Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Los bloopers más famosos en la historia de MLB

20 de abril de 2019

No hay una ciencia exacta para decir qué es exactamente un blooper. Desde errores defensivos a bromas en el dugout a rarezas que simplemente no pueden ser categorizadas, los bloopers pueden pasar en cualquier momento y en cualquier lugar del terreno. Esta colección de bloopers recibió una nueva petición del

No hay una ciencia exacta para decir qué es exactamente un blooper.

Desde errores defensivos a bromas en el dugout a rarezas que simplemente no pueden ser categorizadas, los bloopers pueden pasar en cualquier momento y en cualquier lugar del terreno.

Esta colección de bloopers recibió una nueva petición del dominicano Marcell Ozuna la semana pasada, cuando el jardinero izquierdo de los Cardenales se subió a la pared para tratar de robarse un jonrón… ante un batazo que cayó en la pista de seguridad.

Sin más preámbulos, vamos con los mejores bloopers de todos los tiempos.

El jonrón que dio en la cabeza de Canseco

Rangers vs. Indios, 26 de mayo de 1993

José Canseco parecía tener dominado el elevado del bateador designado de los Indios, el venezolano Carlos Martínez, mientras se acercaba a la pared del jardín derecho, pero la bola no cayó en su guante, sino en su cabeza y rebotó por encima de la cerca. Jonrón. Un sorprendido Canseco no pudo evitar reírse.

Johnson golpeó un pájaro con su recta

D-backs vs. Gigantes, 24 de marzo del 2001

Fue un momento increíble que desafió cualquier probabilidad, pues Johnson accidentalmente golpeó a un pájaro con un pitcheo durante un juego de entrenamientos. Ante Calvin Murray de los Gigantes, Johnson soltó una recta que nunca llegaría a su destino, pues una paloma que volaba entre el plato y la loma se atravesó en el camino. La pobre quedó desintegrada.

Ramírez cortó el tiro de Damon

Medias Rojas vs. Orioles, 21 de julio del 2004

Para ser justos con el dominicano Manny Ramírez, el tiro de Johnny Damon desde el jardín central jamás habría alcanzado al cortador. Pero el patrullero izquierdo de Boston no ayudó en nada cuando decidió lanzarse y cortar el disparo. Una vez que Ramírez se levantó y tiró la bola al campocorto Mark Bellhorn, David Newhan ya había pasado por tercera e iba camino al plato para completar su jonrón dentro del parque.

O’Neill evita una carrera con la patada perfecta

Rojos vs. Filis, 5 de julio de 1989

Durante un juego contra los Filis en 1989, el temperamental Paul O’Neill dirigió su ira contra la pelota. En la baja del 10mo, O’Neill corrió hacia adelante para recoger un sencillo de Lenny Dykstra, pero no pudo tomar bien la bola con el guante, ni con la mano una vez le rebotó. Mientras la pelota rebotaba en la grama artificial del Veterans Stadium, un frustrado O’Neill le pegó una patada presumiendo que la carrera del gane iba a anotar. Lo insólito es que la mandó directo al primera base Todd Bezzinger y Steve Jeltz de los Filis se quedó en tercera, aunque luego anotaría la del gane con un pasbol.

Un gato revoluciona el Kingdome

Mariners vs. Medias Rojas, 1984

Ha habido toda clase de criaturas que han tomado el terreno a lo largo de la historia, pero este gato sin duda ha sido el más fiero. El felino fue avistado cerca de la pared en los jardines del Kingdome, causando un retraso de varios minutos. Los intentos de sacarlo fueron todo un show, pues el gato incluso mordió a uno de los empleados del equipo que intentó retirarlo. La imagen del pobre hombre retorciéndose por la mordida del lindo gatito quedará para siempre en la memoria.

Lyons se bajó los pantalones

Medias Blancas vs. Tigres, 16 de julio de 1990

La bujía de los Medias Blancas se acababa de embasar con un toque en el Tiger Stadium deslizándose de cabeza en primera, pero el lanzador de los Tigres, Dan Petry, no estuvo de acuerdo con la sentencia y se puso a discutir con el umpire. Mientras tanto, Lyons empezó a sentir que tenía tierra dentro de los pantalones, y evidentemente olvidándose de las 15,000 personas que estaban en la tribuna, se los bajó para sacudirse la tierra. “Me olvidé por un segundo de donde estaba”, le dijo Lyons años después a MLB.com. “Supongo que pensé que estaba en el dugout, así que me los bajé”.

El Duque lanza el guante a la primera base

Yankees vs. Mets, 5 de junio de 1999

Los guantes de béisbol están hechos para detener proyectiles, pero a veces, la bola puede encajarse en la malla. En 1999, al cubano Orlando Hernández se le ocurrió la solución perfecta para ese tipo de problemas, tirando el guante con la bola adentro a la primera base para completar el out. Jon Lester lo hizo casi 16 años después con los Cachorros.

Smith se equivoca corriendo

Bravos vs. Mellizos, Juego 7 de la Serie Mundial de 1991

En el octavo inning del Juego 7 de la Serie Mundial ante los Mellizos, Terry Pendleton de los Bravos mandó una bola entre el jardín central y el izquierdo que parecía lo suficientemente lejos como para que Lonnie Smith anotara desde la primera base y rompiera el empate a cero. Sin embargo, Smith le quitó la vista a la bola y fue engañado por Chuck Knoblauch y Greg Gagne, que le hicieron ver que estaban haciendo un doble play. Smith dejó de correr momentáneamente y no pudo anotar, y los Mellizos terminaron ganando 1-0 en 10 entradas.

La Tribu anota mientras Knoblauch discute

Yankees vs. Indios, Juego 2 de la SCLA de 1998

Siete años después de haber sido parte del blooper de Smith, Knoblauch protagonizó su propio desliz en el Juego 2 de la SCLA de 1998 ante Cleveland. Knoblauch cubrió la primera mientras Tino Martínez fildeaba un toque de Travis Fryman, pero su tiro golpeó a Fryman en la espalda y rebotó lejos del alcance de Knoblauch. En vez de buscar la bola, Knoblauch se quedó reclamando una interferencia, dándole tiempo al dominicano Enrique Wilson para anotar la carrera de la ventaja en la primera parte del 12do.

El episodio de Bartman en Wrigley Field

Marlins vs. Cachorros, Juego 6 de la SCLN del 2003

Los Cachorros estaban a cinco outs de ir a su primera Serie Mundial desde 1945 cuando el dominicano Luis Castillo elevó un foul por la raya del jardín izquierdo, sirviendo la mesa para una de las escenas más infames en la historia del béisbol. Mientras el dominicano Moisés Alou brincaba cerca de la tribuna para atrapar la bola, ésta rebotó en las manos de Steve Bartman, un espectador, prolongando el turno de Castillo. Alou estaba furioso y Bartman se convirtió en el villano tras la victoria de los Marlins. Bartman no ha querido aparecer en público tras el incidente, aunque los Cachorros le obsequiaron un anillo cuando finalmente ganaron la Serie Mundial en el 2016.

Thomas Harrigan es reportero de MLB.com