Mundo “bizarro”: Si Scherzer lanzara con N.Y.

16 de diciembre de 2020

El mundo del béisbol cambió el 8 de diciembre del 2009, cuando lo D-backs, Tigres y Yankees conformaron un canje de seis jugadores, con Max Scherzer dando a parar a Detroit. Ya saben el resto de la historia: Scherzer se convierte en el mejor lanzador del planeta, ayuda a los Tigres a dominar la División Central de la Americana y después se muda a Washington para llevar al equipo a su primer campeonato de Serie Mundial.

Pero, ¿qué habría pasado si Scherzer nunca hubiera llegado a los Tigres?

Retrocedamos el tiempo, desde que comenzaron los rumores del cambio. El acuerdo no empezó con los Tigres preguntando por Scherzer, sino con los D-backs interesados en Edwin Jackson. La transacción no encajaba perfectamente, así que los Yankees entraron en escena.

Éste fue el cambio original:

D-backs reciben a_: *_Edwin Jackson (desde Detroit) e Ian Kennedy (desde Yankees)

Tigres reciben a_: *_Max Scherzer (Arizona), Daniel Schlereth (Arizona), Phil Coke (Yankees) y Austin Jackson (Yankees)

Yankees reciben a: Curtis Granderson (Detroit)

Scherzer venía de su primera temporada completa. Terminó con efectividad de 4.12 y ponchó a un rival por entrada. Sin embargo, muchos cuestionaban su arsenal de pitcheos rompientes.

Por otro lado, los Yankees querían proteger a sus lanzadores jóvenes: Phil Hughes y Joba Chamberlain, aunque el segundo venía de tener porcentaje de carreras limpias de 4.75 en su primera campaña completa como abridor.

¿Y si los Yankees se hubiesen arriesgado? Scherzer habría terminado en Nueva York y Chamberlain en Detroit. Así hubiese lucido el canje:

D-Backs reciben a: Edwin Jackson, Ian Kennedy

Tigres reciben a: Daniel Schlereth, Phil Coke, Austin Jackson, Joba Chamberlain

Yankees reciben a: _*_Curtis Granderson, Max Scherzer

El impacto no se reflejó de inmediato. En la vida real, hubo que esperar hasta el 2013 para que Scherzer se convirtiera en el as que conocemos hoy. Se hubiese esperado un panorama similar con los Yankees.

Mientras tanto, los Tigres hubiesen ingresado a Chamberlain a su rotación de inmediato, donde hubiese replicado su temporada anterior. Detroit terminó de tercero en su división en el 2010 y eso no hubiese cambiado con Chamberlain en el lugar de Scherzer.

Pero todo cambia a partir del 2011.

1. Los Yankees, no lo Tigres, ganan la SDLA del 2011

En el mundo real, los Tigres vencieron a los Yankees en la Serie Divisional de la Liga Americana tres juegos a dos. Claro, Scherzer ganó el Juego 2, completando seis entradas en blanco ante los Yankees.

Pero en esta realidad alternativa, los dos equipos también se hubiesen enfrentado. Los Tigres ganaron la División Central por 15 juegos y aunque Scherzer demostró su potencial, terminó con una efectividad de 4.43. Reemplázalo con Chamberlain e igual tienes a un equipo de postemporada. 

Ahora, ese juego ganado por Scherzer les pertenecería a los Yankees, y Nueva York alcanza a la Serie de Campeonato para enfrentar a los Rangers. Nueva York no es lo suficientemente bueno y es eliminado por Texas.

2. El cambio de Jesús Montero a los Marineros nunca **ocurre** 

El 23 de enero del 2012, los Marineros cambiaron al dominicano Michael Pineda – tras su sólida temporada de novato (9-10, efectividad de 3.74) -- por el venezolano Montero, un receptor con poder y el 12mo mejor prospecto del béisbol. 

Con Scherzer en el equipo, los Yankees no se hubiesen visto en la necesidad de mejorar la rotación. Dado lo que pensaban en Nueva York de Montero – el gerente general, Brian Cashman, dijo que “puede que haya sido el mejor jugador que haya cambiado” -- deciden mantenerlo. 

Aquí, algo bueno para Seattle. Aunque los Marineros no han clasificado para la postemporada desde el 2001, en el 2014 se quedaron a un solo juego de lograrlo. Si Pineda hubiese estado en el equipo (ese año tuvo récord de 5-5 y EFE de 1.89 con los Yankees), se hubiese terminado la sequía.

