Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Filis no lograron completar la barrida contra Bravos

19 de septiembre de 2019

ATLANTA -- Ronald Acuña Jr. se convirtió en el segundo pelotero más joven en la historia de las Grandes Ligas que batea 40 jonrones en una temporada, Freddie Freeman remolcó un par de carreras y los Bravos de Atlanta aseguraron al menos el empate por el primer lugar en la

ATLANTA -- Ronald Acuña Jr. se convirtió en el segundo pelotero más joven en la historia de las Grandes Ligas que batea 40 jonrones en una temporada, Freddie Freeman remolcó un par de carreras y los Bravos de Atlanta aseguraron al menos el empate por el primer lugar en la División Este de la Liga Nacional con una victoria el jueves por 5-4 ante los Filis de Filadelfia.

El prodigio venezolano quedó encandilado con su histórico jonrón. Lo despachó 432 pies para depositarlo en el segundo nivel del SunTrust Park, quedándose parado en el plato para admirar el vuelo de la pelota ante Aaron Nola antes de soltar el bate y hacer un lento recorrido por las bases.

Mel Ott, quien tenía 20 años cuando sonó 42 jonrones para los Gigantes de San Francisco en 1940, es el otro jugador más joven que supera a Acuña con una temporada de 40 cuadrangulares. Eddie Mathews también tenía 21 años, pero dos meses más viejo que Acuña cuando disparó 47 para los Bravos de Milwaukee en 1953.

Tanto Ott como Mathews están en el Salón de la Fama del Béisbol.

Acuña necesita robar tres bases más para alcanzar otro hito. Acumula 37 en su intento por convertirse en el quinto jugador con un 40-40 en la historia, siguiendo los pasos de José Canseco (1988), Barry Bonds (1996), Alex Rodríguez (1998) y Alfonso Soriano (2006).

Con ocho juegos por disputar en la temporada regular, un segundo cetro de división consecutivo parece ser una formalidad para los Bravos. Mantienen una ventaja 9 juegos y medio sobre los Nacionales de Washington, que han disputado tres juegos menos y tuvieron libre el jueves.

Los Bravos podrían celebrar oficialmente el viernes con una victoria ante los Gigantes de San Francisco o si Washington pierde en Miami.