Jackson Holliday saboreó cada momento de su debut: “Es todo lo que imaginé”

11 de abril de 2024

BOSTON – En un duelo entre rivales de la División Este de la Liga Americana, frente a un público de 27,936 espectadores en el Fenway Park, fueron los Orioles que salieron con el triunfo en un partido bien disputado.

Y no podría estar más complacido con su primera experiencia en Grandes Ligas.

“Es todo lo que imaginé. Jugar en las Mayores, en un estadio lleno para ver a dos equipos muy buenos. No puedo pedir más”, expresó Holliday. “Excepto por, quizás, cuatro hits. Pero eso es mucho pedir. Fue una experiencia increíble”.

El mejor prospecto del béisbol según MLB Pipeline se fue de 4-0 con un par de ponches, así que no fue el mejor debut que se haya visto desde el punto de vista estadístico. Pero Holliday logró empujar una carrera y fue parte de una remontada de los Orioles con la que vencieron a los Medias Rojas por 7-5 luego de verse abajo 5-0.

Un roletazo de Holliday hacia la intermedia en el sexto capítulo empujó a Colton Crowser desde la antesala, como parte de una ataque de tres rayitas en ese inning. Luego los Orioles fabricaron cuatro más en el séptimo para tomar la ventaja.

Holliday, de 20 años y 128 días, se convirtió en el cuarto jugador más joven en la historia de la franquicia en impulsar una carrera en su debut en Grandes Ligas, únicamente superado por Brooks Robinson (18 años, 122 días el 17 de septiembre de 1955), Andy Etchebarren (19 años, 98 días el 26 de septiembre de 1962 y Ron Hansen (20 años, 10 días el 15 de abril de 1958).

“El poder estar ahí, ganar y además empujar una carrera… mira, realmente fue increíble estar aquí”, dijo Holliday, quien fue seleccionado en el primer puesto del Draft amateur del 2022.

Fue un día que el prospecto había soñado desde que recorría los estadios de Grandes Ligas de niño, acompañado de su papá, . Buena parte de su familia estuvo presente, en la primera fila que está arriba de la cueva de Baltimore.

No hubo un momento en particular que Holliday destacara. Se disfrutó cada segundo.

“Sólo el hecho de poder competir ante estos muchachos que he visto por televisión, como [el antesalista dominicano de los Medias Rojas Rafael] Devers, es genial”, señaló Holliday. “Estoy aquí parado, viendo a mi alrededor, el Monstruo [Verde], la gente, los cánticos. Fue una experiencia genial”.

Antes del encuentro, Holliday dijo que creía que estaría más emocionado que nervioso. Y luego del choque, mencionó que resultó ser cierto.

“No estaba tan nervioso”, confesó. “Obviamente, mis resultados no fueron los esperados. Pero no estaba nervioso. Me sentí cómodo a la defensa. Me sentí cómodo en el plato”.

Quizás el prospecto consiga su primer imparable el jueves, en el último encuentro de la serie en el Fenway Park. No hay mucha presión para un joven que está por disputar su segundo juego de carrera, pero tampoco estará disputando un partido nocturno luego de levantarse a las 4:30 a.m. ET para volar de Richmond, Virginia, a Boston.

Pero no hay excusas. Holliday está listo para recuperarse y volver al terreno para su segundo juego y muchos más.

“Estoy aquí. No podría estar más feliz”, señaló. “No importa cuánto dormí. Iba a salir y competir al máximo. Estoy emocionado por tener una noche completa de recuperación y regresar mañana”.