mayo con récord de 16-26, en el cuarto lugar del Oeste de la Liga Nacional y a 8.5 juegos del primer puesto, los Dodgers supieron reponerse con "el que sigue". Y luego regresaron Turner, Kershaw, Puig, Buehler y todos los demás, menos Seager. Fueron agregados vía cambios figuras como Manny Machado y James Dozier y, con récord de 18-9 en septiembre-más su victoria del lunes sobre los Rockies en el desempate por el título del Oeste-Los Angeles conquistó su división por sexta temporada consecutiva con marca global de 92-71.
Ahora, los campeones defensores de la Liga Nacional pretenden volver a la Serie Mundial, que en el 2017 perdieron en el Juego 7 ante los Astros de Houston. El primer paso será la Serie Divisional de la Liga Nacional contra los Bravos, desde el jueves en el Dodger Stadium.

"Fue un camino increíble con la adversidad que tuvimos, estar abajo, tomar la ventaja, perderla y luego ganar el Juego 163", dijo Turner. "Vamos a ser mejores por eso. No se nos regaló nada. Tuvimos que salir a jugar y ganárnoslo todo. Hubo algunos trechos difíciles, pero reaccionamos e hicimos lo necesario para ganar otro título". 
Efectivamente, en las cinco campañas anteriores terminando de punteros, la menor ventaja de los Dodgers en el Oeste para terminar el año había sido de 4.0 juegos. En otras palabras, los azules habían "paseado" hacia el título divisional del 2013 al 2017. Ahora fue a base de una situación aguerrida hasta el último día--e inclusive un día extra.

Con la mayoría de sus piezas principales de vuelta, los Dodgers se ven como un equipo con mucha profundidad, tanto en el pitcheo como en el ataque ofensivo. Cuando se habla de tener en la banca de un momento a otro a figuras como Matt Kemp, Dozier, Matt Muncy y David Freese, las fichas viables son muchas. Y en el montículo, el rompecabezas de calidad incluye a Wood, Kenta Maeda, el dominicano Pedro Báez, Scott Alexander y Ryan Madson para acompañar a los principales como Kershaw, Hyun-Jin Ryu, Rich Hill, Buehler y Jansen.
"Esto no se ha acabado", dijo Machado, quien estará en su cuarta postemporada tras tres participaciones entre el 2012 y el 2016 con los Orioles. "Esto es apenas el principio".