Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Lo que sigue para Pujols: Los jonrones de Mays

10 de mayo de 2019

Con 39 años de edad y sus mejores tiempos a la espalda, a Albert Pujols todavía le quedan por escribir varias líneas en la placa de bronce que algún día estará colgada en las paredes del Salón de la Fama de Cooperstown. Luego de convertirse este jueves en el quinto

Con 39 años de edad y sus mejores tiempos a la espalda, a Albert Pujols todavía le quedan por escribir varias líneas en la placa de bronce que algún día estará colgada en las paredes del Salón de la Fama de Cooperstown.

Luego de convertirse este jueves en el quinto bateador (o tercero, según el Elias Sports Bureau) con 2.000 carreras empujadas en las Grandes Ligas, Pujols apunta ahora al quinto peldaño en el escalafón de jonroneros de todos los tiempos.

Willie Mays le espera en esa posición. El legendario patrullero central de los Gigantes disparó 660 cuadrangulares y se retiró como uno de los tres toleteros más prolíficos en el conteo total de vuelacercas. Otros dos superaron su marca en el medio siglo que llegó a continuación y parece posible que el Pujols, nacido en Santo Domingo, pueda también desplazarle en el principal apartado del poder de todos los tiempos.

Pujols llegó con estilo a los dos millares de remolques. Lo hizo precisamente con tablazo de cuatro esquinas, el número 639 en una cuenta que ya es regresiva con vistas al total de Mays.

La curiosa polémica sobre cuántos toleteros superaron las 2.000 carreras producidas no hace sino engrandecer la hazaña del primera base de Anaheim. El Elias Sports Bureau se niega a incluir allí a Babe Ruth (2.214) y a Cap Anson (2.075), por contabilizarlas únicamente a partir de 1920, cuando la estadística finalmente fue oficializada. Miembros de la Sociedad para la Investigación del Béisbol de América (SABR) y otros investigadores independientes hicieron el recuento retroactivo, publicado en Baseball Reference y otros sitios. También demostraron errores en el conteo del Elias, sin que éste aplicara correcciones. Eso deja, entonces, dos conteos, según la fuente que se prefiera.

No hay discusión respecto a las cosechas de Hank Aaron (2.297) y Alex Rodríguez (2.086). Tampoco la hay ahora con el nuevo miembro del club.

Poco importa la polémica. Se trata de una cifra casi irreal. Tanto es así, que el jugador activo con más impulsadas después de Pujols es Miguel Cabrera, con 1.649. Luego del venezolano marcha muy rezagado Robinson Canó, con 1.244.

Salvo en el caso de que Cabrera pueda mantenerse saludable, parece improbable que alguno de los principales empujadores en la actualidad pueda emular lo que acaba de completar el dominicano. Sería una lástima para América Latina, pues la mayoría es nacida en la región, incluyendo a los quisqueyanos Edwin Encarnación (1.182) y Nelson Cruz (1.032).

Ellos, más Ryan Braun (1.075), Matt Kemp (1.010) y Ryan Zimmerman (999) tienen por delante la mitad del camino, prácticamente. Pero ninguno tiene menos de 34 años de nacido.

Pujols llevó 1.603 rayitas al plato antes de cumplir los 35 años de edad.

Solamente una producción como la que consiguió en sus 11 campeonatos con los Cardenales podría permitir tal botín. El inicialista y designado de los Angelinos recibió votos para el premio al Jugador Más Valioso en cada una de esas justas. Dejó promedios de .328/.420/.617, con 1.037 de OPS y un OPS ajustado de 170 mientras usó los colores de San Luis. Por eso se ven sus estadísticas de por vida actuales, a pesar de que en sus últimos siete torneos no ha podido terminar ni siquiera con .800 de OPS.

A Pujols le quedan dos temporadas en su contrato. Salvo que decida antes colgar los spikes, le restan unos 400 juegos o más. Necesita 22 jonrones para igualar a Mays. Le faltan menos de 100 hits para adueñarse también del décimo quinto puesto de todos los tiempos en ese conteo, lo que le permitiría desplazar a Dave Winfield, A-Rod, Tony Gwynn, Robin Yount, Paul Waner, George Brett, Adrián Beltré y Cal Ripken Jr. Este viernes amaneció con la bicoca de 3.107.

Aaron y Rodríguez son los únicos otros miembros del listado de toleteros con al menos 600 cuadrangulares, 2.000 empujadas y 3.000 imparables. Este club no tiene discusión, más allá de la diatriba que mantienen SABR, Baseball Reference y el Elias Sports Bureau.

“Todos mis logros son especiales para mí”, sostuvo Pujols a MLB.com, una vez completados los dos millares de impulsadas. “No creo que haya uno que cuente más que los demás. Pienso que todos son grandiosos. Para mí, lo mejor es haberlos logrado y haber ayudado a mi equipo a ganar. Y de hecho, hoy terminamos ganando la serie (contra los Tigres); eso es más especial todavía”.

El jonrón que coronó la hazaña voló por el jardín izquierdo del Comerica Park, delante de Cabrera, inicialista de Detroit y el más conspicuo alumno del dominicano, como a menudo repite el oriundo de Venezuela.

Ambos aprovecharon el encuentro esta semana para intercambiar elogios y resaltar uno la grandeza del otro.

Cabrera tiene de por vida promedios de .316/.394/.548. Pujols tiene .301/.381/.553. Sus carreras a menudo parecen calcadas. Pero al pupilo le queda un buen trecho todavía, si espera acumular los totales del maestro.

El cuadrangular del quisqueyano, de hecho, fue su extrabase número 1.300. Está muy cerca de la tercera casilla de todos los tiempos. Su próximo objetivo, de nuevo, es Mays. El legendario patrullero central de los Gigantes se retiró con 1.323. Luego de él siguen Ruth (1.356), Stan Musial (1.377), Bonds (1.440) y Aaron (1.477).

Es, qué duda cabe, el más notable bateador salido de América Latina.

Pujols está cerca de festejar los 40 años de edad. Le quedan dos campañas por delante, según su contrato, y su rendimiento anuncia que su adiós está cerca. Es natural. Todo en la vida tiene su final. Pero todavía le quedan hazañas por completar, luego de hacer historia con sus 2.000 remolques.