Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
noticias

Noticias de Las Grandes Ligas

Caguas tratará de repetir el título caribeño en nombre de un Puerto Rico bien golpeado aún

(Luis Gutierrez/AP)
3 de febrero de 2018

GUADALAJARA - A casi cinco meses del paso del Huracán María por Puerto Rico, gran parte de la isla aún se encuentra sin luz y otros elementos básicos de la vida diaria.Reducida a 18 juegos y en un número limitado de estadios sin luces, Puerto Rico sí realizó una temporada

GUADALAJARA - A casi cinco meses del paso del Huracán María por Puerto Rico, gran parte de la isla aún se encuentra sin luz y otros elementos básicos de la vida diaria.
Reducida a 18 juegos y en un número limitado de estadios sin luces, Puerto Rico sí realizó una temporada acortada de béisbol invernal con cuatro de los seis equipos. Los Criollos de Caguas resultaron los campeones del circuito, repitiendo la corona.
Ahora, la tropa de Luis Matos trata de conquistar la Serie del Caribe por segundo año consecutivo, pero con otro matiz para el equipo y para todo el territorio de la Isla del Encanto.
"Nosotros, lo que venimos es a darle alegría a Puerto Rico, que mucha falta le hace", comentó al respecto Matos, cuyos Criollos rompieron en el 2017 una sequía de 17 años de la isla sin ganar el cetro caribeño. "Esperamos montar un buen espectáculo para la gente que está aquí, para Jalisco y para la fanaticada del béisbol".
El viernes en su primer partido de la Serie, los Criollos derrotaron a los Tomateros de Culiacán (México) por 7-4 para arrancar con buen pie.
"La verdad es que tenemos un gran equipo con muchos del año pasado, así que ya la química está ahí", afirmó Matos.
Antes del Huracán en septiembre pasado, el 2017 había sido un año bien especial para el béisbol puertorriqueño. Primero se vio la victoria de Caguas en la Serie del Caribe y, un mes y medio después, la selección boricua quedó subcampeón del Clásico Mundial de Béisbol.
Ahora, después de todo lo que ha pasado en la isla, los Criollos tienen la oportunidad de darle dos títulos seguidos del Clásico Caribeño a Puerto Rico desde 1992 (Indios) y 1993 (Cangrejeros).
"Es increíble. No defendemos el campeonato de la Serie del Caribe en 17 años, así que estamos bien motivados en esta segunda oportunidad consecutiva", dijo el torpedero de la representación puertorriqueña en Guadalajara, Jesmuel Valentín, quien se fue de 5-2 con una anotada el viernes vs. los Tomateros. "Esta vez en bien especial, por lo que sucedió en Puerto Rico con el huracán, que nos dio bien duro. Nos toca darle a los fanáticos algo para distraerse un par de horas.
"Estamos brindando un poco de alegría al pueblo, dándolo todo y jugando con el corazón para llevarle la victoria. Eso sería bien grande para nosotros. Estamos jugando no sólo por los Criollos de Caguas, sino todo Puerto Rico".
Para Matos, uno de los factores que motivaron a las autoridades a realizar el torneo invernal de isla, con todo y los obstáculos, fue el hecho de haber ganado la Serie del Caribe hace un año.
"Nadie pensaba que íbamos a jugar", recordó el dirigente. "Cuando dijeron que íbamos a jugar solamente una temporada abreviada, creo que eso (la victoria en Culiacán) tuvo mucho que ver, porque iba a ser triste no tener una representación de Puerto Rico en la Serie del Caribe este año, siendo los campeones y no poder defender ese título.
"Creo que la liga hizo un excelente trabajo en hacer los cortes que tenía que hacer. Todo el mundo puso de su parte y puso su granito de arena para que esa temporada sí se diera".
Y ahora, toca completar la tarea de repetir en el Caribe.
"En Puerto Rico la gente va a estar bien pendiente de nosotros", dijo Matos.