Mejores 10 momentos en la carrera de Edgar

3 de enero de 2022

El dominicano Pedro Martínez y el panameño Mariano Rivera -- dos leyendas latinoamericanas inmortalizadas en el Salón de la Fama de Grandes Ligas -- aseguran que Edgar Martínez fue uno de los bateadores más difíciles que jamás enfrentaron.

Con el puertorriqueño Martínez celebrando su cumpleaños número 59 este domingo, repasemos los mejores 10 momentos durante su carrera con los Marineros de Seattle:

1. “El doble”
8 de octubre de 1995

Con los Marineros cayendo ante los Yankees, 5-4, en el 11mo inning del decisivo quinto partido de la Serie Divisional de la Liga Americana, Martínez bateó un doble de dos carreras frente a Jack McDowell para guiar a los Marineros al triunfo por 6-5 y de paso mandarlos a la Serie de Campeonato de la Liga Americana por primera vez en su historia. Mejor aún, el hit de Martínez, conocido simplemente como “el doble”, fortaleció el apoyo para una iniciativa de voto que llevó a la votación para construir un estadio únicamente para béisbol en Seattle que aseguró el futuro de la franquicia en la ciudad.

2. Una jornada para el recuerdo
3-7 de octubre de 1995

Previo al Juego 5, tuvo que haber un Juego 4. Martínez también brillo en ese encuentro. El puertorriqueño igualó un récord de postemporada al remolcar siete carreras con un jonrón de tres vueltas y un grand slam para guiar a los Marineros a una victoria de 11-8 que empató la serie a dos juegos por bando. En la serie, Martínez bateó .571 (de 21-12).

3. Sinónimo de consistencia
1990-2001

Comenzando en 1990, cuando bateó .302, Martínez superó los .300 de promedio en 10 de 12 temporadas. Sinónimo de consistencia, el toletero registró promedios de slugging superiores a .400 en 15 de sus 18 temporadas en camino a una marca de por vida de .515.

4. Un bateador profesional
1995-2004

Martínez se convirtió en bateador designado de tiempo completo en 1995. Apropiadamente, el boricua ganó el título de bateo ese año, terminando con promedio de .356 para superar a toleteros de alto calibre como Chuck Knoblauch (.333), Tim Salmon (.330), Wade Boggs (.324) y Eddie Murray (.323). Martínez también lidero las Mayores en porcentaje de embasarse (.479), OPS (1.107) y OPS+ (185).

5. Credenciales de lujo
1987-2004

Martínez se convirtió en uno de 22 ligamayoristas en batear al menos .300, registrar un promedio de embasarse de por lo menos .400 y superar los .500 de slugging mientras acumuló 5,000 o más visitas al plato. También fue convocado siete veces al Juego de Estrellas y recibió cinco Bates de Plata.

6. Una zona sin baches
1987-2004

Observando los números de Martínez en cada mes se nota su impresionante consistencia. Bateó .297 en abril/marzo, .323 en mayo, .306 en junio, .314 en julio, .315 en agosto y .310 en septiembre/octubre.

7. Jugando pese a lesiones
2003

Varias dolencias en las piernas limitaron a Martínez en sus últimas temporadas. De cualquier manera, pudo tener un buen desempeño, especialmente en el 2003, cuando fue convocado al equipo de la Liga Americana para el Juego de Estrellas. Aunque bateó una bola de foul que le golpeó un dedo de un pie en septiembre, pudo terminar con promedio de .294, 24 jonrones y porcentaje de embasarse de .406. Eso fue suficiente para ameritarse su quinto y último Bate de Plata.

8. Cambiando puntos de vista
2019

Martínez fue elegido al Salón de la Fama en el 2019, su último año en la boleta, con el 85.4% de los votos -- un gran aumento de los 70.4 que recibió el año anterior, y mucho más del 75% que se requiere para ser inmortalizado. El debate era el hecho de que Martínez fue principalmente un bateador designado y por eso considerado por algunos como un jugador de una dimensión que no era digno de un puesto en Cooperstown. La elección de varios lanzadores relevistas al Salón ayudó a borrar el estigma de ser un “especialista”. Martínez persevero para lograr un ascenso del 36.2% que recibió en el 2010 para convertirse en el segundo jugador en ingresar al Salón de la Fama como miembro de los Marineros, acompañando a Ken Griffey Jr.

9. El mayor honor
2004

Martínez recibió el Premio Roberto Clemente -- el reconocimiento más prestigioso por la labor caritativa -- después de su última campaña como jugador activo. Martínez fue el primer pelotero nacido en Puerto Rico en recibir el premio que lleva el nombre de la leyenda boricua.

10. Un coach de gran categoría
2015-2018

Martínez se convirtió en el coach de bateo de Seattle tras 68 encuentros en la temporada regular del 2015, con el equipo bateando .233 y promediando 3.4 carreras por juego. Bajo Martínez, Seattle bateó .260 y anotó 4.5 rayas por compromiso en los siguientes 94 partidos. Martínez dejó su puesto después de la campaña del 2018 para pasar más tiempo con su familia.