Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

El manager Dave Roberts asegura que los Dodgers saldrán del hoyo

19 de mayo de 2018

Las malas rachas son inevitables en el béisbol, hasta para los mejores equipos. Hasta para un conjunto que disputó el Juego 7 de la Serie Mundial hace un año. Por lo tanto, aunque no ha habido pánico en el clubhouse de los Dodgers, si ha habido frustración."Es, esencialmente, una mala

Las malas rachas son inevitables en el béisbol, hasta para los mejores equipos. Hasta para un conjunto que disputó el Juego 7 de la Serie Mundial hace un año. Por lo tanto, aunque no ha habido pánico en el clubhouse de los Dodgers, si ha habido frustración.
"Es, esencialmente, una mala racha colectiva del equipo", señaló el manager de los azules, Dave Roberts. "No recuerdo ninguna situación parecida, en la que no hayamos tenido ni la mínima consistencia en ningún sentido".
Es difícil de explicar, pero así son los baches.
"Para mí, para los coaches, [es cuestión] de tratar de motivar a los muchachos para que sigan su camino, sea en el bullpen, los abridores o bateo oportuno", expresó Roberts. "Hemos visto muchas cosas buenas en cuanto a la manera en que los muchachos están jugando se refiere. Ojalá los resultados cambien".
Hasta el veterano Chase Utley ha dejado ver sus emociones sobre la mala racha.
"Creo que salen a relucir ciertas cosas", dijo Roberts acerca del bache en el que se encuentra su equipo. "Chase es un jugador que definitivamente oculta lo que siente muy bien. Que él haya demostrado emoción por la frustración no es algo malo. Sé que está luchando para sacarnos del hoyo.
"No es que a nuestros muchachos no les importe. Pero en resumidas cuentas, tenemos que ser productivos.
"Creo que cuando estás abajo, te frustras y te disgustas. Llega a ser cómico porque como equipo estás haciendo todo lo que puedes. Es frustrante que no veamos resultado alguno. Creo que la ligereza es buena en estos momentos. Aún estamos batallando. Enderezaremos la nave".
Tras vencer a los Marlins por 7-0 el jueves para evitar una séptima derrota consecutiva, los Dodgers tienen marca de 17-26. El miércoles, estuvieron 10 juegos por debajo de .500 por primera vez desde el 23 de junio del 2013 (32-42).
Aquel bache resultó ser una chispa: Los Ángeles tuvo marca de 60-28 el resto de la temporada para capturar el Oeste de la Liga Nacional por un margen de 11 juegos, el primero de cinco títulos divisionales consecutivos.