3. Medias Blancas ganan la División Central en el 2012

En la vida real, los Tigres ganaron la división con 88 triunfos, sólo tres juegos por delante de los Medias Blancas. Sin Scherzer, eso le daría la ventaja suficiente a Chicago para hacerse con el título divisional. 

Adam Dunn hubiese llegado a la postemporada por primera vez en su carrera. Eso significa que no estaría de 14to en la lista de mayor cantidad de partidos disputados para un jugador sin llegar a los playoffs.

Ese año, los Yankees sumaron 95 victorias sin Scherzer. Hubiesen llegado a la Serie Mundial, pero no vamos a acabar con la magia de los Gigantes, así que dejamos a San Francisco alzando el trofeo.

4. Los Tigres firman a Zack Greinke** antes de la temporada del 2013** 

El ex dueño de los Tigres, Mike Ilitch quería ganar siempre. Por eso, en los años previos a su fallecimiento en el 2017, llenó a los Tigres de estrellas y les otorgó extensiones de contrato a jugadores como Justin Verlander, el venezolano Miguel Cabrera y Max Scherzer. 

Entonces, dado que el equipo del 2012 se quedó corto en la lucha por la postemporada debido al pitcheo, pueden estar seguros de que hubiesen sido agresivos en el mercado. El dinero que le dieron a Scherzer pudo haber servido para pactar con Greinke. 

Greinke tiene un exitoso, pero corto paso con Detroit antes de salirse de su contrato – como en realidad lo hizo con los Dodgers – a los tres años.

5. Los Yankees retienen a Scherzer con un pacto a largo plazo tras el 2014, evitando su salida hacia Washington

Tras tener récord de 18-5 y efectividad de 3.15 en el 2014, el Scherzer de verdad dejó a los Tigres para pactar por siete años y US$210 millones con los Nacionales. Pero en esta realidad, Scherzer no hubiese salido de los Yankees.

Eso significa que Scherzer no se convierte en el sexto lanzador en ganar el Premio Cy Young en ambas ligas.

Hubiese perdido uno de los dos Cy Young que ganó. En el 2016, hubiese superado a Rick Porcello, pero en el 2017 se lo hubiese llevado Corey Kluber.

6. Yankees ganan la Serie Mundial del 2017

En el mundo real, los Yankees perdieron con los Astros en siete juegos en la SCLA. Esta vez, con Scherzer en la loma, Nueva York se lleva la serie. Eso deja la mesa servida para uno de los mejores duelos en la historia en una Serie Mundial: Scherzer ante Clayton Kershaw. ¿Dos de los mejores lanzadores de la historia reviviendo una de las mejores rivalidades? Sí, esta serie hubiese sido épica. 

Desafortunadamente para los Dodgers, como en la vida real, igual pierden el Clásico de Otoño en el 2017 y los Yankees capturan su 28vo campeonato. 

Esto también cambia el panorama de la Serie Mundial del 2019. Sin Scherzer en los Nacionales, el trío de Greinke, Verlander y Gerrit Cole de los Astros se lleva el trofeo. 

Hablando de Cole...

7. Los Dodgers firman a Cole

En el invierno pasado, los Yankees hicieron la mayor transacción al firmar por nueve años y US$324 millones a Cole. Ahora, siguen siendo los Yankees, pero lo más probable es que no lo hubiesen añadido a una rotación con Scherzer, Masahiro Tanaka, el dominicano Luis Severino y James Paxton. 

Los Angelinos igual obtienen a Anthony Rendón, lo que significa que los Dodgers quedan con el camino libre para pactar con Cole, añadiéndolo a una rotación que cuenta con Kershaw, Dustin May y Walker Buehler. 

Pero aquí, otro detalle: ¿Qué pasa con Mookie Betts? Los Dodgers recibieron a Betts en un cambio dos meses después de que los Yankees firmaron a Cole. En esta realidad, igual hacen el canje y ganan la Serie Mundial, pero esta vez no podrán ofrecerle una extensión de 12 años, por lo que queda libre tras una temporada.

8. Los Filis firman a Mookie** Betts (y no a Bryce Harper)** 

Sin Scherzer en el equipo, los Nacionales le dan una extensión a Harper antes de que sea agente libre en el 2019.  

En vez de obtener a Harper, los Filis, tras contratar a Dave Dombrowski como nuevo presidente de operaciones de béisbol, se reúnen con Betts y lo firma a un contrato a largo plazo. 

Incluso para entonces, Betts no estaría inmune a los abucheos. Nadie en Filadelfia lo está.