Latinos elegidos en su primera oportunidad

25 de enero de 2022

Entre las decenas de miles de jugadores, managers, dueños, directivos y otros empleados que han dejado su huella en el béisbol, sólo un selecto grupo de 339 son miembros del Salón de la Fama, incluyendo a 267 exjugadores de Grandes Ligas. Y dentro de ese grupo élite, 57 exligamayoristas recibieron un honor todavía más grande: Entrar a Cooperstown en su primer año de elegibilidad.

Ahora, la exclusiva lista aumentó a 58 jugadores con la elección del dominicano David Ortiz en su primera vez en la papeleta. Ortiz fue seleccionado el martes con el 77.9 % de los votos de los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA).

Éstos son los otros jugadores latinoamericanos que han recibido tal honor:

Mariano Rivera

Grupo del 2019

El panameño no sólo se unió a la cofradía de jugadores que entraron al Salón de la Fama en su primer año, sino que consiguió algo que nunca antes había ocurrido: Fue electo por unanimidad. Rivera es el líder de todos los tiempos en juegos salvados con 652. Fue 13 veces al Juego de Estrellas y ganó cinco Series Mundiales con los Yankees. Rivera fue JMV de la Serie Mundial y de la Serie de Campeonato de la Liga Americana durante su carrera, además del JMV del Juego de Estrellas en el 2013, su última campaña y último Clásico de Media Temporada.

Iván Rodríguez

Grupo del 2017

“Pudge”, como era popularmente conocido, fue 14 veces al Juego de Estrellas y ganó 13 Guantes de Oro, ambas cifras récord entre los receptores en la historia de MLB. El puertorriqueño entró al Salón de la Fama como miembro de los Rangers tras pasar sus primeras 12 temporadas como careta de Texas. Jugó en dos Series Mundiales, la del 2003 con los campeones Marlins y la del 2006 con los Tigres. A pesar de ser una posición tan exigente, Rodríguez jugó casi exclusivamente en la receptoría durante su carrera de 21 años.

Pedro Martínez

Grupo del 2015

Junto a Randy Johnson, quien también fue exaltado en el 2015, el dominicano Martínez fue el lanzador más dominante de su generación. Con una recta de más de 95 millas por hora y un cambio indescifrable, Pedro ganó el Premio Cy Young en ambas ligas – uno de apenas seis lanzadores en lograrlo – durante una carrera en la que se destacaron especialmente sus años en Montreal y Boston. El porcentaje de ganados y perdidos de Martínez (.687) es sólo superado por el de Whitey Ford entre los lanzadores de la Era Moderna (desde 1900). Pero quizás su hito más grande haya sido ayudar a los Medias Rojas a romper la Maldición del Bambino cuando ganaron la Serie Mundial del 2004.

Rod Carew

Grupo de 1991

El panameño Carew pasó su carrera de 19 temporadas entre los Mellizos y Angelinos – ambas franquicias retiraron su número 29 – y fue al Juego de Estrellas en todas las campañas que pasó en las Mayores, con excepción de su última. El JMV de la Americana de 1977 ganó siete títulos de bateo del Joven Circuito, incluyendo cuatro seguidos entre 1972 y 1975.

Roberto Clemente

Grupo de 1973

El ídolo puertorriqueño fue elegido al Salón de la Fama en marzo de 1973, mucho antes de lo que todos hubiesen querido. Clemente falleció en un accidente aéreo el 31 de diciembre de 1972 mientras llevaba artículos de primera necesidad para los sobrevivientes del terremoto en Nicaragua y fue exaltado en una elección especial de la BBWAA, que suspendió el requerimiento de cinco años de espera para que un jugador fuese considerado. Durante una excepcional carrera de 18 años, Clemente conectó 3,000 hits, fue 12 veces al Juego de Estrellas, ganó 12 Guantes de Oro seguidos y fue el JMV de la Liga Nacional en 1966.