Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Eduardo Rodríguez y Rafael Devers dieron la cara de manera brillante por los Medias Rojas en el Juego 4

28 de octubre de 2018

LOS ANGELES - Cuando los Medias Rojas estaban perdiendo 4-0 ante los Dodgers en el séptimo inning del Juego 4 de la Serie Mundial el sábado, parecía poco probable que los bostonianos reaccionaran para evitar un empate de 2-2 en el Clásico de Otoño.Los Angeles tenía marca de 54-0 este

LOS ANGELES - Cuando los Medias Rojas estaban perdiendo 4-0 ante los Dodgers en el séptimo inning del Juego 4 de la Serie Mundial el sábado, parecía poco probable que los bostonianos reaccionaran para evitar un empate de 2-2 en el Clásico de Otoño.
Los Angeles tenía marca de 54-0 este año en partidos en que tenía una ventaja de cuatro carreras o más. Boston venía de perder de manera angustiante el Juego 3 el viernes en 18 entradas, luego de estar a punto de tomar una ventaja de 3-0 en la serie al mejor de siete. Y su ofensiva, sobre todo la parte gruesa del lineup, no había dado muchas señales de vida en los primeros dos choques en el Dodger Stadium.
Sin embargo, Mitch Moreland y Steve Pearce aportaron el trueno necesario para ayudar a los Patirrojos a empatar el encuentro entre el séptimo y el octavo episodios. Y en la novena entrada, viniendo frío desde la banca, el dominicano Rafael Devers le dio la ventaja definitiva a Boston rumbo a un triunfo por 9-6.
Otro héroe del Juego 4 para los Medias Rojas fue el zurdo venezolano Eduardo Rodríguez, quien dio la cara de manera contundente tras lanzar como relevista la noche anterior.
E-ROD, ENORME EN 5.2 ENTRADAS
Con el derecho Nathan Eovaldi-en un principio anunciado como el abridor del Juego 4-fuera de acción tras hacer 97 pitcheos como relevista en el maratón del viernes, le tocó a Rodríguez hacer su primera apertura desde el 20 de septiembre.
El joven respondió en grande, brindándole al manager Alex Cora 5.2 entradas alentadoras. Aunque el boxscore indica que Rodríguez permitió cuatro carreras, lanzó para tirar 6.0 ceros. Un error del receptor boricua Christian Vázquez le abrió el camino a Los Angeles para que anotara su primera vuelta. Y luego vino un lanzamiento de parte del valenciano que sacó de cuadrangular el cubano Yasiel Puig para darles a los Dodgers una ventaja de 4-0.

"Creo que fue una buena actuación, la que tuve (el sábado)", dijo Rodríguez. "Creo que fue solamente un pitcheo que fallé, que fue del jonrón de Puig".
Con una rotación agotada y sin muchas opciones, lo hecho por Rodríguez fue más de lo que pudo haberle pedido el puertorriqueño Cora.
"Estoy bien orgulloso de Eddie", dijo el capataz. "Fue increíble verlo hacer eso y ponernos en posición de ganar cuando hacía tiempo que no abría. Su material estuvo ahí. Probablemente fue su mejor salida de la temporada. Un pitcheo lo puso en una posición difícil y por poco nos cuesta el juego.
"Sabíamos que Eddie nos iba a brindar una buena apertura".

DEVERS, BRILLANTE AL BATE Y A LA DEFENSA
Los Medias Rojas llegarían a anotar nueve carreras consecutivas sin respuesta alguna de los Dodgers hasta el cierre del noveno. La verdadera celebración de los Patirrojos empezó cuando tomaron su primera ventaja del partido en la primera parte de esa novena entrada. Como emergente frente al derecho Dylan Floro, Devers conectó un sencillo por el medio del terreno que fue el principio de una reacción de cinco vueltas de Boston.
"Emocionante", dijo Devers, quien a sus 22 años se convirtió en el jugador más joven en poner su equipo arriba en el noveno inning en adelante desde que el colombiano Edgar Rentería dejó en el terreno a los Indios por los Marlins en el Juego 7 de la Serie Mundial de 1997. "Siempre estoy preparado desde el primer inning, por si me necesitan. Trato de ayudar al equipo lo más que pueda".
En el cierre del noveno, fue una jugada brillante de Devers ante un batazo por la raya de la tercera de parte de Manny Machado que ayudó a preservar la victoria con un tambaleante Craig Kimbrel en el montículo.
"Es un juego de instintos", expresó Devers. "Quería asegurarme de tirar duro, porque Machado corre bien".

BOSTON A LEY DE UNA
El tiro de Devers fue preciso. El batazo fue el indicado. Y en el caso de Rodríguez, su sólida apertura no pudo haber sido en un mejor momento para los Medias Rojas.
Ahora Boston se encuentra a ley de una victoria para coronarse campeón por primera vez desde el 2013 y por cuarta ocasión desde el 2004.
"Salimos a ganar, que es lo que estamos haciendo", dijo Rodríguez. "Solamente nos falta uno".